Tags: Negocio |

Seis razones por las que las API son tendencia en el mundo FinTech


Tribuna de Raúl Lacaci, directo general de TechRules.

Érase una vez… a mediados del siglo XX, cuando muchos comprábamos piezas de ordenadores para poder hacer uno propio que fuera especial y diferente a los que se fabricaban en serie. De tal manera, que cuando una pieza se volvía obsoleta era sencillo cambiarla por otra nueva. Por supuesto, existía un límite de piezas a sustituir y tarde o temprano terminábamos cambiando todo el equipo. Con el aumento de la complejidad informática y el desarrollo de los ordenadores  modernos mucho más eficientes y sensiblemente más baratos, ya no es necesario hacer todo esto.

El enfoque entonces estaba en el hardware, ahora, el mayor enfoque tecnológico radica claramente en el software. La tendencia de las empresas tecnológicas es implantar grandes plataformas digitales con las mejores opciones para sus usuarios finales. Un sentimiento que se expande también en todo el sector financiero. Y como en todas las decisiones de negocio, tiene sus beneficios y consecuencias. Obviamente, una plataforma digital de mayor capacidad significa una mayor cantidad de funciones disponibles con desarrollos bajo la misma lógica y lenguaje de programación que reducen significativamente los problemas de incompatibilidad, sin embargo, normalmente estas empresas cuentan también con proveedores tecnológicos que desarrollan versiones nuevas y más eficientes que normalmente afecta negativamente al desempeño de la máquina y aumento de la posibilidad de errores.

Es por ello que la última tendencia tecnológica, y sin duda vendrán más, se enfoca en la utilización de las API. Este novedoso modelo ha generado mucho ruido en el mundo FInTech, ya que ofrece flexibilidad, escalabilidad e independencia frente a los proveedores tecnológicos, mejorando la experiencia de usuario y reduciendo la inversión en desarrollos. Pero… ¿Por qué las FinTech deben de apostar por la nueva economía API?

Aquí tienes 6 razones fundamentales:

  1. Solución específica para un problema específico, evitando complejos desarrollos y posibilitando implementar nuevas versiones. Logran un servicio más estable, las API son soluciones desarrolladas y pensadas en un modelo plug-and-play.
  2. Compatibilidad con cualquier plataforma. Como mencionamos en el punto anterior, la tecnología de las API mantiene una estandarización y flexibilidad compatible con casi cualquier plataforma. Menores costes y desarrollos más sencillos.
  3. Soluciones de bajo coste. La única inversión para transformar la plataforma es en la solución específica de la entidad. La integración y actualización se lleva a cabo sin necesidad de complejos cambios técnicos en la plataforma. Esto permite mayor seguridad y menores problemas de infraestructura tecnológica.
  4. Mejor experiencia de usuario y facilidad de uso. Las API propician una mejor interfaz de usuario y seguridad informática. Nos permite ver de primera mano la importancia y el significado de facilidad de uso en las API en la era digital, donde el simple uso de un icono de redes sociales al final de una noticia, significa poder aumentan la probabilidad que los lectores compartan la noticia en su perfil personal de manera exponencial.
  5. Escalabilidad en los servicios. Las API permiten ampliar su uso de forma escalable en diferentes módulos de la plataforma con un menor coste tecnológico y permiten mayor independencia del proveedor.
  6. Soluciones eficientes y de calidad para incorporar nuevas funciones a viejos sistemas legacy. Las API permiten una mejor gestión de las funciones anteriores y que quizás ya no tienen tanto valor para el usuario. Su baja no tiene una influencia directa ni generará molestos fallos en la plataforma principal.

Pero… ¿Es necesario implementar API para todo? Para responder a esta pregunta es necesario pensar en el concepto de transformación digital, que significa nuevos desarrollos, nuevas herramientas, nueva tecnología, nuevos productos, nuevos… el concepto en general se puede resumir en nuevo. Los negocios constantemente realizan distintos tipos de inversiones, y es calve también, tener en mente el coste de soluciones FinTech innovadoras que permita mejorar sus resultados, reducir costes y ser más eficientes para sus clientes finales. La apificación es una solución sencilla para ofrecer funciones de alto valor añadido para satisfacer las necesidades de cada entidad y sus clientes.  Por ejemplo, si se necesita un desarrollo específico para propuestas de inversión que muestre a los usuarios un nuevo Look and Feel o nueva imagen corporativa, una opción muy sencilla de implementarla sería mediante uso de las API que realizan posteriormente desarrollos más avanzados en la plataforma principal. Si buscamos una solución que permita a clientes rellenar y firmar formularios de inversión es otro ejemplo claro del uso de API, así como la implementación de cambios regulatorios en el cuestionario de riesgo, todos estos cambios son más sencillos por medio de API, ya que los únicos cambios necesarios son los relacionados con las mismas.

Algunas empresas FinTech ya están viendo la oportunidad y nicho de mercado que este modelo significa, por ejemplo la FinTech española TechRules ha desarrollado API específicas basadas en dos objetivos principales. Por un lado, cubrir las necesidades tecnológicas de las instituciones financieras, y por otro, mejorar la experiencia de usuario. En este caso y para las instituciones financieras las API tienen un foco evidente en soluciones avanzadas de gestión de carteras, análisis de datos, herramientas de inversión, asesoramiento financiero, carteras modelo, cálculos avanzados y cumplimiento normativo. Dentro de la estrategia digital, las API permiten escoger las soluciones necesarias de acuerdo a las necesidades específicas para cumplir los objetivos de cada entidad, teniendo la ventaja de su fácil integración y compatibilidad con cualquier sistema. Para los clientes finales, el uso de API trae muchos beneficios, por ejemplo, mayor usabilidad y facilidad de interacción, además de  diseño y gráficas fáciles de interpretar. Existen sin duda muchos competidores que desarrollan API, pero entre ellos destaca TechRules por sus más de 25 años en el mercado,  liderando la implementación de sus desarrollos tecnológicos en España, Latinoamérica y Europa.

La nueva revolución tecnológica se llama API. Un concepto que ha llegado a tener una influencia mucho más grande de lo esperado y que poco a poco ha ido transformando completamente el sector, donde no utilizarlas sería nadar contracorriente.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído