Según BNP Paribas, el entorno es favorable para el consumo


El fuerte retroceso del mercado de renta variable chino durante el tercer trimestre ha suscitado dudas sobre la evolución del sector de consumo en todo el mundo. Si bien podría esperarse un estancamiento o incluso un cierto retroceso en el sector, especialmente en el consumo de lujo, el descenso que pueda haberse registrado en China y otros mercados emergentes, se ha visto compensado por un aumento en los países europeos con mayor afluencia turística, donde el consumo de lujo se ha visto incrementado en los meses de mayor actividad. Y la clase media continúa creciendo en los países emergentes, con un creciente aumento de demanda de productos de consumo.
 
Pero no sólo en los emergentes. Los menores precios de los combustibles, el aumento en los salarios, una leve mejora en la disponibilidad de crédito y en el aumento de renta disponible, debería beneficiar de forma especial a los consumidores durante 2015. 
 
La categoría sectorial VDOS de Consumo se revaloriza en el año un 8,50 por ciento, con el fondo PARVEST EQUITY WORLD CONSUMER DURABLES destacando como el más rentable con calificación cinco estrellas de VDOS, obteniendo una rentabilidad de 11,57 por ciento en el año, en su clase I de capitalización.
 
El fondo invierte al menos dos tercios de sus activos en empresas que desarrollen una parte significativa de su actividad económica en los sectores de bienes de consumo duradero, ocio y medios de comunicación, y en otros sectores relacionados, así como en instrumentos financieros derivados sobre este tipo de activos.
 
Sigue un estilo de inversión activo, bottom-up, focalizado en ideas de alta convicción, tomando como referencia el índice MSCI World Consumer Discretionary Index (EUR) (NR) aunque cuenta con libertad para desviarse de este índice un máximo de un 25 por ciento. Puede invertir tanto en mid y small caps como en mercados emergentes, gestionando un patrimonio a finales de septiembre de 152,80 millones de euros.
 
El gestor principal del fondo es Pamela J. Woo, Jefe de Inversiones para EEUU y Responsable Global de Renta Variable de BNP Paribas Investment Partners. Pam has estado involucrada en todos los aspectos de la gestión de estrategias del equipo de inversión desde su llegada a la compañía en 2004. Desde entonces se ha responsabilizado de la gestión de sus carteras de consumo dentro de EEUU y ha sido la gestora de este fondo, desde agosto de 2009. Con anterioridad fue gestora de carteras de renta variable global y analista en Wellington Management, donde tuvo responsabilidad especifica sobre el sector de consumo. Fue también analista de renta variable en Evergreen Asset Management y en Merril Lynch, así como Asociado Fiscal Senior en Coopers & Lybrand. Pam obtuvo su licenciatura por la Universidad de Berkeley, California, y su MBA por la Harvard Business School. 
 
La construcción de la cartera sigue un proceso disciplinado, focalizado en la creación de valor. La selección de valores refleja tanto la experiencia del equipo gestor como su valoración, apoyada en el análisis de los datos concretos. La cartera incluirá finalmente entre 30 y 50 valores que maximizan el potencial riesgo/rentabilidad.
 
El proceso de selección parte de un análisis sistemático que evalúa las variables fundamentales más importantes, respecto al modelo, sin limitar análisis ulteriores de los títulos. Las características y ponderaciones varían por sector en base a su habilidad para aportar valor, generándose listas de títulos para cada sector, clasificadas por deciles, correspondiendo el decil 1 al mejor y el 10 al peor. 
 
Las condiciones de mercado raramente coinciden con la media y lo que parece barato no siempre lo es, por lo que se utilizan spreads absolutos como referencia adicional. Las primas de riesgo impactan en la idoneidad de un valor individual para formar parte de la cartera y la actividad global se hace cada vez más relevante. Industrias y regiones son las que más influencia tienen en la estructura de la cartera, tomándose en consideración la capitalización de mercado de valores individuales a la hora de gestionar la ponderación de forma activa para reflejar convicción. Los impulsores subsectoriales determinantes son visión macro, ciclo de negocio, demanda, crecimiento de beneficios, márgenes, catalizadores, valoraciones y volatilidad.
 
Se construye una cartera de acciones, no de factores, con valoraciones que hacia futuro reflejen su capacidad de generar beneficios. Es importante también la composición de los beneficios y de los flujos de caja, focalizándose en valoraciones y catalizadores. Se deshace la posición cuando los fundamentales y/o la posición en la lista de clasificación se deterioran; o bien cuando su potencial alcista es limitado o se identifica una alternativa más atractiva.
 
La mayoría del presupuesto de riesgo se asigna a nivel de acción individual, siendo la estructura de la cartera consistente con su objetivo de inversión, de reforzar el perfil de riesgo/rentabilidad reduciendo la volatilidad de la cartera sin impactar su retorno de forma significativa. La construcción de la cartera limita riesgos no intencionados, manteniendo la diversificación por región e industria y focalizando los resultados en la evolución específica de cada compañía. El riesgo es evaluado constantemente, manteniendo la expectativa de obtener compensaciones a cambio de asumirlo, para lo que se hace un seguimiento de la estructura de la cartera, utilizando herramientas tanto internas como externas.
 
Según datos a 30 de septiembre, la cartera final incluye entre sus mayores posiciones Amazon.com (6,51%) Walt Disney Company (4,83%) Comcast Corporation (4,65%) Toyota Motor Corp (4,17%) y Starbucks Corporation (3,37%). Por sector, Distribución Minorista (28,30%) Medios (22,90%) Automóviles (18,40%) Consumo Duradero (14,30%) y Servicios de Consumo (12,20%) representan las mayores ponderaciones por sector, mientras que los mayores porcentajes por país corresponden a EEUU (74%) Japón (10,30%) Francia (5,40%) Alemania (4%) y Reino Unido (3,40%).
 
La historia de rentabilidades del fondo lo sitúa entre los mejores de su categoría, en el primer quintil, durante 2013, batiendo al índice de su categoría durante 2015. A tres años, registra un dato de volatilidad de 14,92 por ciento y de 16,60 por ciento en el último año. En este último periodo, su Sharpe es de 1,10 y su tracking error, respecto al índice de su categoría, de 10,15 por ciento. La suscripción de la clase institucional de capitalización de PARVEST EQUITY WORLD CONSUMER DURABLES requiere una aportación mínima de 3 millones de euros, aplicando a sus partícipes una comisión fija de hasta 0,60 por ciento.
 
En opinión del equipo gestor, hay varios factores que pueden ser positivos para los consumidores en los próximos 12 a 18 meses. Por una parte, el precio del petróleo a la baja puede tener un efecto equivalente a una rebaja fiscal en el bolsillo de los consumidores, poniendo más dinero a su disposición para consumir otros productos. El índice de confianza de los consumidores continúa siendo alto, especialmente en EEUU (el último dato de octubre es de 92,1 cuando el de septiembre fue de 87,2), las perspectivas de beneficios continúan siendo bastante fuertes, con los sectores de medios, autos y venta minorista por Internet entre los más beneficiados y las expectativas de consumo han mejorado bastante mas de lo que las últimas cifras de ventas podían hacer suponer.
 
En EEUU perciben varias razones para que el consumo se mantenga saludable. Por una parte, los hogares han limpiado sus balances, reduciendo deuda y acumulando riqueza, por lo que, al tener menor nivel de deuda que satisfacer, disponen de mayor efectivo para consumir productos. Las cifras de solicitudes de empleo apuntan a un continuo declive en los despidos y un aumento en los salarios, percibiéndose abundancia de puestos de trabajo disponibles. Son especialmente positivos en servicios de consumo, especialmente hoteles, restaurantes y actividades de ocio, con fundamentales y expectativas de crecimiento sólidas. Son algo más cautos en distribución minorista, donde las cifras de ventas indican que están pasando por un entorno difícil. Pero incluso en este sector hay algunas oportunidades en Internet, mejora del hogar y distribución alimentaria, que parecen relativamente más fuertes.
 
El fondo obtiene un resultado notable en los últimos tres años, especialmente por rentabilidad, registrando un 77,78 por ciento en este periodo. Su sistema de análisis y selección de activos y su constante seguimiento del riesgo de la cartera, le han protegido en periodos de corrección, mostrando una positiva evolución respecto al mercado que le hace merecedor de la calificación cinco estrellas de VDOS.
 
Para información más detallada, ver ficha a continuación.

Lo más leído