Sector tecnológico: separando ganadores de perdedores


Los mercados de renta variable han experimentado un marcado repunte, impulsado por la mejora de los datos macroeconómicos y la nutrida entrada de flujos de inversión, circunstancia que se ha dado pese a la debilidad de las ventas y del crecimiento de los beneficios en su conjunto. Sin embargo, en algún momento, los beneficios deberán sorprender con alguna nota positiva si ha de mantenerse la tendencia alcista. La demanda estadounidense y europea parece mejorar, pero las economías de los mercados emergentes siguen planteando el mayor riesgo para la evolución del mercado.

Si bien abundan los ejemplos de empresas tecnológicas interesantes cuyos ingresos aumentan a pasos agigantados, otras muchas sufren grandes pérdidas sin que se atisben visos de cambio en un futuro próximo. Además, a imagen y semejanza de lo sucedido durante la burbuja de Internet —en un entorno marcado por la elevada competitividad—, estas empresas no sólo compiten entre sí, sino que plantan cara a los grandes del sector como Oracle y SAP, así como a las start-ups sin problemas de financiación. Los riesgos de invertir en estas empresas y decantarse por las peor paradas pueden superar con mucho los posibles beneficios. Sopesar las barreras de entrada es fundamental en nuestra filosofía de inversión: los flujos ilimitados de inversión en una empresa o sector pueden minar con una facilidad extraordinaria la capacidad para competir y destruir estas barreras.

Creemos que, en conjunto, nuestra apuesta por aquellas empresas que plantean barreras de entrada importantes debería contribuir a proteger la cartera de la volatilidad macroeconómica. Nuestro proceso —que incorpora las valoraciones— se centra en aquellos ámbitos infravalorados de crecimiento prolongado que, a nuestro juicio, deberían ofrecer sólidas rentabilidades a largo plazo. El fondo continúa orientado hacia las temáticas que priorizamos: comercio electrónico, publicidad online, materias primas racionales, conectividad y pagos electrónicos.

Entre los ámbitos y los títulos que primamos a día de hoy, se encuentran:

Google: mantiene una posición dominante en la mayoría de sus segmentos de negocio, e, incluso allí donde su presencia es más débil, como es el caso de Estados Unidos, acapara en torno a dos tercios del mercado de las búsquedas online y la mayoría de los beneficios.

El sector de las memorias RAM dinámicas (DRAM): Micron y SK Hynix están registrando una buena evolución. Dado que probablemente el crecimiento en sus propios mercados sea limitado, también lo será el aumento de la capacidad. Es una noticia alentadora, ya que, si no invierten en activos fijos, quizá comiencen a ofrecer rentabilidad a los accionistas.

Mastercard: la empresa internacional de soluciones de pago, se está beneficiando del crecimiento a largo plazo de los pagos electrónicos en las economías emergentes. En las desarrolladas, las tarjetas continúan restando cuota a las operaciones en efectivo y con cheques. Sin embargo, más del 80% de los pagos en todo el mundo todavía continúa realizándose por estos últimos medios.

Web.com: esta empresa de servicios web tiene ante sí una oportunidad de mercado con grandes posibilidades gracias al aumento del consumo online y a un mayor cambio en la tendencia del gasto en marketing a favor de los segmentos online y móvil.

Empresas

Noticias relacionadas