Tags: Asesoramiento |

Seis consejos para adaptarse al nuevo entorno macro de mercado


Tiempos extraños para la inversión: después de un 2017 extremadamente tranquilo, en lo que va de año ya se han producido dos picos de volatilidad extraordinariamente violentos, y muchos inversores están ajustando sus carteras para tratar de reflejar mejor un entorno macro marcado por la normalización monetaria y la divergencia creciente entre bancos centrales. “Los mercados de riesgo han empezado a demostrar ahora el retorno a niveles de volatilidad elevados y, quizás, más normales”, afirma Mona Mahajan, estrategia de inversión en EE.UU. de Allianz Global Investors. La experta añade que, si bien en los dos últimos años los inversores han hecho suyo el mantra “la tendencia es tu amiga”, a medida que se vaya consolidando el nuevo entorno macro “podríamos seguir viendo un ajuste hacia una gestión más selectiva, táctica y activa”.

La experta afirma que lo más probable es que la volatilidad siga siendo elevada este año, dado que hay muchos interrogantes que pueden alimentar la incertidumbre, desde la posible guerra comercial a partir de las últimas políticas arancelarias en EE.UU. hasta un ciclo de subidas de tipos de la Fed potencialmente más agresivo. La experta analiza a continuación los riesgos más importantes a tener en cuenta.

¿Ha tocado techo el momento?

Tanto el PIB estadounidense como las revisiones sobre beneficios de empresas americanas de los analistas han mostrado un fuerte momento alcista en los últimos trimestres, que a su vez ha contribuido significativamente a generar un sentimiento positive en el mercado. Sin embargo, Mahajan afirma que “más recientemente hemos empezado a ver un estancamiento en las revisiones al alza e incluso una reversión, y que se está volviendo cada vez más difícil ver sorpresas al alza desde los elevados niveles actuales”. Para la estratega, la evolución del Índice de Sorpresas Económicas de Citigroup es el mejor indicador de este cambio de tendencia.

Consejo_1

Dicho esto, la estratega aclara que la visión macro de Allianz Global Investors no contempla “una desaceleración o recesión de la economía estadounidense en los próximos seis a doce meses”, sino todo lo contrario: que mantendrá su fortaleza y además recibirá el efecto positivo de la reforma fiscal y del crecimiento global sincronizado. La conclusión de la experta es que “quizá 2018 sea el techo de este ciclo”.

Consejo_2

Impacto de las subidas de tipos

“Los inversores han tenido que afrontar de forma creciente la realidad de que la Fed está subiendo los tipos, y podríamos ver al rendimiento del bono estadounidense a diez años alcanzar el 3% para finales de año”, indica Mahajan.

La estratega recuerda que la Fed también ha empezado a reducir el tamaño de su balance, y en consecuencia ha provocado que las subastas del Tesoro de EE.UU. hayan incrementado tanto su tamaño, como su necesidad de ser absorbidas por otros inversores en el mercado. “Estas fuerzas, combinadas con las expectativas de una inflación gradualmente al alza, han creado presión alcista sobre los tipos”, sentencia Mahajan. Ésta recuerda que una subida gradual de los tipos de interés puede ser “sana para la economía, un signo de crecimiento y un beneficio para los ahorradores”. El peligro sería que los tipos suban demasiado rápido, causando un impacto negativo sobre la economía.

A pesar de este cóctel de acontecimientos, la firma sigue defendiendo un escenario base robusto para este año: “Seguimos viendo retornos en torno al 5% para este año, muy por debajo de los retornos del 20% que vimos en 2017, pero en línea con el punto en el que estamos en el ciclo“, resume la estratega. Ésta anticipa que, a medida que la economía estadounidense se acerque al punto de inflexión en el ciclo que espera, lo más probable es que bonos y acciones sigan siendo volátiles. Por tanto, aprovecha para dar seis consejos para seguir obteniendo retornos en lo que queda de año.

Consejos

Las acciones siguen siendo atractivas. La firma alemana sigue favoreciendo la renta variable, en su creencia de que puede comportarse bien durante el ciclo de subidas de la Fed. Se basan en episodios anteriores: el rendimiento medio anual del S&P 500 durante los cuatro ciclos de subidas de tipos anteriores fue del 9,2%.

Seleccionar a los grandes ganadores. La experta se refiere a que, dentro de la renta variable, “las acciones con sesgo growth y de gran capitalización siguen comportándose por encima de la media. Y en un entorno potencialmente inflacionario, ambas pueden seguir haciéndolo bien”. Dicho esto, la gestora también está apostando en el largo plazo por la temática “ganadores de la disrupción”, especialmente en los segmentos de tecnología y salud.

Posicionamiento en value. Este estilo ha quedado claramente en desventaja a lo largo de los últimos años. Sin embargo, la estratega cree que, en el ciclo actual, los valores con sesgo value “probablemente mostrarán signos de liderazgo en el mercado, y seguirán estando atractivamente valorados respecto a sus medias históricas”. Además, cree que estas compañías (especialmente las del sector financiero) también pueden beneficiarse de la reforma fiscal en EE.UU. y del incremento del gasto en infraestructuras, si este se produce.

Mantener high yield. Dentro de la renta fija estadounidense, en Allianz Global Investors dan prioridad a las estrategias de menor duración y al segmento de mayor rendimiento, al considerar que mantiene atractivo y que la tasa de impago no subirá en el corto plazo.

Diversificación internacional. Si bien EE.UU. suele ser una parte core en las carteras por su representatividad en los principales índices, Mahajan aconseja incrementar la asignación en renta variable y renta fija de otras regiones del mundo, para aprovechar que muchos países todavía están en fases menos avanzadas del ciclo que EE.UU. y presentan valoraciones más favorables. “Preferimos Europa por las acciones value y que pagan dividendo, Asia por el growth y los disruptores, y los mercados emergentes en general por la renta fija y el cupón”, resume la estratega.

Más alternativos. La experta recomienda incrementar gradualmente la asignación a activos alternativos que estén poco o nada correlacionados con la renta variable, como el retorno absoluto, la deuda privada o el capital riesgo.  

Apuesta por la gestión activa. En este caso, más que un consejo es un punto de vista lo que expresa la estratega. Concretamente, Mahajan cree que el incremento de la volatilidad va a reforzar las tesis a favor de la gestión activa: “Hemos visto que muchas estrategias activas notables han batido al mercado durante el periodo de corrección, lo que refuerza la proposición de valor para el inversor activo: en mercados bajistas, los inversores no quieren estar en línea con el índice, quieren batirlo”, sentencia.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído