Schroder ISF Global Diversified Growth, inversión en renta variable ajustando el riesgo


El fondo busca proporcionar una apreciación de capital a largo plazo y una rentabilidad en línea de la inflación europea (medida por el IPC armonizado) más un 5% en términos anuales. Al mismo tiempo, persigue limitar la volatilidad a dos tercios de la registrada por el índice de bolsa mundial en el mismo período (índice MSCI World). Para ello, puede invertir en una gran variedad de mercados globales y clases de activos, directamente o indirectamente, a través de derivados, fondos de inversión y ETFs. Las ponderaciones de los activos en cartera se ajustan en respuesta a las condiciones cambiantes del mercado. A cierre de septiembre casi el 65% de la cartera estaba compuesto por fondos de la misma casa de Schroders.

El fondo puede invertir en bonos con un rating por debajo de investment grade, así como en clases de activos alternativos como materias primas, bienes inmuebles o activos estructurados. El uso de derivados puede tener un enfoque estratégico o táctico para maximizar la inversión, reducir el riesgo o aumentar la eficiencia en la gestión del fondo.

El objetivo del fondo es ofrecer un rendimiento similar al de las acciones durante un ciclo de inversión, que es normalmente un periodo de entre cinco y siete años, pero, como se señalaba, asumiendo dos terceras partes del riesgo de las acciones (medido por la volatilidad).

El fondo se lanzó en julio de 2012 y desde la fecha está gestionado por Johanna Kyrklund y Remi Olu-Pitan. 

Empresas