Tags: Emergentes |

Roboblog


Nuevo post del blog de María Folqué y Montserrat Formoso de Funds People.

Qué miedo, qué temor. Nosotras tan contentas toda la vida, dándonoslas de trabajadoras especializadas a las que las proclamas de Jeremy Rifkin en “El fin del trabajo” nunca afectarían porque jo tía, si somos súper guays y nunca hemos trabajado en la construcción, y va y llega el robot chino. Resulta que en un medio de comunicación chino ya tienen un robot redactor (no será por falta de personal) y que la criatura artificial se dedica a redactar noticias deportivas y ¡económicas! Horror, qué futuro tan negro. De momento se dedica a escribir noticias sobre la inflación, pero nada puede asegurarnos que en breve no esté dándole a la política monetaria. Nos lo imaginamos diciendo algo así como “pero venga hombre, que total 25 p.b. tampoco es que vayan a ninguna parte y que a lo mejor ya no suben más en mucho tiempo” o “Mario, ten cuidado con los bonos municipales”, y nos entran escalofríos.

El caso es que siempre podríamos volver a ser gestoras de fondos, pero ahí el futuro también da pavor con los robonosequé que se saben la teoría moderna de carteras de memoria y se dedican como locos al cálculo de mínimos cuadráticos para ajustar la cartera a la cosa esa de la frontera eficiente. Robots financieros, vosotros que no sufriréis subidas de tensión cuando la cosa se ponga chunga, desde aquí os lo decimos, la frontera es sumamente porosa, ni Donald Trump podría reforzarla, y a veces está muy cerquita del suelo. Id incorporando un contestador automático para cuando empiecen a llamaros los sufridos ahorradores y no sepan nada ni de Markowitz ni de Sharpe pero nombren a sus madres. Menos mal que nos queda nuestra carrera como escritoras, que gracias a lo sencillo que está resultando colgar nuestra obra en Amazon, calculamos que despegará allá por 2017.

Así que nos estamos pensando ponerlo a la venta en Alibabá. Aunque lamentablemente se nos ha pasado el día del Soltero en China. Fallo de timing. Algo se podría rascar de los 14.300 millones de dólares en transacciones que dio para sí el día. Alibaba puso en duda lo de la crisis del consumo en China demostrando ser un genio en lo que a generación de necesidades de consumo se refiere apostando fuerte por el marketing. No es de extrañar el cameo del mismísimo James Bond, ése para el que Aston Martin ha creado un modelo propio (para la próxima entrega pídanselo a Rolls-Royce y así le echan una mano tras el segundo profit warning) y que consolida la cerveza en tema bebercio. ¿Para cuándo 007 tomándose una pale?

Lo inglés y los cuentos chinos nos llevan a Cameron, quien oficialmente inició las conversaciones con los líderes de la UE para modificar los Tratados y ajustarlos a las exigencias de RU. Lo hizo por carta, cosa muy romántica, exigiendo reformas en cuatro ejes: gobernanza económica, competitividad, más soberanía para RU, y política de inmigración desde la UE; y con un mensaje muy clarito: si la UE se reforma a su gusto y necesidades, él hará campaña por la permanencia; si no, la hará por la salida.

Aunque parece una plaga política no son tiempos de ir por libre, pero esto representa una buena oportunidad para dar pasos hacia adelante en la modernización de Europa. El referéndum podría adelantarse a junio de 2016, y las últimas encuestas muestran una caída importante en los últimos meses del apoyo a la permanencia (del 61% al 52%) y un aumento de los que quieren salir (del 27% al 39%). Próximas citas: las Cumbres de jefes de Estado y de Gobierno del 1 y 18 de diciembre. Se esperan debates tediosos. Se buscan roboredactores.

Pero tranquilos, señores, tal como señala Noah Smith en Bloomberg, los robots no están tomando nuestros trabajos aún. Por lo visto el ambiente global no es el más propicio para la inversión por lo que las empresas prefieren esperar sentadas en su liquidez. Pero todo llegará, y el futuro parece pasar por la creación de inteligencia artificial, necesaria en muchos ámbitos ante el vacío sufrido de inteligencia analógica.

Alibaba, quién te pillara

Buena semana.

Lo más leído