“Seguiremos viendo una fuerte demanda por aquellos activos que ofrezcan ingresos recurrentes”


Mientras que el año pasado todo apuntaba a que nos movíamos en un entorno más orientado hacia crecimiento, con los inversores saliendo de bonos y acciones más conservadoras y yéndose hacia la renta variable cíclica, la búsqueda de rentabilidad aún se mantiene viva este año. Así, al menos, lo consideran los expertos de ING Investment Management, quienes estiman que “a pesar de un comportamiento de cuadre de posiciones, los conductores fundamentales del mercado respaldan firmemente este tema de inversión”.

Pese a los fuertes cambios de comportamiento por parte de los inversores en muchas partes del mercado, en la gestora consideran que el apetito por activos que generen ingresos persiste. “Los temas de inversión se guían por las tendencias de crecimiento e inflación a largo plazo. La robustez del tema ‘búsqueda de rentabilidad’ podría estar guiada por aspectos más fundamentales. Los últimos dos años no sólo han estado cargados de crisis sino que, además, cada vez es más obvio que las tendencias subyacentes de crecimiento e inflación aún tienden a la baja más que al alza”.

Especialmente en los mercados desarrollados, en ING IM creen que está claro que las tendencias de crecimiento e inflación a largo plazo están en mínimos históricos de las últimas décadas y que aún deben mostrar señales convincentes de estar tocando fondo. “Teniendo en cuenta que la combinación de estas dos variables suma el flujo total (nominal) de ingresos en el que se basan en última instancia, todos los activos financieros, la intensificación en la búsqueda de fuentes de ingresos cada vez más escasas por parte de los inversores, puede ser bien entendida”, indican.

A esto hay que añadir que la necesidad de ingresos por parte de la población más madura también está aumentando. “Seguiremos viendo una fuerte demanda por aquellos activos que ofrezcan ingresos recurrentes, incluyendo los que paguen tanto dividendos como intereses”.

Lo más leído