Selección bottom-up de UBS en Biotecnología


El sector biotecnológico abarca más de 200 compañías con una capitalización de mercado superior a los 700.000 millones de dólares (aproximadamente 633.000 millones de euros) de los que las 10 mayores - Gilead, Amgem, Celgene, entre otras -  suponen un 67 por ciento.

Los impulsores del sector no sólo siguen siendo válidos sino que continúan aumentando. El porcentaje de población mayor de 65 años mantiene su tendencia de crecimiento, tanto en los países desarrollados como en los emergentes, con la consecuente demanda de atención médica adicional. La creciente utilización de las terapias desarrolladas por las empresas de biotecnología, por parte de las farmacéuticas, es otro factor de apoyo al sector, así como la actividad en Ofertas Públicas de Ventas (OPVs) que alcanzó niveles record el pasado año y ha tenido un excelente comienzo en 2015.

Los fondos de la categoría sectorial VDOS de Biotecnología obtienen la mayor rentabilidad en el año, con un 32,75 por ciento. De este grupo de fondos, UBS (LUX) EQUITY FUND BIOTECH se revaloriza en el año un 27,26 por ciento en su clase P de acumulación.

Las decisiones de inversión en la cartera del fondo se basan en una filosofía de inversión disciplinada y análisis fundamental, combinados con conocimientos de acreditados especialistas del sector.

El equipo gestor está integrado por Dr. Nathalie Lötscher (Gestora Principal del fondo), Sara Cotter (Co-gestora) y Christian Sutter (Estratega de Renta Variable). Nathalie Lötscher forma parte del Equipo de Especialistas de Renta Variable, basado en Zurich. Tras su graduación en la Universidad en 1995, hizo un curso de seis meses en la Universidad de Stanford, California, incorporándose en 1999 a la división farmaceútica de BASF (Knoll Ltd, Liestal) como Gestora de Proyectos. Ocupó diferentes puestos relacionados con la medicina y el  marketing en Roche, entre 2001 y 2006 y fue directora de Marketing y Ventas en Roche, antes de su incorporación a UBS en Noviembre de 2006.

El proceso inversor identifica compañías atractivas, analizando eventos clave y su posición en el ranking como generadoras de alfa, así como a partir de la información recopilada en las reuniones con el equipo directivo de las empresas, complementando la información con análisis sobre el sector.

Una segunda etapa de análisis fundamental, parte de una selección de acciones bottom-up, con un análisis de posibles escenarios, incluyendo la valoración de cada compañía - valor intrínseco, que determina los flujos de caja futuros - en su decisión de inversión, así como catalizadores que puedan apuntar al momento adecuado para entrar en el valor y dinámicas de riesgo-retorno.

La cartera final incluye entre 30 y 50 valores, de los que entre el 40 y el 60 por ciento son de gran capitalización y el 40-60 por ciento restante son de mediana y pequeña capitalización. Una cartera cuyas mayores posiciones corresponden a Biogen Inc (9,57 %) Gilead Sciences Inc (9,48 %) Amgen Inc (8,03 %) Celgene Corp (6,45 %) BioMarin Pharmaceuticals Inc (6 %) Vertex (4,79%) Alexion (4,69%) Regeneron (4,61%) Incyte (4,12%) y Alkermes (3,68%).

La historia de rentabilidades del fondo lo posiciona en el primer quintil, entre los mejores de su categoría, durante 2012 y 2014. A tres años, registra un dato de volatilidad de 21,67 por ciento y de 24,36 por ciento a un año, un dato algo elevado que corresponde a un sector que ha pasado por una etapa de corrección tanto en marzo de 2014 como en abril de 2015. A un año, la Sharpe del fondo es de 3,38 y su tracking error, respecto al índice de su categoría, de 6,49 por ciento. No se requiere una inversión mínima inicial para suscribir este fondo que aplica a sus partícipes una Comisión Global Única de 1,63 por ciento.

El sector tuvo un comportamiento excelente el pasado año, con el Nasdaq Biotechnology Index ganando un 34,39 por ciento, frente a un 13,66 por ciento del S&P500. El periodo de volatilidad vivido en marzo fue iniciado por una carta del congresista Waxman con relación al precio del fármaco Solvadi, para el tratamiento de la Hepatitis C, debilitando la cotización de Gilead y, por contagio, la de todo el sector biotecnológico. Los inversores temían que el Gobierno de EEUU emprendiera acciones que influyeran en el precio futuro del medicamento. Durante el primer trimestre de este año cuatro de las cinco mayores empresas del sector obtuvieron beneficios mayores de lo esperado, aunque las cifras de ventas fueron algo mixtas, causando una oleada de ventas el pasado abril. Sin embargo el interés inversor volvió al sector en mayo cuando los resultados del primer trimestre fueron revisados al alza y el volumen de fusiones y adquisiciones se incrementó.

El lanzamiento de nuevas terapias continúa siendo significativa para lo que resta de 2015, creando valor en el sector si consiguen tener éxito. Se espera asimismo un aumento de los beneficios y los ingresos durante el año (véanse los últimos resultados de Gilead) especialmente en el caso de las empresas de gran capitalización. Por supuesto siempre hay riesgos, como en todo sector de elevado crecimiento: las terapias que hay en pruebas podrían no tener éxito o decepcionar al mercado, pero también, a nivel macro, podría haber rotación sectorial y presión política sobre los precios.

A pesar de las etapas de corrección por las que ha pasado el sector, el fondo consigue un resultado neto notablemente positivo, especialmente durante 2012 y 2014, con una volatilidad bastante en línea con el resto de fondos de la categoría. Esta positiva evolución lo hace merecedor de la calificación cinco estrellas de VDOS, posición que comparte únicamente con otro fondo de la categoría de Biotecnología.

Para información más detallada, ver ficha a continuación.
 

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído