Tags: Negocio |

Robo advisor, el nuevo competidor low cost en la gestión


Poco a poco, en la mente de todos aquellos que formamos parte de la industria de servicios de inversión, se va introduciendo la terminología fintech a medida que se extiende la tecnología en nuestras vidas. Fintech (unión de financial y technology) comprende aquellos servicios financieros basados en la innovación tecnológica. Entre ellos, ha permitido que se cuele, aún en una fase muy inicial en España, un nuevo jugador en la industria de gestión del ahorro, los robo advisors. Su futuro, en mi humilde opinión, será de un crecimiento espectacular y será un jugador estructural.

¿Qué son? Un tipo de wealth managers online (con un interface atractivo y sencillo) que proveen gestión de carteras con un mínimo de intensidad de factor trabajo (lo que les permite competir en precio, con una comisión de gestión máxima del 0,5%) y, por tanto, se postulan como una alternativa muy rentable y eficiente.

¿Cómo funcionan? Es un software que invierte automáticamente (utilizando un algoritmo personalizado basado en el modern portfolio theory) optimizando la cartera del cliente y, muy importante, monitoriza y rebalancea la cartera tácticamente. En cierto modo, plantea una commoditización del asset allocation y lo hace disponible para el mass market.

La figura del robo advisor, en mi opinión, será el protagonista de la próxima transformación en el mapa de la gestión en España, tal y como ha sucedido en Estados Unidos donde están invadiendo el sector del asset management. Según la consultora ATKearney, los activos bajo gestión de robo advisor van a crecer, de media, al 68% anual en Estados Unidos en los próximos años y la mitad del crecimiento será a coste de sus competidores.

La pregunta es, ¿los robo advisors harán desaparecer a los gestores tradicionales? Yo creo que no, ni mucho menos. Presentan ventajas y desventajas, y creo se situarán como un jugador de nicho. Las ventajas son en precio y el carácter personalizado y continuo (24/7/365) del asset allocation. En este sentido, representan una ventaja competitiva frente a la actual banca personal, donde con frecuencia se realiza un asset allocation inicial sin monitorización posterior. El carácter online y sin contacto humano tiene pros y contras. Por un lado, es objetivo y sin conflictos de interés. Por otro, nunca podrán sustituir a un gestor personalizado en coyunturas complicadas (por ej, una planificación fiscal o una sucesión) por lo que carecen de ventajas competitivas frente a la banca privada. Por tanto, a la hora de elegir nuestro gestor, debemos considerar el nivel de interacción humana que deseemos. El nicho del robo advisor se concentra en población joven con capitales financieros entre 50.000 y 100.000 euros. Si podrían moverse upstream, está por ver, pero a medida que aumente el capital financiero aumenta el nivel de personalización. No obstante, el robo advising automático no debe conceptuarse como una gestión de segunda división inflexible y poco ajustada a los objetivos y restricciones del cliente. El algoritmo está diseñado por profesionales muy reputados y, con la ayuda de la behavioural finance, se realiza un cuestionario al cliente para perfilar su cartera modelo.

En cuanto al producto, los robo advisors realizan un asset allocation global a un coste muy inferior a la gestión activa y a través (principalmente) de ETF. En este sentido, la desventaja competitiva se centra en que el cliente pierde la ventaja fiscal de la movilización entre fondos de inversión pero, por otro lado, posibilita con mayor efectividad el tax-loss harvesting.

En cualquier caso, este nuevo actor que entra a través de la web colaborará a mejorar la eficiencia de la gestión de activos. Por tanto, debemos darle la bienvenida.

Perteneciente a la serie Visión de Fondo el Profesional CFA

 

Noticias relacionadas

Lo más leído