S&P afirma que no cambiará el rating de España si pide el rescate


La nota de la deuda española, actualmente situada en BBB+, no se vería afectada directamente en caso de que el Gobierno de España solicite un rescate para el conjunto de la economía, asegura la agencia de calificación S&P. A su juicio, la petición no significaría “un reconocimiento público de que el Gobierno está encontrando dificultades para financiarse por sí mismo a niveles sostenibles en los mercados de capitales”.

Por el contrario, cree que podría ser beneficioso, ya que “los términos potencialmente ventajosos bajo los que puede recibir el rescate completo podrían aumentar las posibilidades de éxito de la ya ambiciosa y políticamente desafiante agenda de reformas económicas”. Además, entiende que la puesta en marcha de las medidas acordadas en la última cumbre de jefes de Estado de la zona euro (sobre las que aún hay dudas) podría ayudar al rating y daría tiempo a las autoridades españolas a poner en marcha reformas económicas y fiscales adicionales que conducirían a restablecer la confianza de los inversores.

Frente a ello, la agencia de calificación de riesgos mantiene dudas sobre cómo avanzará el reequilibrio de la economía, el impulso de la competitividad y generación de empleo, el cumplimiento de los objetivos fiscales por parte de las comunidades autónomas, la estabilización del rápido crecimiento de la deuda pública, y la mejora en la recuperación del sistema financiero español.

Destaca, de hecho, las crecientes tensiones políticas entre el Gobierno central y los autonómicos sobre los tiempos y la forma de cumplir con sus objetivos presupuestarios, y advierte de que las elevadas tasas de paro de algunas comunidades podrían “dificultar el mandato del Gobierno para seguir con las reformas a largo plazo”.

Al tiempo, se mantiene la incertidumbre sobre una posible salida de Grecia del euro, lo que suscitaría el miedo a que España fuera detrás en algún momento y “podría acelerar la salida de capitales" del país y de otros soberanos periféricos, asevera S&P. Eso también podría conllevar el riesgo de poner en peligro permanentemente la capacidad del sector público y privado español para acceder a financiación a tasas sostenibles, así como afectar a su calidad crediticia, añade.

Por último, para explicar el contrapeso entre las ventajas de un rescate y las incertidumbres sobre la situación, la agencia alerta de que “el consenso político entre las autoridades europeas sigue siendo frágil, lo cual podría seguir obstaculizando la buena ejecución de un programa de apoyo coherente y sólido”. 

Noticias relacionadas

Lo más leído