Samy Chaar (Lombard Odier): “La guerra comercial no es una estrategia de Trump para ser reelegido, va de la supremacía de EEUU”


La persistencia de la incertidumbre comercial sigue ralentizando la marcha de la economía mundial. Samy Chaar, economista jefe del grupo Lombard Odier, considera que si se resuelve el conflicto entre Estados Unidos y China mejorará la actividad. Aún así, la actual debilidad se debe fundamentalmente al comercio, por lo que la resolución del conflicto “no reflejará una gran recuperación de los malos datos”.

Además, según Chaar, esto “no es una estrategia de Donald Trump para volver a ganar a corto plazo y ser reelegido, sino que va de la supremacía de Estados Unidos”. En cualquier caso, el experto considera que la confrontación de las dos grandes economías marcará los mercados durante los próximos diez años.

Adicionalmente, los bancos centrales han puesto una “máscara de oxígeno a la economía”, sin embargo, desde la entidad no ven probable “que vayan a aprobarse más medidas de estímulo fiscal”. EEUU ya lo hizo y, en su opinión, Europa se muestra poco dispuesta”. “Los países proclives a la adopción de medidas fiscales cuentan con escaso margen de maniobra presupuestario, mientras que los que sí lo tienen están menos inclinados a utilizarlo”, justifican.

Con respecto al Brexit, considera que hay dos maneras de mirarlo: a corto plazo, que aunque necesite algo más de tiempo alcanzará un acuerdo; y a largo plazo, donde Reino Unido tendrá que seguir manteniendo una posición cercana a Europa porque es su mayor cliente. Por eso cree que “un Brexit duro es peor para Reino Unido que para otras regiones.

Calibrar el riesgo

En este entorno de mercado, desde Lombard Odier no usan la volatilidad como medida de riesgo. “Lo más importante es medir cuánto estás dispuesto a perder si tu cartera va mal. Esto también es medir el riesgo”, explica Chaar. Sus decisiones de inversión se basan en dos cuestiones: por un lado, en el crecimiento y, por otro, en el coste de capital.

Así, distinguen tres tipos de situaciones: de riesgo alto si existe visibilidad del crecimiento y bajo coste del capital; de riesgo moderado si existen riesgos para el crecimiento pero bajo coste del capital; y de riesgo bajo si existen riesgos para el crecimiento y un alto coste del capital. Según Chaar, nos encontraríamos en la situación intermedia. En cualquier caso, el experto descarta cualquier riesgo de recesión.

El crecimiento potencial dividido en dos mundos en los últimos 20 años ha provocado el descontento social. El envejecimiento de la población, los escasos incrementos de la productividad y los altos niveles de endeudamiento son los culpables. Según Chaar, la solución para salir de esta situación es “hacer frente a las desigualdades y centrarse en la innovación y recursos”.

Construcción de la cartera

Así las cosas, su estrategia actual prima la protección de la cartera con activos que lo hagan bien cuando los mercados se comportan mal. Dado que descartan un escenario recesivo, optan por estrategias de carry con clases de activos que ofrezcan income. Y descartan los bonos soberanos, “ahora no ofrecen rentabilidad”, matiza Chaar.

Lo que sí les gustan son las fuentes alternativas de rentabilidad. Entre ellas, el experto cita el real estate, crédito tanto europeo como emergente, o el high yield. “El mundo está cambiando , no podemos seguir obteniendo rentabilidad solo del bund”, alerta.

Por su parte, en renta variable apuestan por las temáticas al invertir en empresas que encuentren soluciones a los problemas del futuro.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído