Salarios de gestores españoles: un asunto muy particular de cada entidad


Frente a otros países como Estados Unidos donde el hablar de salarios es algo habitual, en España es un tema tabú hasta con amigos y familia no directa. Esto se traslada al mundo de la gestión, donde es muy complicado tener una foto fija de los salarios que cobran los gestores de fondos españoles. Como dice la canción “el patio de mi casa es muy particular” y así en cada casa, en cada gestora, el cuánto y el cómo es muy particular.

Lo cierto es que es un nicho laboral que se mueve principalmente por contactos, en el que, frente a otros como la banca privada o los ventas de gestoras, los headhunters tienen poca presencia. Además, no existe ningún estudio oficial realizado sobre este tema, de manera que el obtener datos objetivos y de conjunto es harto difícil.

Funds People ha sondeado a las principales gestoras españolas y la horquilla actual de salarios para gestores estaría entre los 30.000 euros para un gestor junior (menos de tres años de experiencia), a los 50.000 euros de media y 75.000 euros para los senior, es decir, con más de diez años de experiencia. Además, de un bonus de entorno al 20%. En casos de gestores con más responsabilidad, que lleva un equipo o ha sido un fichajes estrella, el salario sí puede superar los 100.000 euros anuales.

Por lo que explican en las entidades, pese a estas medias la realidad es que existe gran dispersión en los salarios que cobran gestores de la misma entidad. Según han ido pasando los años se ha ido bajando paulatinamente el salario genera de las categorías y, además, no es lo mismo un gestor “de toda la vida” de la entidad que una persona a la que se ficha de otra casa. Este último tiene más poder de negociación y, por ende, suele tener un mayor salario que compañeros de mesa.

Un tema muy particular es la metodología que en cada entidad utilizan para calcular el variable que se le paga al gestor. La sensación generalizada es que depende en gran medida de la decisión discrecional de los responsables directos, si bien, en algunas entidades sí tienen más estructurada la metodología. Existen gestoras en las que el bonus se reparte de una bolsa de dinero que se genera dependiendo del negocio de la propia gestora más de la unidad de la que dependen y sobre esa bolsa se reparte entre los gestores.

Sí que suele haber una parte del bonus ligado a la evolución del negocio de la gestora (que se mide sobre la cuota de mercado con la que termina el año o sobre los activos que se ha conseguido incrementar en el ejercicio, dependiendo de las entidades) y una parte ligada a resultados, bien colectivos, bien individuales. Es decir, se miden resultados del equipo (renta variable, fija, multiactivos, etc) y del gestor individual sobre su producto. Esa medición puede ser sobre si se ha batido al índice simplemente o si se le ha batido con mejor binomio rentabilidad/riesgo. Además, también dependiendo de la casa esa medida se realiza simplemente sobre año vencido o en periodo roling de tres años.

En algunas entidades se tiene en cuenta la opinión de la red respecto a la labor de los gestores para una parte de su bonus. De esta manera, se busca que su implicación con el negocio y con la red sea lo más óptima posible.

Tendencia a la baja

El cómo se paga ese bonus también difiere de las entidades. En algunas es un pago directo y en otras se combina pago directo con participaciones sobre acciones del fondo que gestiona el propio profesional. Con este último modelo, la entidad busca una mayor ligazón del gestor con la entidad y mayor alineación de intereses en su labor (ya no sólo gestiona el dinero de otros sino el suyo propio, con lo que, a priori, será más cuidadoso a la hora de tomar riesgos).

Según ha podido saber Funds People, en varias gestoras de primera fila españolas, los gestores no han cobrado bonus en los últimos dos años. En otras ese bonus se ha ido reduciendo paulatinamente y en una de las principales sí que lo mantienen pues se considera más una parte del fijo que un bonus como tal. En todo caso, en general, la tendencia es hacia una disminución salarial y de variable para los gestores, al igual que en otras partes del negocio.

En todo caso, una queja generalizada entre los gestores españoles es la diferencia salarial que perciben frente a sus homólogos de otros países. Según un estudio de Cerulli Associates, el 40% de los gestores senior de las principales gestoras mundiales cobrarán de salario base 225.000 euros en 2012.

Cuando los gestores son socios

Otra particularidad son los gestores-socios. Aunque en España no es muy habitual que profesionales de la gestión se lancen a la aventura empresarial sí hay algunos ejemplos como el caso de Belgravia, Cartesio, Cygnus AM o Alpha Plus. En estos casos la casústica también es variada.

En algunas entidades los gestores que son socios tienen un salario similar al de otros gestores más un variable muy ligado a la evolución del negocio de la gestora. En otras, su salario está prácticamente ligado al cien por cien a la rentabilidad de sus productos, haciendo que la alineación de intereses en la gestión sea completa. Además, en estos casos los gestores suelen tener todo su patrimonio financiero invertido en su propio producto.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído