Schroders: las bolsas emergentes seguirán subiendo en los próximos meses


Los mercados emergentes seguirán ofreciendo retornos durante al menos los próximos seis meses. Según Alan Ayres, gestor de productos de renta variable de mercados emergentes de Schroders, las bolsas tienen potencial de revalorización al menos durante un periodo comprendido entre seis y doce meses, impulsadas por la continuidad de los flujos de capital hacia estos mercados, que podría ser incluso mayor si la Fed continúa con sus políticas de relajación monetaria a través de una tercera ronda de liquidez, y unas valoraciones que aún son atractivas. Sin embargo, Ayres reconoce que, de continuar esta tendencia de entradas, que en 2010 dejó las suscripciones en niveles récord, a medio plazo podría darse una situación de burbuja.

“Podría llegar a suceder, pero no es la situación actual”, comenta el experto, añadiendo que las valoraciones en términos de la relación precio-beneficio están aún por debajo de la media histórica y que además la ratio entre los índices bursátiles y el PIB es también menor a la media antes de la crisis, lo que denota que existe un descuento.

Ayres, que señala el atractivo de unos mercados que crecerán más del 6% este año -frente al modesto crecimiento en EEUU, de entorno al 3%, y raquítico en el caso de Japón y Europa aunque siempre en términos positivos-, con un nivel de deuda muy bajo, compañías muy saneadas, y en pleno proceso de recuperación sin tener que pagar la lacra del desapalancamiento, hace hincapié en el rebalanceo de la economía mundial. “Los emergentes ya suponen entre el 35% y el 40% del PIB mundial, y contribuyen entre un 65% y un 70% a su crecimiento, mientras China ha superado a Japón como segunda economía”, comenta, explicando el potencial de la demanda doméstica, tanto procedente del gasto en activos reales como de un mayor gasto en consumo ante el crecimiento de la clase media y su poder adquisitivo. Ayres considera también clave el cambio en el patrón de las exportaciones y el comercio, que cada vez más se realiza entre mercados emergentes y menos entre éstos y los desarrollados.

Riesgos de burbuja

Con todo, considera que hay riesgos. En primer lugar, la inflación, que si bien está liderada en su mayoría por las materias primas y los alimentos y por eso en China “aún no está fuera de control”, es uno de los problemas. Y ante ella, el riesgo de restricción en las políticas monetarias, sobre todo en ese país, si bien cree que el crecimiento es aún robusto. “Si aumenta la liquidez y se dirige a los emergentes, las valoraciones podrían llegar a encarecerse antes de lo esperado”, comenta, aunque no cree que eso suceda antes de los próximos 6 meses. El segundo riesgo es que se produzca una doble recesión en EEUU, que cree muy poco probable, mientras el tercero consiste en un recrudecimiento de la crisis de deuda soberana en Europa.

La gestora también apuesta por los países frontera, aquellos con unos ingresos medios bajos, y por eso acaba de lanzar un fondo de este tipo, el Schroders ISF Frontier Markets Equity, que acaba de ser registrado en España, tal y como publicó Funds People. Un mercado que cuenta con 26 países y al que podrían añadirse otros en el corto plazo, pues es un universo en continuo cambio. De entre ellos, también podrían salir algunos, como Qatar y Emiratos Árabes Unidos, para pasar al universo emergente, mientras Corea y Taiwán podrían cambiar también su estatus de emergente a desarrollado.

Neutrales en Egipto

Con respecto a Egipto, que forma parte del universo emergente, mantienen una posición neutral en los fondos de Schroders de mercados en desarrollo y de Oriente Medio, pues el país no está presente en el de mercados frontera. “Con la crisis, las valoraciones pueden volverse atractivas, aunque habrá que vigilar estos mercados por lo que pueda suceder”, comenta.

El experto cree que los mercado frontera están poco representados en el universo emergente pues, suponiendo el 14% de su PIB, sólo pesan el 3% en el índice, aunque en el futuro deberían incrementarlo ante el impulso de su liquidez y su oferta. “Las acciones responden muy bien a los primeros estados de crecimiento de los países y creemos que ahora es el momento de entrar”, afirma Ayres, que explica que la mayor exposición es a países con recursos naturales como Kuwait o Qatar. De hecho, Oriente Medio tiene un peso superior al 60% en el fondo, y el sector inmobiliario, de más del 50%. Ayres cree que estos mercados cuentan con bajas correlaciones que pueden ayudar a diversificar la cartera, además de unas atractivas valoraciones.

El equipo, con 34 profesionales, realiza una gestión derivada al 50% de un proceso cuantitativo top-down de selección de países (que aúna dos modelos: de mercados frontera y emergentes) y otro 50% bottom-up de selección de compañías desde un punto de vista fundamental para crear la cartera que compone el nuevo fondo de mercados frontera.

 

Empresas

Noticias relacionadas