"Seguimos viendo valor en el oro a pesar de llegar a los 1.500 dólares"


Barclays Capital Fund Solutions (BCFS) es la unidad especializada en gestión de inversión de Barclays Capital. Ajay Jain, responsable de desarrollar y gestionar las estrategias combinadas de inversión en distintas clases de activos así como los modelos de distribución de activos, explica a Funds People las razones por las que hay que invertir actualmente en materias primas. De hecho, bajo su mandato, BCFS ha creado el fondo de inversión long-short de materias primas Corals, que ya ha sido galardonado por su rendimiento.

 

1. ¿Cuál es la razón por la cual un inversor debería invertir en materias primas en este momento? ¿Es sólo porque protegen contra la inflación?

El mundo es menos predecible hoy y un mayor número de cambios y de incertidumbre en el mercado van a ser a partir de ahora la tónica. De esta forma, invertir exclusivamente en renta variable para incrementar nuestra riqueza puede producir resultados decepcionantes, con lo que conviene diversificar. Las materias primas son una forma de hacerlo, sobre todo si se tiene en cuenta que la dependencia y el consumo de recursos naturales no deja de crecer. Desde luego, la demanda de materias primas es un factor significativo en un escenario de creciente inflación, tanto en las economías emergentes como en los países importadores de materias primas, como EEUU y Alemania; sin embargo, hay otros factores que hacen de las materias primas un activo muy atractivo para la inversión.

Así, en la era post-industrial estamos observando cambios significativos en la dinámica de la oferta y la demanda de materias primas. El ascenso de las economías emergentes en la última década ha provocado un aumento significativo en el consumo que no ha ido acompañado de un aumento similar en su aprovisionamiento y manufacturación. De esta forma, este incremento de la demanda acompañado de una baja oferta seguramente va a contribuir a una inflación de sus precios. Desde el inicio de la crisis financiera en 2008 las monedas de los mercados emergentes se han revalorizado más de un 22% en relación con el dólar y el Índice S&P GSCI de materias primas también creció al mismo ritmo en el periodo hasta diciembre de 2010. Consecuentemente, en términos reales las economías basadas en el consumo (incluyendo mercados emergentes y en desarrollo) no han sufrido un incremento real en los precios de las materias primas que cotizan en dólares. Esto significa una menor elasticidad del precio de la demanda proveniente de mercados emergentes y, por tanto, hace atractiva la inversión en materias primas que cotizan en dólares. Consecuentemente, al invertir en aquellos activos que pueden contribuir al riesgo de inflación, el inversor se puede proteger ante algunos de los riesgos que suponen la inflación y la divisa en las carteras de inversión. Nuestro fondo de materias primas de referencia, Corals, está diseñado para ofrecer mejor protección que aquellos bonos cuyo rendimiento está directamente relacionado a la inflación y al índice de precios al consumo, al infraponderar algunas de las materias primas más volátiles – energía y alimentos -.

2. El objetivo del fondo es obtener un rendimiento absoluto. ¿Cuál es el periodo en el que ofreceréis dicho este rendimiento absoluto?

Somos unos de los pocos gestores de inversión que se especializa en estrategias de rendimiento absoluto en la inversión en materias primas. Además, Corals ha generado un rendimiento neto positivo cada año desde su lanzamiento en febrero de 2008. En este sentido, a pesar de que el precio de las materias primas descendió más de un 50% en 2008, Corals ha producido un rendimiento positivo y generado unos beneficios anualizados de un 6,03% desde su creación hasta abril de 2011, según datos de Barclays Capital, Lipper. Y todo, con liquidez diaria. Estas cifras nos están permitiendo atraer a inversores a largo plazo.

3. El fondo sube el 11,65% en lo que va de año. ¿Qué rendimiento esperáis obtener al final de 2011?

Desde su lanzamiento en 2008 no solo hemos conseguido alcanzar nuestro objetivo de retornos absolutos a pesar de la volatilidad del mercado sino que también hemos superado el rendimiento de los índices de hedge funds y de materias primas. Debe considerarse que buscamos ser la referencia en comparación con los hedge funds especializados en materias primas, ya que estas firmas buscan también retornos absolutos sin correlación de este tipo de activos. También usamos los índices para establecer comparaciones más que como referencia, con lo que dotamos al inversor de una visión más adecuada del comportamiento del fondo.

4. Tenéis una exposición larga y corta a las 12 materias primas más líquidas. ¿En cuáles tenéis actualmente una exposición neta negativa? ¿Por qué?

Hemos tomado en general posiciones largas durante el mes de abril de 2011 pero con algunas posiciones cortas en futuros de petróleo, trigo y soja, para reducir el riesgo de la cartera de inversión. En este sentido, uno de los puntales de nuestra filosofía de inversión es minimizar los contra-efectos de la volatilidad para obtener unos rendimientos estables, y nuestra distribución de activos tiende a reflejar esto.

5. ¿Respecto a qué materias primas es usted optimista? ¿Por qué?

Durante el mes de abril de 2011, hemos mantenido una exposición considerable a energía y metales preciosos, anticipando una subida continua de la producción industrial, para de esta forma protegernos ante una inflación creciente y, adicionalmente, capturar los beneficios de la subida en el precio del petróleo. Hemos adoptado una posición con perspectiva de alza en los precios, sustentada en una mejora en la previsión del aumento de la confianza de los consumidores, una revisión al alza del PIB de EEUU correspondiente al último trimestre de 2010 y el incremento global de la actividad manufacturera.

6. Su asignación a energía es más baja que en meses anteriores. ¿Por qué?

Con Corals aseguramos la diversificación entre materias primas de manera individual (estableciendo un máximo de un 20% en la asignación a cualquier materia prima en concreto) y entre los distintos sectores de materias primas (con un máximo de un 50% de asignación para cualquier sector). Dicho esto, en abril casi alcanzamos el máximo establecido para asignación a un solo sector con el de la energía, con un 49% de asignación bruta. Debe tenerse en cuenta que el crudo está mostrando ya una prima de riesgo implícita a causa de la creciente inestabilidad política en Oriente Medio y el Norte de África. Aparte de cambiar el escenario político en la región, estos eventos pueden tener un impacto aún mayor en términos económicos. La inestabilidad podría hacer incrementar el precio del petróleo, lo que a su vez puede entorpecer el crecimiento global e incrementar significativamente la inflación en todo el mundo. Esto podría comportar más subidas en los tipos de interés en los mercados emergentes y recortes en los impuestos sobre el combustible en las economías desarrolladas para así contribuir a fortalecer la débil recuperación económica. Esto a su vez podría significar una aceleración de la deuda nociva para muchas economías desarrolladas y frenar el consumo, impactando de esta manera en el crecimiento en los mercados emergentes.

De esta forma, las inversiones atractivas mientras dure la inestabilidad van a ser seguramente las posiciones largas en divisas de los mercados emergentes frente al dólar y posiciones largas también en oro, que puede ser una buena cobertura frente a la inflación y a potenciales guerras civiles en la región. A largo plazo, el impacto doble de la inestabilidad en Oriente Medio y el Norte de África y la crisis nuclear en Japón llevarán al mundo hacia formas de energía más limpias que se sustenten más en fuentes alternativas como las energías solar, hidráulica y eólica.

7. Nos hallamos frente a la misma situación respecto a los metales preciosos. ¿Por qué? ¿Cuáles son sus perspectivas para el oro?

Los temores globales a la inflación, específicamente los relativos a los precios de los alimentos en economías en desarrollo, la política monetaria laxa en Occidente (específicamente el ‘quantitative easing’ de la Fed en EEUU) y una demanda fuerte de inversión por parte de los ahorradores en India y China hacen del oro una inversión interesante para un futuro inmediato. En este sentido, el oro es percibido como una clase de activo seguro que podría ser además una inversión interesante mientras duren las actuales presiones económicas en África, Oriente Medio y Europa. Nosotros continuamos viendo valor en el oro a pesar de que el precio llegase a los 1.500 dólares/onza durante el último mes.

8. Los metales industriales están en niveles elevados. ¿Por qué?

Dado el trasfondo de fuerte demanda de bienes manufacturados proveniente de mercados desarrollados de naciones industrializadas como EEUU y Alemania, creemos que los metales industriales van a tener un buen comportamiento en un futuro próximo. Además, el terremoto japonés y posterior tsunami, junto con las otras catástrofes naturales, ponen todavía más presión en el lado de la demanda de metales. La reconstrucción de Japón requerirá un volumen considerable de metales industriales como cobre y aluminio que, a medio plazo, significará una mayor demanda de metales industriales. Sin embargo, a corto plazo las interrupciones en la producción de automóviles y otros productos industriales en Japón pueden llevar a una menor demanda y de esta manera poner presión en el precio de los metales.

9. ¿Qué puede decir acerca de la agricultura?

Para determinar si el sector agrario es atractivo observamos las dinámicas generales de consumo global en relación a la producción. Si se observa el periodo que comprende desde 1969 hasta ahora, el índice S&P GSCI del sector agrario ha crecido a un ritmo de un 5,48% anual, en línea con el crecimiento del consumo como resultado del crecimiento demográfico global y de la inflación. Sin embargo, si descontamos de nuestro análisis la década de hiperinflación que tuvo lugar en los años 70, la agricultura resultaría todavía más convincente. Todavía más, desde finales de los años 80 el crecimiento en los precios agrarios (0,06% por año) ha quedado por detrás del crecimiento demográfico (1,45% por año) y la inflación (3,71% anual), con lo que, en este sentido, creemos que este sector es todavía esencialmente barato y una opción atractiva para la inversión.

Además, en el pasado los precios de los alimentos han sido controlados para mantener el orden social y creemos que es previsible que los gobiernos vuelvan a diseñar políticas para volver a hacer esto en el futuro. Esto puede hacer que el sector agrario sea más volátil pero, en tanto que no hay substitutos para los alimentos, podemos afirmar que la inversión en agricultura no es tan sólo atractiva sino también esencial.

 

Lo más leído