¿Sector o subsector? El dilema a la hora de elegir un fondo de tecnología


Invertir en el sector tecnológico es centrarse en una temática específica, pero decir esto, por muy concreto que sea, es decir muy poco en este caso porque existen una multitud de subsectores dentro del sector: Inteligencia Artificial, big data, realidad virtual, el Internet de las Cosas (IoT), robótica, ciberseguridad… ¿Cuál es el mejor acercamiento para invertir en esta industria? ¿un fondo de tecnología general? ¿uno centrado en alguno de estos subsectores? A estas preguntas responden varios gestores en un desayuno organizado por Funds People y patrocinado por DNB Asset Management.

El punto de partida es un toque de atención. No todo es lo que parece en este complejo mundo de la tecnología. Jaume Puig, CEO & CIO de GVC Gaesco Gestión y gestor del fondo GVC Gaesco TFT, FI, advierte que, “si se saca un fondo al mercado centrado en un tema concreto, sea el que sea, tiene que haber suficiente número de empresas, y suficientemente buenas para que puedan ser seleccionadas y la cartera funcione bien”. Además, recuerda que muchos de los fondos de tecnología que se crearon en este país desaparecieron en el 2000, “lo que quiere decir que algunas gestoras lo que hicieron fue crear estos productos porque era lo que los clientes demandaban. Creo que hay que tener mucha cautela”.

También coincide en alertar del marketing que hay detrás de algunos de estos productos Francisco Blasco, responsable de Fondos de Fondos y Renta Variable de Imantia Capital, quien, además, pone sobre la mesa otra idea que hay que tener en cuenta a la hora de elegir entre un fondo de tecnología global o uno centrado en un tema más específico, la diversificación: “De cara al inversor, cuanta más diversificación, mejor. Si uno se centra solo en un subsector dentro de un sector está concentrando la inversión. Creo que ya se asume cierto riesgo solo invirtiendo en tecnología, como para centrarse únicamente en un ámbito, como la robótica, la ciberseguridad…”.

También apuesta por la diversificación Miriam Fernández, gestora del fondo Ibercaja Tecnológico, que asegura que “la diversificación ha demostrado ser el caballo ganador de cara al cliente a la hora de poder explicarle la evolución de una cartera”, y añade que “antes de optar por un fondo de inversión solo orientado a la Inteligencia Artificial, el cloud o cualquiera de los otros subsectores en el ámbito de la tecnología es mejor confiar en un fondo tecnológico bien gestionado o en un fondo de megatendencias bien diversificado y con una buena selección de valores”.

Además, María Jesús Martínez Pardell, gestora sénior del CaixaBank Comunicación Mundial, FI, apunta que es difícil encontrar compañías para invertir que estén centradas en un segmento específico porque la tendencia que se está observando es a que los portfolios de las empresas se diversifiquen. “Buenos jugadores hay realmente muy pocos en cada uno de los segmentos, y normalmente esos good players que han encabezado el diseño de nuevas aplicaciones o de alguna nueva tecnología tienen un importante volumen de caja, una capacidad de adquisición que les permite entrar en otras compañías y diversificar sus productos”. Como consecuencia, según explica, al final “para poder manejar una inversión eficiente hay que seleccionar compañías de gran capitalización, y esas compañías tienden a tener portfolios diversificados, que son los que van a garantizar el crecimiento en el largo plazo y la sostenibilidad”.

Por tanto, a la hora de seleccionar un fondo también hay que a tener en cuenta el hecho de que las fronteras entre sectores es muy difusa y comprar tecnología puede implicar comprar desde automóviles a consumo, industria, telecomunicaciones, salud o energías renovables. Otro asunto que desde el punto de vista del inversor no hay que perder de vista lo apunta Mikko Ripatti, senior client portfolio manager de DNB Asset Management, que explica que “hay mucho dinero que está entrando en las empresas tecnológicas que no llega ahí porque se traten de compañías de tecnología sino porque forman parte de un benchmark. Hay mucho dinero pasivo copiando un índice, dinero que no se para a pensar en valoraciones, y las grandes empresas de tecnología tienen un peso importante en diferentes benchmarks”. Afirma que esto es un riesgo, pero también “una oportunidad para los gestores activos”.

 

 

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído