Santander aumentará el número de oficinas de banca privada tras la integración de Banif y Banesto


La desaparición de Banif como marca no va a suponer una disminución del negocio privada de banca privada de Banco Santander de su número de oficinas, sino muy al contrario. La idea del grupo a raíz de esta operación es elevar la red especializada en la atención a los clientes de altos patrimonios, que ahora se centra principalmente en las 52 con que cuenta Banif, según explicó el director financiero, José Antonio Álvarez, en una presentación.

El grupo gestiona 75.000 millones en España en banca privada, de los que prácticamente el 50% corresponde a Banif (36.900 millones), otro 30% (unos 22.000 millones) son de la Red Santander y el 20% restante (unos 16.000 millones), de Banesto. Su idea es potenciar este negocio en los próximos años para elevar esta cifra y, para ello, considera necesario, abrir nuevas sucursales, pues entiende que algo más de medio centenar no es suficiente para el volumen global y el número de clientes que maneja.

El grupo no tiene diseñado todavía definitivamente el nuevo modelo de negocio, pero no es descartable que haga una nueva segmentación de clientes, que pueda desviar hacia estas oficinas especializadas a usuarios que hasta ahora eran atendidos en las sucursales universales tanto de Santander como de Banesto. Hasta ahora, y tomando como base la segmentación aplicada por Banif, era necesario un capital financiero mínimo de 300.000 euros, con el que se accedía al nivel de "PrePrivate Banking". Entre un millón y 15 millones corresponde a "Private Banking", entre 15 y 30 millones, a "Pre-Private Wealth", y a partir de ahí, a "Private Wealth".

Lo que no va a cambiar es el modelo puro de negocio, que adjudica a cada banquero privado un número determinado de clientes, y tampoco la organización, "que es bastante cómoda", según Álvarez. Quienes no alcancen el capital mínimo requerido (está por ver si seguirá siendo el mismo para cada nivel) seguirán recibiendo atención en las oficinas universales como hasta ahora, dentro del servicio de banca personal. El director financiero recalcó en su presentación que "este segmento es muy importante dado que el grupo en España es líder, con una cuota de mercado superior al 30%". 

Banif es la primera gestora de sicav en España por número de sociedades, con 300, según los últimos datos de VDOS correspondientes a junio. Gestiona 1.900 millones de euros en este tipo de vehículos. Por el contrario, su gestora de IIC, Banif Gestión, no cuenta con ningún fondo de inversión, pues los fondos comercializados por la entidad se gestionan desde Santander AM (al igual que los de Banesto), aunque sean bajo la marca Banif. La gestora de Santander también gestiona sicav (218 con un patrimonio total de 1.590 millones), por lo que queda saber si la entidad decidirá fusionar ambas gestoras de IIC.

Segmento de empresas

También quiere el grupo potenciar las oficinas de empresa, en este caso tomando como base las 79 especializadas en pymes que tiene Banesto y que se unirán a las 49 con las que cuenta la Red Santander. Al igual que en banca privada, y pese a que la integración supondrá el cierre de 700 sucursales de las tres entidades, la idea es que cuando finalice el plan previsto de tres años, haya crecido el número de oficinas especializadas en banca de empresas. 

"La marca única y la nueva estructura -explicó Álvarez- permitirá a Santander aprovechar mejor las oportunidades para ganar cuota de mercado en España, lo cual contribuirá a la normalización de la rentabilidad" en el país. Su plan cuenta con elevar el volumen de depósitos actual de 185.000 millones hasta 210.000 millones en 2015 (lo que supone elevar la cuota de mercado del 14% al 16%), en tanto que los créditos aumentarían de 210.000 a 220.000 millones (con una cuota que pasaría del 11% al 13%).

Los representantes del Santander se esforzaron ayer en explicar que la decisión de absorber Banesto e integrar Banif en este momento es consecuencia de la situación del mercado financiero español y de la reestructuración que se está llevando a cabo. Hace unos años, explicó Álvarez, tenía sentido tener diferentes marcas porque había 50 competidores en el mercado. Ahora, cuando sólo van a quedar diez, es mejor pelear con una única marca, que les hace más fuertes, dijo. También argumentan que es momento de aprovechar el salto hacia la calidad (flight to quality) de los clientes. 

Con esta argumentación en la mano, la entidad asegura que no va a cambiar ninguno de sus otros planes, de forma que seguirá estudiando con detalle todas las ofertas de compra que se les presente y acudirá a las que les parezcan interesantes y rentables, como podría ser la subasta de CatalunyaCaixa. 

El cierre de 700 oficinas y de los servicios centrales de Banesto y Banif conllevará la pérdida de varios miles de puestos de trabajo, aunque la entidad no ha detallado cuántos serán. Sólo precisa que no habrá ningún ERE, que la salida será progresiva y que se hará con la propuesta de recolocación en otras divisiones del grupo (especialmente internacionales), con bajas incentivadas y con rotación natural de plantillas, lo que implica jubilaciones, prejubilaciones y no renovación de determinados contratos. Sólo por cierre de sucursales, el recorte puede afectar a unos 2.000 trabajadores. 

Las acciones de Santander y Banesto estuvieron suspendidas de cotización casi las tres primeras horas de la sesión. Al cierre del día, tras conocerse que la matriz pagará una prima del 24,9% por el 11% del capital que no tiene en su poder, los títulos de Banesto ascendieron un 18,43%, en tanto que los de Santander bajaron un 1,19% pese a que la operación no se ejecutará con una ampliación de capital sino que se pagará con acciones de autocartera. 

Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído