Santander elevará de medio millón a un millón de euros el acceso a la banca privada


La integración absoluta de Banif en el Grupo Santander empieza a dar sus frutos. Si hasta ahora tenía el medio millón de euros como patrimonio financiero mínimo para aceptar a un cliente (aunque en el día a día y dependiendo del cliente esta cifra podía ser inferior), en los próximos meses se va a aumentar esta cifra considerablemente hasta duplicarse y situarse en un millón de euros. Así lo anunció ayer el consejero delegado del grupo, Alfredo Sáenz, quien en una rueda de prensa con el presidente, Emilio Botín, alabó las bondades de la fusión de la Red Santander, Banif y Banesto porque ahora se van a consolidar como la franquicia "líder del país", con una marca más potente aún, aseguraron.

La integración permitirá unas sinergias de 520 millones de euros al tercer año de la fusión, de los que 420 millones provendrán de los costes y 100 millones por los ingresos. Pese a tener calculadas estas cifras, en el grupo todavía no tienen claro cuál será la disminución de la plantilla que se producirá en este trienio. Sáenz se esforzó en explicar que la mayoría de las bajas serán naturales y sin ningún proceso traumático, ya que cada año se producen 800 salidas de la entidad, en buena parte por jubilaciones. En principio no habrá ningún proceso de prejubilaciones, pero podría plantearse hacia el final de este periodo, dijo.

Los máximos directivos del grupo, que ayer anunciaron un beneficio en 2012 de 2.205 millones de euros, un 59% menos tras dotar 18.800 millones en provisiones, destacaron que la operación permitirá aumentar y la cuota de mercado, contar con una gama más amplia de productos en las oficinas y alcanzar un nivel de rentabilidad (ROTE) del 12-15%. 

El aumento de cuota de mercado ya se ha producido en el último año en determinados negocios en España, especialmente en el de captación de depósitos, gracias a la preferencia de los ahorradores por las entidades más fuertes. El grupo elevó en 22.200 millones la cifra gestionada (incluidos los pagarés) hasta situarla en 202.000 millones, lo que supone un aumento del 12% y una ganancia de cuota de 2,2 puntos. Por segmentos, en la banca de particulares consiguió un aumento de 11.900 millones; en la banca privada, de 3.000 millones; en empresas, de 5.300 millones, y en instituciones, de 1.400 millones. 

Pérdidas en España

Pese a este buen comportamiento, el negocio en España no resultó muy rentable el año pasado para el grupo. Santander España (incluidos Santander Consumer y ALCO, entre otros negocios) apenas tuvo unos beneficios de 100 millones de euros, en tanto que Banesto perdió 955 millones (una vez aplicados a cada entidad todas las provisiones correspondientes, que sin embargo aparecen contabilidadas en su mayor parte como actividades corporativas). Si sólo se tuviera en cuenta la Red Santander, de banca comercial puramente, la entidad también presentaría pérdidas, pero en este caso no las cuantificaron los directivos.

Para el ejercicio que acaba de comenzar, Emilio Botín tiene mucho mejores perspectivas, ya que considera que España ha iniciado un cambio de ciclo y los resultados de la entidad serán sustancialmente mejores, entre otras cosas porque ya se han realizado todos los saneamientos inmobiliarios que han exigido las últimas normativas y este año la partida de provisiones será significativamente menor. De partida, el grupo ha guardado 800 millones del año pasado para las provisiones que pueda tener que realizar durante este año. 

Empresas

Noticias relacionadas