Santander AM pronostica un buen 2017 para la renta variable, el high yield y los emergentes latinoamericanos


Evitar renta fija de gobiernos, sobreponderar la renta variable, high yield y emergentes, y diversificar con algo de dólar es, en líneas generales, la estrategia de inversión a seguir en 2017 por Santander AM. En un entorno de todo menos predecible, Dolores Ybarra, CIO Global de SAM, resalta que su trabajo es cada vez más complicado y a la vez, más necesario.

Un contexto que favorecerá, según Ybarra a la renta variable siempre que la inflación permanezca controlada (escenario base para la gestora). La directora de Inversiones espera que en EE.UU. haya tensiones inflacionistas derivadas de la subida de salarios y el cambio a una política fiscal expansiva. Este último punto es para ellos aún más claro después de la victoria de Trump. Asimismo, en 2017 se reflejará que, por primera vez desde la gran crisis, no habrá una sincronización de las políticas monetarias con Europa. Esto se traducirá, añade, un cambio probable de la tendencia de tipos.

En el viejo continente espera que los tipos de interés sigan bajos, aunque las curvas estarán más empinadas que en 2016. No obstante, la curva de gobierno continuará ofreciendo un carry muy bajo. Por tanto, “favoreceremos más a los bonos high yield o incluso emergentes, donde el carry puede oscilar entre el 4% y el 6%”, destaca. Aunque hubiera un efectivo negativo en tipos, asegura, el colchón por el diferencial que ofrecen compensará.

Para Ybarra, en un momento como el actual en donde la renta fija ya no actúa como elemento de diversificación, cree que hay otras alternativas que lo aportan como las divisas (principalmente el dólar), los derivados, las opciones e incluso, en aquellas carteras que lo permitan, los alternativos. Todos ellos, subraya, los están utilizando cada vez más en sus fondos multiactivo.

Finamente, como riesgos que puedan trastocar las perspectivas de la firma sitúan a China, donde los problema no se han solucionado, el incremento del populismo y la incertidumbre que genera, y un empinamiento de la curva más rápido de lo previsto. “No es tan importante donde vayan los tipos, sino a la velocidad que se muevan”, destaca.

Más beneficios

Respecto a la renta variable, José Antonio Montero de Espinosa, responsable de Renta Variable de España y zona Euro, confía en que el próximo año será bueno para la renta variable europea. Desde su punto de vista considera que el beneficio de las compañías europeas podría crecer a doble dígito y que se puede esperar una rentabilidad por dividendo de entre el 3% y el 4%. Todo ello sin contar, apunta, con un incremento del múltiplo por valoración. Asimismo, resalta su valoración relativa frente a los bonos tanto de gobierno como corporativos.

Por sectores, Montero de Espinosa piensa que los más penalizados en años pasados pueden ser los más beneficiados de una subida de tipos y algo más de inflación. En definitiva, apuesta por moverse de sectores defensivos a cíclicos aunque con una premisa clara: “no todo lo defensivo deja de valer, ni todo lo cíclico vale”.

Positivos con Latam

Más positivos que otras casas son respecto a los mercados latinoamericanos. Aunque estén más preocupados por México, consideran que puede haber sorpresas positivas en Sudamérica salvo en un escenario de proteccionismo total que “sí sería malo para estos países”, indica Alfredo Mordezki, responsable global de Renta Fija LatAm.

Según la gestora, las economías latinoamericanas continuarán con su recuperación, apoyadas en la estabilización de los precios de las materias primas y del crecimiento en China, además de la mejora de la competitividad por la depreciación de sus divisas. No obstante, estarán pendientes de las políticas económicas, monetarias y comerciales aplicadas por EE.UU., y el efecto sobre estas economías. “Será clave su impacto sobre las divisas y la evolución de los tipos de interés de referencia de la zona”, subrayan. Incluso con un dólar alto, señala Mordezki, países exportadores como Brasil y Perú pueden beneficiarse.

Diversificación

En cuestión de producto, Ana Rivero, directora de Producto y Market Intelligence de Santander AM España, opina que el paso de ahorrador a inversor es obligado de la mano de expertos. Para aquellos ultraconservadores y ahorradores de verdad, contextualiza, también tendrán que sacrificar el plazo en los fondos más conservadores del mercado, los garantizados.

Hoy en día, recalca, el colchón de la renta fija va a ser negativo y ya no se puede tener el 100% de la cartera en bonos asegurándote un cupón del 7,5% como en 1995. A día de hoy es “literalmente imposible”, comenta. Por tanto, apuesta por diversificar, algo que indudablemente “trae volatilidad”.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído