Santander y BBVA mantienen su guerra por los depósitos para elevar su dominio en España


El Banco de España recomendó reducir los tipos de interés que se pagaban en los depósitos y así lo hicieron prácticamente todas las entidades que operan en España. Pero eso no ha hecho desaparecer la guerra por estos productos. Algunos bancos (Bankia o Banco Popular) han redirigido sus apuestas hacia otros vehículos que les generan más margen, como los fondos de inversión y los seguros de ahorro, pero otras mantienen su puja por los depósitos. Y entre ellas están Santander y BBVA, los dos gigantes bancarios, que quieren aprovechar su imagen de solvencia para romper de forma definitiva el mercado y elevar sustancialmente su cuota aunque esta estrategia sea más cara y más dañina para su cuenta de resultados.

Los consejeros delegados de Santander y BBVA, Alfredo Sáenz y Ángel Cano, respectivamente, han explicado en las presentaciones de resultados de sendas entidades que es el momento de recomponer sus balances, de manera que por una parte dependan menos de la financiación del Banco Central Europeo (BCE) y, por otra, se reduzca el gap entre el volumen de créditos y el de depósitos. Con esta estrategia en la mano, Santander aumentó un 5,4% el importe de depósitos a clientes en los tres primeros meses del año (10.200 millones de euros) en tanto que BBVA lo elevó un 3,6% en el mismo periodo (4.800 millones). Fruto de esos incrementos, que fueron del 12,3% y 14,5%, respectivamente, en un plazo de 12 meses, Santander cerró el primer trimestre del año con 197.464 millones en depósitos y BBVA, con 138.623 millones. 

No corrieron la misma suerte los importes gestionados en fondos de inversión. Aunque ambos registraron incrementos en el primer trimestre, la evolución interanual es en ambos casos negativa. En concreto, Santander consiguió cambiar la tendencia descendente que había presidido este negocio en el año anterior y logró que el volumen ascendiera un 2,1%, hasta 23.417 millones. No obstante, a 12 meses registra un descenso del 13,7%. Al tiempo, BBVA elevó un 0,75% el patrimonio gestionado en fondos entre enero y marzo, aunque en periodo interanual acumula una caída del 2,5%, con lo que a cierre de marzo administraba 19.259 millones.

Con estas estrategias, los dos dos mayores bancos españoles están incrementando su cuota de mercado de forma significativa y pretenden seguir haciéndolo para aprovechar ese flight to quality que cada vez se vive de forma más intensa en el sector financiero español y para elevar sus cuotas de mercado hasta el entorno del 20% en un par de años (Santander tiene ahora el 13,5% y BBVA, el 11,2%). Con esas cifras, no se alcanzaría probablemente el 70% de cuota que, junto a La Caixa, ambas entidades auguraron en unas jornadas financieras celebradas la semana pasada pero se quedarían cerca. 

Flight to quality

No obstante, Sáenz quiso precisar en su comparecencia el augurio que un par de días antes había hecho el responsable de Banca Comercial del grupo, Enrique García CandelasAseguró que un 70% era "mucho decir" y que lo más razonable sería que entre los tres acapararan entre el 50% y el 60%. Aun así, dejó claro que el crecimiento que están viviendo en depósitos en los últimos meses no lo han vivido nunca y justificó que una parte se debe sin ninguna duda a "algún efecto de traslado de bancos o cajas con problemas hacia bancos de imagen más sólida". Y añadió: "A las entidades más débiles o con percepción de más débiles les va a costar más mantener sus cuotas".

El consejero delegado del Santander también argumentó que su política tiene que ver con el propósito de sustituir la financiación obtenida del BCE, ya que aunque es más caro recabar depósitos o captar dinero en los mercados, también es más ortodoxo, entre otras cosas porque el recurso al BCE sigue teniendo un "estigma".

Precisamente, en BBVA también explican que es necesario ir sustituyendo paulatinamente los créditos recibidos por el BCE por financiación del mercado y por depósitos. Y añaden que "se ha deteriorado mucho el gap créditos depósitos durante la crisis y ahora tiene todo el sentido que se reconstruya a través de los depósitos", explicó el director financiero de BBVA, Manuel González Cid. A lo que Cano apostilló que el sector financiero español está en pleno proceso de transformación y "eso nos va a hacer crecer de forma natural". 

Estrategia más cara

Ambas entidades admitieron que esta estrategia es más cara que seguir acudiendo al BCE a financiarse al 0,75% y que esa circunstancia, unida a la repreciación a la baja que todavía se está aplicando a las hipotecas por la caída del Euríbor, está castigando sus cuentas de resultados. No obstante, confían en que según avance el año mejore el margen de intermediación cuando empiecen a subir las hipotecas y por la rentabilidad adicional que consiguen con los depósitos a plazo, ya que, como recordó el responsable de BBVA en España, Jaime Sáenz de Tejada, "tras el plazo hay más cosas (la vinculación que se genera hacia otros productos), no se puede ver sólo el precio". 

En el primer trimestre, Santander captó los depósitos a plazo a un tipo de interés medio del 1,5%, en tanto que BBVA abonó el 1,75% en los depósitos comerciales y del 1,65% en los captados a empresas. Con estos precios y la dificultad para conseguir negocio en España, el banco presidido por Emilio Botín tuvo un beneficio en España en el trimestre de 64 millones y el de Francisco González, 73 millones, una vez restados en ambos casos las pérdidas del negocio inmobiliario (separado en unidades de negocio independientes) y los extraordinarios. 

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído