Santander confía en captar tres puntos de cuota en pasivo en tres años, hasta acercarse al 19%


Los dos grandes bancos españoles tienen claro que están frente a su gran oportunidad de ganar cuota de mercado en España. La reestructuración que están afrontando buena parte de las entidades del sector les está dejando un hueco que están dispuestos a cubrir. Si hace una semana BBVA afirmaba que quería captar 7,5 puntos de cuota en un "tiempo razonable", hasta llegar al 20%, hoy ha anunciado el Santander que pretende elevar en al menos tres puntos su cuota en los próximos tres años, hasta rozar el 19%.

Así lo afirmó Alfredo Sáenz, consejero delegado de la entidad, durante su intervención en la Junta de Accionistas celebrada hoy en Santander. Explicó que con la fusión de de Banesto y Banif se aprovecharán las oportunidades de crecimiento y ganancia de cuota que "nos ofrece el sistema financiero español durante los próximos tres años". "Con la potencia de la marca líder en España y con una fuerte especialización de las redes para mercado masivo, empresas y banca privada y teniendo en cuenta la debilidad de muchos de nuestros competidores, esperamos ganar en los próximos tres años al menos tres puntos de cuota de negocio", detalló.

Eso supone situarse por encima del 18,5% en recursos totales gestionados (depósitos, fondos y pensiones, principalmente). Por tipo de negocio, en el caso de los créditos supondría pasar del 12,5% actual al 15,5%, en tanto que en depósitos pasaría del 13,5% al 16,5%, después de haberla elevado ya en 2,2 puntos en 2012, cuando captó 22.000 millones de euros.

Con este aumento de la cuota de mercado, y sobre todo por el fuerte descenso que registrarán los sanemientos del ladrillo, el banco pretende elevar de manera sustancial sus beneficios durante este año y los próximos. "En 2012, el beneficio del nuestro banco ha marcado un punto de inflexión y en 2013, una vez terminados los saneamientos inmobiliarios veremos un fuerte aumento de resultados", aseguró Emilio Botín, presidente de la entidad. El banquero fijó como objetivos para el año "volver a la senda creciente de beneficios", "mantener una fuerte posición de liquidez y capital", "ejecutar de forma excelente las integraciones que tenemos en curso en España y en Polonia", y "mantener la retribución a los accionistas en 0,60 euros por acción por quinto año consecutivo".

Precisamente, sobre la fusión de Banesto y Banif, insistió en que ahora "tiene mucho más sentido operar con una sola marca" y dejó claro que a final de año las tres redes estarán plenamente unificadas bajo la marca Santander.

Contexto económico en España

Las previsiones de negocio del Santander se basan en unas predicciones económicas más optimistas que en años anteriores. Botín aseveró que "las perspectivas para la economía española comienzan a ser más positivas gracias a las decisiones adoptadas en Europa, a las medidas tomadas por el Gobierno español y al propio ajuste del sector privado. La economía española ha entrado en una nueva fase cuyos frutos comenzarán a manifestarse en la segunda mitad del año y de forma más evidente en 2014".

Uno de los temas que más plantearon los accionistas durante la reunión giró en torno a la continuidad o no de Alfredo Sáenz ahora que el Banco de España ha de pronunciarse sobre su honorabilidad una vez que el Tribunal Supremo anuló parte del indulto que el Gobierno le había concedido. Botín contestó de forma rotunda a la primera pregunta realizada al respecto por un accionista: "Tenemos informes terminantes de que no hay impedimento legal para que siga ejerciendo sus funciones. Ha desarrollado una magnífica labor todos los años que lleva en el banco y el Consejo le ha ratificado su plena confianza".

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído