¿Se han cansado los inversores de los productos generadores de rentas?


Los mercados han quedado tocados por la realización de beneficios, más a causa del aumento de la incertidumbre sobre las políticas monetarias que por la preocupación del crecimiento global. Es notable que los activos cíclicos orientados a crecimiento han batido a los valores defensivos y a los activos generadores de ingresos. ¿Estamos presenciando una nueva tendencia? Según ING Investment Management, son de notar las diferentes direcciones que han tomado los distintos segmentos de los mercados financieros durante las últimas semanas.

Vimos una venta masiva de renta variable en Japón lo que, después del rally de los pasados meses, no es sorprendente. Otros mercados de renta variable desarrollados sufrieron caídas relativamente moderadas. También hemos visto una subida brusca de la rentabilidad de los ‘bonos seguros’, a la par que un estrechamiento de los spreads de crédito. ¿Cómo pueden explicarse estos movimientos? “La incertidumbre ha aumentado, a expensas de las dudas sobre el experimento japonés, el futuro de los modelos de crecimiento de los emergentes y las implicaciones del fin de las políticas de flexibilización cuantitativa en los desarrollados, especialmente en Estados Unidos”.

Sin embargo, en ING IM no creen que los últimos movimientos de realización de beneficios sean a causa de una disminución generalizada del apetito por el riesgo, ligado a la incertidumbre del crecimiento económico global. Si así fuera, en la gestora consideran que hubiéramos presenciado mercados de valores más bajistas, spreads de crédito más altos y menor rentabilidad de los bonos de gobierno. “Vemos signos de un importante cambio en la preferencia de los inversores, que están pasando gradualmente de activos generadores de rentas hacia activos orientados al crecimiento”.

Para ING IM, esto parece haberse iniciado a finales de abril y ha continuado durante la reciente corrección de los mercados. “Al contrario que los primeros cuatro meses del año, los sectores cíclicos han batido a los defensivos durante el mes de mayo. Además, otros activos generadores de rentas ‘exitosos’ como la renta variable real estate y la renta fija, están sufriendo una importante presión”, explican los expertos de la entidad holandesa en un artículo. En J.P.Morgan AM, por el contrario, recuerdan que en Italia, un mercado muy parecido al español, los reembolsos de 79.000 millones registrados en la industria de fondos durante los últimos tres años no afectaron a los productos de rentas, cuyo volumen creció en 5.000 millones el año pasado.

En opinión de la firma estadounidense, la ventajas que proporcionan este tipo de fondos son indiscutibles. Entre ellas cita la atractiva fiscalidad del vehículo fondo, la liquidez, la simplicidad, la transparencia y la certeza en cuanto al cupón o el dividendo que el inversor va a cobrar. Sin embargo, en J.P.Morgan AM insisten en la necesidad de hacer una importante labor explicativa del producto. “Un fondo de rentas puede ser una alternativa al depósito, si bien el inversor tiene que entender que no es un producto exento de riesgo, hay que saber explicarlo. Es un producto para los inversores que busquen recibir rentas periódicas de su inversión”, aseguran.

Pero… ¿qué clase de productos de rentas se adaptan mejor al actual entorno de mercado? Según la firma americana, con la rentabilidad de los principales bonos soberanos a mínimos históricos, se ha producido un trasvase desde los activos tradicionales de renta fija  hacia otro tipo de activos que ofrecen rentabilidades más atractivas, como por ejemplo la renta variable. “Hoy no se mira a la renta fija como generadora de rentas por las políticas monetarias de expansión cuantitativa que están llevando a cabo los bancos centrales. Ahora se mira, sobre todo, a la renta variable y productos multiactivos flexibles”, explicaban en una reciente presentación.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído