Santander AM se apunta a los fondos de gestión pasiva para completar su oferta conservadora


Santander Asset Management era una de las gestoras españolas que hasta ahora se habían mantenido ajenas a los fondos con objetivo de rentabilidad y sin garantía, priorizando aquellos de capital asegurado en su política comercial más conservadora. Junto a Allianz Popular AM o Bankinter Gestión de Activos, formaba parte de las entidades rezagadas en este sentido pero ya no lo es. En un entorno en el que las exiguas rentabilidades de la deuda pública española, mermadas por el coste de garantía, derivan en TAE del 2% o incluso por debajo en los fondos garantizados, la gestora se ha decidido a estrenar una gama de gestión pasiva, los llamados fondos Cumbre.

Mientras la gestora de Bankinter también ha iniciado los trámites –un paso que Allianz Popular AM aún no ha decidido–, Santander AM ya tiene registrados en la CNMV sus dos primeros fondos de este tipo. Según indican en la entidad, esa apuesta no supone dejar de lado los productos garantizados, cuya gama 100 por 100 ha llegado a su versión número 14, sino que significa una ampliación de su política comercial en el terreno más conservador, centrada en garantizados fijos y variables a tenor de los últimos lanzamientos.

De hecho, en la entidad niegan que este lanzamiento suponga un cambio de estrategia y explican que la gama es complementaria a la de garantizados, al igual que ocurre en otras entidades como BBVA AM o BanSabadell Inversión. Pero lo cierto es que supone el estreno de la primera gestora española en un terreno de juego en el que hasta ahora no estaba presente y que en 2013 ha sido la clave del éxito de competidores como InverCaixa.

En lo que va de año, los fondos garantizados incrementan su volumen en un 0,7% mientras los de renta fija duración, categoría en la que están estos fondos con objetivo de rentabilidad, ganan un 37%. De los primeros salen 1.000 millones de euros y en los segundos entran 3.500 netos de enero a mayo, según los últimos datos de Ahorro Corporación.

Los fondos Cumbre

La gestora ha llamado a estos fondos "Cumbre" y los ha lanzado para responder a la demanda. “Este tipo de fondos está teniendo una excelente acogida entre los clientes de redes en España”, comentan fuentes de Santander AM. “El lanzamiento de los Fondos Cumbre es el inicio de una nueva gama de fondos de rentabilidad objetivo, en línea con la tendencia de la industria y con el apetito de los clientes por este tipo de fondos que permiten conocer de antemano la rentabilidad esperada a vencimiento de la cartera, siempre que se mantenga la inversión durante el periodo objeto del fondo”, explican.

Ya están en la CNMV Santander Cumbre 2018 y Santander Cumbre 2018 Plus, dos fondos de gestión pasiva con diferentes políticas de inversión y objetivos. El primero pretende alcanzar una TAE del 2%, mientras el segundo tiene como meta una rentabilidad anual del 2,3% en la clase B y el 2,45% en la C, en todos los casos a través de cinco reembolsos (cuatro anuales y uno final, de diferente cuantía según la clase y el fondo). En cuanto a la política de inversión, mientras el primero invierte la totalidad de su patrimonio en deuda del Estado, el segundo incorpora deuda de organismos oficiales y comunidades autónomas con el mismo rating que la deuda nacional, "ofreciendo un pick-up de rentabilidad por la vía del emisor".

Gama hasta ahora

La gestora tenía hasta ahora fondos con objetivo de rentabilidad con estructura similar pero más abierta, en la que la rentabilidad a lograr dependía del momento de entrada y era distinta para cada inversor. En el caso de los fondos Cumbre existe una rentabilidad objetivo común a todos los partícipes a partir de la fecha de inicio de la estructura. 

Los fondos de gestión pasiva con objetivo de rentabilidad están discutiendo la hegemonía del mercado español a los garantizados. Ante su demanda, son muchas las gestoras que han apostado por crear carteras que en esencia son similares y tienen un objetivo en una fecha determinada pero sin garantía. Algunas lo han hecho para complementar su oferta garantizados y ampliar su gama conservadora, como BBVA AM o Bansabadell Inversión (y ahora, el caso de Santander AM), mientras otras, como InverCaixa Gestión, KutxaBank Gestión o Ibercaja Gestión, han dejado de lado sus vehículos de capital asegurado en su estrategia comercial y los han sustituido por estas estructuras que permiten ahorrar el coste de garantía.

Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente