Schroders: en 2014 seguirá funcionando el QE3


No se lleven las manos a la cabeza: aunque Ben Bernanke, el presidente de la Reserva Federal, ha hablado del elefante que está en la habitación – la retirada del QE3 ante la recuperación de la economía estadounidense- , e incluso aunque el consenso sea cada vez mayor de que la desactivación de los estímulos llegarán en otoño, aún va a quedar liquidez para rato. Así lo asegura Wesley Sparks, jefe de renta fija estadounidense de Schroders: “Está marcado que el quantitative easing continúe en 2014, incluso si es a un ritmo reducido”. Para Sparks, los signos de buena salud que está mostrando la primera economía del mundo “no justifican un cambio en la política de la Fed de mantener los tipos de interés cerca de cero en un futuro probable”.

“Sin embargo, parece que la Fed está intentando ralentizar la tasa de adquisiciones en las operaciones de mercado abierto (MBS por sus siglas en inglés) y de Treasuries para finales de este año”, concede el experto, que apunta como aciertos de la política ‘dovish’ del banco central la bajada de los costes de financiación – que han creado un efecto de riqueza al incrementar los precios de la vivienda- y la reducción del riesgo sistémico al inyectar grandes dosis de liquidez. Ambas acciones, continúa Sparks, contribuyen al recorte del programa de compras de activos a gran escala que se había creado para reprimir artificialmente una escalada en los tipos a largo plazo.

Por otro lado, el experto señala como otro factor clave para las políticas de la Fed para desintoxicar al mercado después de tantas inyecciones de liquidez, es el carácter político de la reunión del comité de la Reserva Federal de diciembre, puesto que Bernanke abandonará la presidencia de la institución en enero de 2014. “La Fed y la administración Obama probablemente preferirían reducir las posibilidades que puedan surgir de cualquier potencial controversia sobre cambios en la política monetaria en el corto plazo, al tiempo que la persona designada por el presidente Obama para sustituir a Bernanke como presidente de la Fed debe ser confirmada por el Senado”.

Activos bajo vigilancia

Sparks advierte de que las repercusiones del ‘tapering’ de la Fed son claras para los inversores: “Tanto los tipos de interés como las primas de crédito se desvanecerán y los inversores buscarán compensaciones mayores para asumir la incertidumbre”. En base a este escenario – en el que también se prevé un repunte de la volatilidad-, el experto de renta fija estima que el riesgo de corto plazo es que se registren amortizaciones tanto en fondos como ETF y estas “probablemente se concentrarían en los de high yield, mercados emergentes y bonos corporativos”.

La estrategia que ha diseñado Sparks para sortear este frente consiste en, por un lado, recortar exposición a aquellos sectores y bonos que se han portado bien y están listos para comprar los que se abaraten como consecuencia de ventas masivas de otros inversores que estén amortizando capital. Además, el experto anuncia que incrementará el sesgo de su cartera hacia duraciones más cortas. “Al tiempo que no esperamos un movimiento sostenido o tendencial de incremento de los tipos de interés, los riesgos son ahora asimétricos porque los datos más fuertes producirán otra ronda de reducción de riesgo en fondos de bonos”, concluye. 

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas