Se elevan a seis los fondos de real estate británico que han congelado los reembolsos


“El sector inmobiliario británico no se encuentra en la misma situación que en 2008” es una afirmación que se ha repetido en numerosas ocasiones en los últimos días. Pero lo cierto es que, con independencia de lo que digan los fundamentales del sector, el sentimiento negativo de los inversores se ha impuesto sobre la clase de activo, de tal forma que en el espacio de tan sólo tres días se ha triplicado el número de gestoras que ha optado por suspender los reembolsos de sus fondos de real estate británico.

Ha sido especialmente llamativo el movimiento de Aberdeen, que oferta el Aberdeen UK Property (sólo a disposición de inversores británicos). Inicialmente, la firma anunció la suspensión de los reembolsos al fondo durante el 6 y el 7 de julio, aunque a lo largo de la tarde de ayer se decidió prolongar la suspensión hasta el próximo 11 de julio, para “proporcionar tiempo adicional a los inversores para considerar sus opciones en estas circunstancias excepcionales, y asegurarse de que se trata igualmente a todos los clientes”.

La firma aplicó previamente un ajuste por dilución sobre el valor del fondo del 17% para reflejar “el actual entorno de mercado y el hecho de que la especulación de corto plazo en el mercado inmobiliaria tiene relativas consecuencias penales”. Martin Gilbert, consejero delegado de Aberdeen, ha declarado que “la respuesta en relación con nuestra decisión ha sido positiva. Los inversores aprecian que continuemos proporcionando liquidez, no obstante con un precio con descuento que refleja las condiciones actuales del mercado”.

También ha cambiado de opinión en los últimos días Columbia Threadneedle Investments. Si bien la firma admitía el martes que había cambiado de mensual a semanal la frecuencia con la que revisaba el valor de los activos presentes en la cartera del Threadeedle UK Property Authorised Investment Fund, ayer la firma decidía sumarse a la oleada de congelaciones, impidiendo a los partícipes de sus fondos comprar o vender participaciones. “No hemos sido inmunes a la reciente tendencia de flujos de salida minoristas del sector y hasta ahora estas peticiones se habían satisfecho con el efectivo en balance de la cartera del fondo. Sin embargo, se espera que estas peticiones de venta continúen de momento debido a la incertidumbre en el mercado tras el resultado del referéndum en Reino Unido. Por tanto, la suspensión temporal de las negociaciones nos permite ganar tiempo sufiente para una venta ordenada de activos y proteger los intereses de todos los inversores”, han informado vía comunidad desde la gestora.

Dicho esto, desde Columbia Threadneedle han querido aclarar que el fondo invierte en el sector inmobiliario comercial – almacenes, centros comerciales, locales de tiendas y oficinas,  pero que tiene una exposición mínima a grandes propiedades de centro de Londres, especialmente a oficinas de la City. “Seguimos creyendo que los activos inmobiliarios deberían formar siempre parte de una cartera equilibrada para un inversor de largo plazo”, han añadido fuentes de la gestora.

Estas dos firmas británicas se suman así a los anuncios realizados en días anteriores por Standard Life Investments, M&G Investments, Aviva Investors y Henderson. A falta de nuevas declaraciones, gestoras como Kames Capital han optado sólo por elevar la frecuencia de reevaluación de los activos en cartera, de mensual a semanal. Con ánimo de poner a los inversores en contexto sobre la situación del mercado inmobiliario británico, desde la gestora escocesa Phil Clark- responsable de inversión en activos inmobiliarios- explica que “incluso antes de la votación esperábamos que la rentabilidad se estabilizara y que los retornos totales se moderaran en 2016, aunque todavía genera una rentabilidad aceptable en el medio a largo plazo para los inversores”.

Clark señala que “la recuperación económica continuada en Reino Unido ha llevado a un fortalecimiento de la demanda ocupacional y un modesto crecimiento de los alquileres”. Al mismo tiempo, incide sobre que “la oferta limitada de espacios de calidad ofrece valor añadido o retornos oportunistas para las instalaciones bien localizadas, que hayan sido reequipadas o que tengan potencial de desarrollo”.

La conclusión del responsable es que, con independencia del Brexit y de la revalorización de los activos en los últimos tres años, “los activos inmobiliarios el mercado secundario ofrecen rentabilidades atractivas en relación el primario, aunque demanda una selección mucho mayor”. Según los cálculos del experto, el sector todavía está en disposición de ofrecer una prima de 300 puntos básicos sobre el gilt.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído