Seguros RGA refuerza su equipo de inversiones y busca mandatos en pensiones


“Lo que no entiendo me lo quito de encima. Por eso, decidimos liberar a la compañía de los riesgos que acumulaba hace dos años. En 2007 un tercio de los 3.000 millones de la cartera de inversiones de la aseguraba se encontraban en CDO y otros activos tóxicos. Antes de estallar la crisis comenzamos a vender de forma paulatina esos activos. En dos años hemos dejado la cartera limpia y además hemos obtenido 14 millones de beneficios en 2008, así como otros 14 millones de euros a mayo de 2009, por lo que ahora la cartera está dando beneficios”. Héctor Sanchís Merino, director general de Seguros RGA, ha sido el encargado de dar un vuelco a la política de inversiones de la aseguradora del grupo Caja Rural.



La renovación de la cartera puesta en marcha en los dos últimos años ha dado lugar a una distribución, en la que los activos de deuda pública son los protagonistas, con un 70% de la inversión; también tiene hueco la renta variable, “muy poca”; los estructurados, siempre que se puedan valorar, y algo de capital riesgo a través de Espiga Capital, una de las sociedades del grupo.



En el campo de los fondos de pensiones, donde Seguros RGA cuenta con 19 fondos y 54 planes y se ha consolidado como la décima gestora de pensiones española, la inversión principalmente es directa. “El límite de las comisiones nos dificulta invertir a través de fondos de inversión, aunque la rentabilidad final pudiera ser mejor”, explica Sanchís Merino. Por eso, la entidad está estudiando dar algún mandato para que le gestionen algunos activos que forman parte de la cartera.



En los últimos años la entidad ha creado un equipo de inversiones, dirigido por Carlos de la Peña, procedente de Santa Lucía, y ha profesionalizado más la estructura. “Separamos las funciones de gestión, valoración, administración de inversiones y riesgos. Para ello hemos contratado a profesionales en auditoría interna para controlar la política de inversiones”, explica Sanchís Merino.



Seguros RGA también se quiere preparar para el mercado institucional. “Fui uno de los creadores del Comité GIPS y ahora somos la tercera gestora española que se ha adaptado a las GIPS”, explica. Las Normas GIPS (Global Investment Performance Standards) son las normas internacionales de presentación de resultados de inversión, que buscan estandarizar los rendimientos de cualquier inversión en el mundo. Sanchís Merino señala que las GIPS sirven para evaluar a los gestores, dar transparencia a las inversiones, algo que es importante en los planes de empleo, y para mostrar a la administración el riesgo que asume cada cartera. En su opinión, será un estándar crítico en los diez próximos años. “Quién no se adapte, quedará fuera”, dice el director general de Seguros RGA.

Noticias relacionadas

Lo más leído