Robots Industriales: el inicio de una megatendencia


TRIBUNA de Jean Karbouyan, analista de Renta Variable de Amundi. Comentario patrocinado por Amundi.

La robótica es una pieza clave en el desarrollo de las fábricas inteligentes y la industria 4.0, una de las dimensiones de la disrupción en las que CPR AM trata de apalancarse con su nueva estrategia CPR Global Disruptive Opportunities

Introducida por primera vez en los años sesenta, la automatización industrial a través de la robótica está experimentando una nueva fase de expansión vinculada a mejorar la productividad y calidad del producto final, así como a la necesidad de compensar los incrementos salariales.

Queremos revisar aquí los fundamentos del mercado de robots industriales como impulso para el crecimiento, así como en relación a los desafíos competitivos a los que se enfrentan los actores establecidos.

Según la Federación Internacional de Robótica (IFR), en 2015 se vendieron 250.000 robots industriales (un 15% más respecto a 2014) por un valor de 11.000 millones de dólares (4% más que en 2014). El crecimiento para el período 2016-2019 se estima en un 13% anual, alcanzando unas ventas de 414.000 robots en 2019. Por otro lado, se estima que el 10% de las tareas de fabricación son realizadas hoy por robots, cifra que podría aumentar hasta el 25% en 2025.

Dos factores principales explican este crecimiento y llevan a la conclusión de que la robotización continuará expandiéndose en los próximos años. En primer lugar, los avances tecnológicos han dado lugar a mayores aumentos de productividad. Según Boston Consulting Group (BCG), el rendimiento de los robots industriales ha mejorado en un 5% anual en las últimas décadas, y una tendencia que debería continuar en el futuro.  En segundo lugar, la disminución del precio de los componentes, como sensores, pantallas y procesadores, reflejado en los menores precios de los robots industriales (-27% en los últimos 10 años para un robot de soldadura, -22% en los próximos 10 años según BCG), ha llevado a un período de amortización más corto para el cliente.

Por lo tanto, la inversión en robots industriales pesa cada vez más frente a la contratación de personal; tanto en los mercados desarrollados como en los emergentes. Según BCG, el punto de inflexión se produce cuando un robot cuesta un 15% menos que un empleado.

Actualmente, el mercado está dominado por cuatro grupos con presencia global: ABB, Kuka, Fanuc y Yaskawa. En conjunto representan alrededor del 50% del mercado.

¿Cuáles son las tendencias regionales, sectoriales y tecnológicas de este mercado?

Desde el punto de vista regional, más del 75% de las ventas de robots industriales se realizan en cinco países: Estados Unidos, Japón, Corea del Sur, Alemania y China. Con la excepción de China; estos países han tenido históricamente sectores altamente desarrollados de automoción y electrónica y deberían continuar entre los principales usuarios mundiales de robots industriales en el futuro. Japón, en particular, se ha fijado el objetivo de robotizar el 25% de sus grandes corporaciones y el 10% de sus pymes en los próximos cinco años.

China se convirtió en el primer comprador de robots industriales en 2013, representando el 27% de las ventas mundiales en 2015. Este aumento ayuda a cumplir dos de los objetivos de China; el primero,  compensar un aumento estructural de los salarios locales y segundo, abordar la escasez de mano de obra vinculada a las tendencias demográficas. El gobierno chino ha hecho de la robotización un pilar de su estrategia para mover las industrias del país hacia una producción de mayor calidad. Por ejemplo, el 80% de las fábricas de la provincia de Guangdong estarán programadas para ser automatizadas en 2020. En 2015, el 35% del crecimiento de las ventas globales de robots industriales podría atribuirse a la demanda de China y para 2018, el país tendrá la mayor base instalada del mundo. Este crecimiento debería continuar más allá de 2018 debido a la baja penetración de robots en la industria china (sólo 49 robots por cada 10.000 empleados en 2015, comparado con un promedio mundial de 69 y hasta 541 en Corea del Sur).

En términos de sectores, la aplicación de la robótica industrial es cada vez más variada. Mientras que el 40% de los robots industriales en uso en la actualidad se encuentran en el sector del automóvil, donde la producción ya está automatizada al 95%, se espera que esta participación disminuya a favor de otras industrias que todavía tienen bajas tasas de penetración.

En 2015, la industria general ha impulsado el crecimiento de las ventas de robots industriales (33% frente a 2014), mientras que el automóvil sólo creció modestamente. En particular las ventas en electrónica (+41%), metal (+39%) y química, plásticos y caucho (+16%) se aceleraron. Estos segmentos, así como la logística, aeroespacial y de alimentos y bebidas debería crecer fuertemente en los próximos años.

Desde un punto de vista tecnológico, los desarrollos en robótica colaborativa - robots más pequeños, ligeros y equipados con sensores - están facilitando la integración de robots en cadenas de producción junto a trabajadores humanos. Además de ampliar el alcance para la aplicación de la tecnología, estos cobots también aumentan su base de clientes, ya que las PYMES también pueden acceder a la tecnología a un coste razonable. Por ejemplo, Universal Robots ha informado de que el período de amortización de sus robots es de 195 días de uso.

Y mientras que los cobots fueron originalmente desarrollados por los nuevos jugadores como Universal Robots y ReThink, los líderes globales ABB, Kuka, Fanuc y Yaskawa han lanzado sus propios modelos en los últimos dos años y pronto dominarán el mercado gracias al alcance internacional de su red de distribución.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído