S&P: Recapitalizar la banca a través del ESM tendrá impacto positivo en los ratings soberanos


La propuesta de los líderes europeos de utilizar el fondo de rescate de la Unión Europea, el Mecanismo de Estabilidad Europeo o ESM en sus siglas en inglés, para recapitalizar directamente a los bancos con problemas podría tener un efecto más positivo en los ratings de los países que en los de los propios bancos, dice Standard & Poors en su informe "Could ESM And A European Banking Union Break The Link Between Sovereign And Bank Creditworthiness?".

En el texto, en el que se pregunta si el ESM y una potencial unión bancaria podrían romper el vínculo entre la calidad del crédito bancario y el público, afirma que una mutualización de los costes de recapitalización vía el ESM podría ayudar a estabilizar los ratings de los países cuyos bancos reciben ayudas porque “evitaría el incremento de su propia deuda”, comenta el analista Stefan Best. De esta forma, el efecto de estabilización podría fluir sólo entonces hacia la calificación de los bancos, y sólo en algunos casos, por ejemplo en aquellos donde la mejora crediticia del país muestre su capacidad de apoyar a su sistema financiero.

El informe advierte de que las ayudas a los bancos probablemente vendrán acompañadas de condiciones, incluyendo aquellas sobre el uso de los fondos o requerimientos de default no sólo para su deuda subordinada sino también en otras clases no subordinadas. “No está claro en este momento si el ESM apoyaría a los prestamistas senior de los bancos de la misma forma que los gobiernos europeos han hecho en el pasado”, dice el informe. Además, el marco propuesto por la Comisión Europea para lograr una unión bancaria disminuiría la probabilidad de un apoyo gubernamental al sector, por lo que S&P determina que las implicaciones de estas medidas en los ratings de los bancos no están claras y, a la espera de que se resuelvan algunas dudas, son incluso negativas.

“El potencial de implicaciones en el rating de los bancos de todas estas propuestas no está aún claro, dado que los estados miembros han de acordar aún importantes detalles, como la forma en que la recapitalización a través del ESM será compartida entre los gobiernos, las condiciones bajo las que los bancos recibirán el apoyo supranacional y el diseño y tiempos de la futura unión bancaria. Creemos que esas cuestiones sin resolver reflejarán los puntos de conflicto y las prioridades de los gobiernos”, dice la agencia.

En resumen, Best considera que la mejor supervisión y regulación, así como el establecimiento un marco efectivo que permita una ordenada reestructuración de los bancos será una forma efectiva de reducir los vínculos entre la calidad crediticia de gobiernos y sistema financiero, desde la perspectiva gubernamental. Pero, desde una perspectiva bancaria, considera que esos vínculos con los gobiernos permanecerán en la mayoría de los casos.

Noticias relacionadas

Lo más leído