Tags: Renta Fija |

¿Se abre un nuevo escenario para la renta fija? Los gestores españoles reflexionan sobre ello


Desde hace años, son varios los que han querido matar a la renta fija. Sin embargo, el activo ha seguido dando rentabilidades positivas. De nuevo, la renta fija se enfrenta a un reto importante como es la llegada de una crisis sanitaria que, en función de su duración, podría desencadenar un escenario de crisis económica y financiera.

El punto de partida respecto a la última crisis de 2008. No obstante, se sigue mirando de cerca la actuación de los bancos centrales para determinar que futuro espera al activo.

En este sentido, FundsPeople ha querido preguntar a gestores españoles especializados en renta fija sobre si se abre un nuevo escenario para el activo y como valoran la actuación de los bancos centrales y las medidas gubernamentales. En artículos posteriores, se analizará que cambios han realizado en las carteras, si se ha rotado poco o mucho en las últimas semanas y qué activos evitar.


Borja Leon-Sotelo AndbankAndbank WM

Borja León-Sotelo

1. ¿Se abre un nuevo escenario para la renta fija?

Por un lado veremos unas tires más atractivas en todos los plazos y rating que dan oportunidad para crear cartera. Por otro lado vamos a ver un mayor spread en high yield donde los últimos años se ha ido estrechando sobremanera, donde los inversores llegaban a invertir en tires negativas en bonos basuras y ahora están viendo verdaderamente el riesgo de ello. Pienso que veremos muchas empresas caer a high yield y el coste de financiación que eso va a suponer.

2. Valoración de las medidas tomadas por los gobiernos y los bancos centrales

Lo vemos positivamente debido a la falta de liquidez que hacía falta en el mercado, el principal problema que ha habido en renta fija es que el mercado se ha quedado seco, sin oportunidad de comprar o vender, y eso en un mercado regulado es un verdadero problema. Esperamos que con estas medidas veamos reestablecerse el normal funcionamiento del mercado


German García Mellado, A&G A&G

Germán García Mellado

1. Pensamos que sí cambiará el escenario. Estábamos acostumbrados a volatilidades artificialmente bajas, con rentabilidades esperadas muy inferiores a los riesgos en general asumidos. El fuerte movimiento de estas semanas va a hacer que los inversores se lo piensen dos veces antes de comprar cierto tipo de deuda.

2. Las medidas que están implementando los gobiernos están encaminadas a paliar los efectos económicos de esta crisis sanitaria, e incrementarán los niveles de deuda y déficit de los países. Esto se trasladará en rentabilidades más elevadas en bonos de gobierno a más largo plazo.

Por otro lado, los bancos centrales están aplicando políticas monetarias expansivas para limitar los repuntes de rentabilidad de las curvas soberanas, así como ayudar a la refinanciación de la deuda a costes razonables a las empresas que estén más afectadas por esta crisis sanitaria y económica. En el caso del Banco Central Europeo, además, debería evitar la fragmentación de la deuda de los diferentes países de la periferia, ya que con el escenario económico que se presenta serían difícilmente asumibles tipos mucho más altos por incremento de primas de riesgo.

Los bonos beneficiados en primera instancia serán los activos elegibles en los programas de compras, y posteriormente el resto de activos de renta fija en el caso de que vayan remitiendo los temores al impacto económico que pueda tener el virus.


Rafael Valera, Buy HoldBuy&Hold

Rafael Valera

1. Después de la pandemia volverá el mundo a funcionar y lo hará de forma acompasada. La renta fija también llevará su curso. Las empresas, según vuelvan a la normalización de sus negocios, volverán a financiarse con normalidad. La diferencia de esta crisis con la del 2008, es que aquella fue una crisis de crédito provocada por la mentira-falsedad de los productos empaquetados que fabricaron los bancos e invirtieron en ellos, de forma que estos balances se sostenían sobre activos que eran equivalentes a sellos o activos sin valor alguno. Hoy nos ha visitado un virus que no intoxica balances sino personas, y lo que todos los agentes políticos, financieros y corporativos harán es trabajar para la vuelta a la normalidad de los negocios. Para alcanzar esta normalidad, debemos tener un sistema financiero sano y hoy lo es.

2. Son medidas que podían haber llegado una semana antes, acompañadas de un lenguaje verbal más acertado en la rueda de prensa del jueves pasado. Fijándonos en lo positivo, lo que está claro es que desde todos los bancos centrales y organismos internacionales harán lo que sea necesario para que la vuelta a la normalidad ocurra lo antes posible, de forma que los daños sean los mínimos posibles.


Victoria_Coca Credit SuisseCredit Suisse Gestión

Victoria Coca

1. Durante las últimas semanas se ha producido una ruptura en los mercados de crédito, lo que ha perjudicado a la valoración de los activos de renta fija, pero que a su vez ha derivado en oportunidades únicas de inversión, de manera que estamos pudiendo sembrar para recoger la rentabilidad futura. El Itraxx Main, índice que indica cuánto les cuesta a la compañías europeas Investment Grade financiarse a cinco años, se disparó a niveles que no se repetían desde 2016, cuando el BCE anunció su programa de compra de deuda privada.

2. En nuestra opinión, las decisiones adoptadas el miércoles pasado por el BCE eran lo que esperaba el mercado para empezar a lograr fijar un suelo. La reunión del BCE del jueves 12 de marzo había decepcionado al mercado no sólo por su rigidez en cuanto al capital key si no también porque era el momento de sacar todas sus armas para frenar las caídas en el mercado de crédito. Por ello, desde entonces esperábamos que el BCE volviese a actuar, y esto se produjo el pasado miércoles de madrugada, lanzando un fondo de emergencia por 750.000 millones de euros y destacando su flexibilidad, no solo en términos de volumen, sino también en importe de compras o capital key a asignar por países llegado el momento o al tipo de activo. Es importante destacar que incluye la deuda griega y el papel comercial, que es vital para dar liquidez al mercado monetario. Esta flexibilización logró frenar al fin la fuerte ampliación de los bonos de gobierno italianos que habían llegado a niveles del 3% en su bono a diez años.

En nuestra opinión, este anuncio por parte del BCE es el que va a dar el soporte necesario al mercado de crédito y aunque no descartamos que el mercado continúe debilitado estos días, creemos que se ha marcado un suelo que era vital para frenar las severas caídas. Por otro lado, creemos que la recuperación llegará en el momento que se aplane la curva de contagios.

En cuanto a la decisión de no bajar tipos por parte del BCE, creemos que fue acertada puesto que con los tipos ya en -0,50% y el dólar en el entorno de 1,10/1,11 no hubiese supuesto un gran impulso.


David Ardura, GesconsultGesconsult

David Ardura

1.  Creemos que se abre un escenario nuevo para todos los activos de riesgo. Además de una estabilización de la pandemia, los mercados y la economía van a necesitar la aplicación de medidas de calado para paliar el daño que va a hacer esta situación.

En los próximos meses vamos a testar los límites de la política monetaria y veremos si es capaz de seguir teniendo el mismo efecto sobre los activos de riesgo o, por el contrario, cada vez es necesario aplicar más estímulos para conseguir el mismo resultado.

En el lado de las políticas fiscales, vamos también a asistir a medidas excepcionales y además de manera generalizada. Todo esto, inevitablemente, debería tener efecto en unos mercados que ahora se mueven por pánico.

2.  Es evidente que los bancos centrales están sacando todo su arsenal, porque no se pueden permitir que esta gravísima crisis sanitaria y de economía real acabe convirtiéndose en un problema financiero estructural. Adicionalmente, todas esas medidas fiscales y de estímulo de la economía que se están planteando necesitarán venir acompañadas de una política monetaria ultra laxa. 

Inevitablemente, veremos un efecto muy importante en la renta fija. Los diferenciales de crédito se deberían beneficiar de la aplicación de los programas de compra, en el caso de la deuda soberana veremos efectos contrapuestos de las compras de los bancos centrales y de los políticas fiscales más expansivas. 


Cristina Gavin, Ibercaja GestiónIbercaja Gestión

Cristina Gavín

1. Estamos en un escenario inédito en muchos aspectos. A día de hoy, la principal preocupación es la contención de la pandemia a nivel mundial. El escenario económico que nos vamos a encontrar una vez superado el problema estrictamente sanitario es difícil de predecir, pero se intuye una economía mucho más endeudada con un nivel de actividad que costará más o menos recuperar en función del sector económico del que estemos hablando. En este contexto, las rebajas generalizadas de rating son un escenario más que probable que va a dificultar la financiación de determinados países y sectores y reduciendo su potencial de crecimiento. Ante todo ello, se anticipa un escenario de tipos bajos durante un periodo de tiempo mucho más prolongado de lo que se estimaba hace tan solo unos meses con las consecuencias que ello va a tener para la economía a nivel mundial en el medio y largo plazo.

2. Obviamente lo valoramos de forma muy positiva. Desde luego, tanto las medidas anunciadas por los gobiernos en materia de gasto fiscal como las anunciadas por las diferentes autoridades monetarias en relación a sus programas de compra de activos suponen un importante soporte para los mercados de renta fija, tanto para deuda pública como deuda privada.

La inyección de confianza que han supuesto para los inversores las medidas anunciadas ha sido fundamental para frenar la sangría que habíamos estado viendo los últimos días y va a servir para dar soporte y confianza a los inversores más conservadores y devolver la liquidez al mercado de bonos, permitiendo ver una relajación en el repunte de rentabilidades que habíamos visto hasta ahora, un elemento fundamental para garantizar la financiación de empresas y países.


007Imantia Capital

Francisco Sainz

1. La decisión del BCE de lanzar un nuevo programa de compras por valor de 750.000 millones, incluyendo deuda soberana y deuda corporativa, abre un nuevo escenario para la renta fija. Sobre todo, en la medida en que comenzamos a ver que las medidas fiscales que se van conociendo, tienen su respaldo con políticas monetarias expansivas. De ello, se deduce que habrá menor presión vendedora en gobiernos europeos que se extenderá, gradualmente, a bonos corporativos.

2. La crisis sanitaria presenta riesgos de convertirse en una crisis social, económica y quizás financiera. Por ello, nuestra valoración es muy positiva ya que se han puesto medidas para evitar que este parón económico se traduzca en una recesión de larga duración. La renta fija seguirá con un entorno de tipos bajos, con un papel aún más preponderante de los bancos centrales y, con los activos de crédito condicionados por dos aspectos críticos: 1) el deterioro de los fundamentales si la pandemia es más larga de lo esperado y 2) la liquidez, en un mercado falto de confianza en el que se quiere preservar la liquidez global de las carteras.


Emilio Ortiz MutuactivosMutuactivos

Emilio Ortiz

1. Estamos ante una situación completamente excepcional en los mercados. Se trata de una corrección histórica, tanto en su profundidad como, sobre todo, en su velocidad. La caída se ha acelerado por un proceso de desapalancamiento generalizado por parte de inversores que, tras años en los que el fuerte estímulo monetario alentó la acumulación de riesgo, ahora tratan de deshacer posiciones de manera simultánea. Es una situación comparable a lo ocurrido en octubre de 2008 o 1987, con caídas generalizadas, aumento de la volatilidad y de las correlaciones.

Todavía es pronto para entender el impacto que las medidas de confinamiento van a tener en la economía o si las medidas de política monetaria y fiscal que se están anunciado estos días serán capaces de estabilizar la situación, pero la destrucción de capital asociada a procesos de desapalancamiento como el actual suele tener efectos duraderos. 

2. En los últimos días se han anunciado varios paquetes de medidas de política fiscal y monetaria de un tamaño comparable o incluso superior a las que se pusieron en marcha durante la Gran Recesión de 2008. Aunque desde el punto de vista macroeconómico, lo más importante en este momento es mantener el acceso de las empresas a las fuentes de liquidez, algunas de las medidas deberían contribuir a contener los mercados de crédito y deuda periférica.


ascension_gomez_treaTrea AM

Ascensión Gómez

1. Después de lo vivido en las últimas semanas nos encontramos con muchas compañías que aunque afronten un periodo de ralentización temporal están muy preparadas para poder hacer frente a esta situación habiendo refinanciado recientemente sus vencimientos de bonos o deuda bancaria.

2. Las medidas son muy positivas y muestran la voluntad de bancos centrales y gobiernos de ayudar a los mercados financieros.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

La Reserva Federal baja los tipos al 0%

Se están coordinando con otros bancos centrales para potenciar la provisión de liquidez global del cambio con el dólar. El Banco de Canadá, el Banco de Inglaterra, el Banco de Japón, el BCE y el Banco Nacional Suizo han acordado bajar en 25 puntos básicos el precio de los swaps con el billete verde.

Lo más leído