Tags:

Robeco Lux-o-Rente, para acertar con los bonos gubernamentales


Acabo de terminar de leer la estrategia semanal de mi colega Albert Edwards, gurú cenizo donde los haya que por el momento las está clavando, para mi desgracia, puesto que yo peco siempre de todo lo contrario y quiero seguir así, siendo la más optimista del sector.

Edwards está corto de nuevo en bolsa y retoma su idea de que el SP500 se va a 500 puntos. El mini rebote de las bolsas terminó y ahora nos enfrentamos a una nueva realidad. Si el 2008 nos resultó estresante preparémonos para un 2009 en el que tendremos que digerir la implosión de la economía china, con dos posibles escenarios: cambio caótico de régimen o devaluación del yuan para desgracia de los exportadores del resto del mundo. No sé si Edwards tendrá razón, pero como el fin de semana ha traído también noticias desastrosas para el sector bancario y el lunes nos desayunamos con las deprimentes previsiones de Almunia para España y la posterior guinda de la rebaja de calificación de S&P, no puedo, en conciencia, recomendar ningún activo fuera de la deuda pública.

El problema con los bonos gobierno es que ya no hay donde rascar. Los plazos cortos ahora mismo dan pena, y los largos, sobrecomprados, dan miedo. Por el momento no parece que vayamos a descontar recuperación económica en los próximos meses ¿pero cuándo habrá que cambiar el pie y ponerse muy corto, porque empecemos a descontar inflación? Mi opción es delegar la decisión de duración al modelo cuantitativo de Robeco, que lleva funcionando muy bien desde 1994 con el fondo Robeco Lux-o-rente como vehículo de inversión. Para muestra 2008, año en el que el fondo ha subido un 16,87%.

Las características básicas del fondo son: 100% bonos gobierno (solo EE.UU., Eurozona y Japón), con el 100% de la divisa cubierta a euros, 3.200 millones de euros de activos, y track record desde 1994.

El modelo cuantitativo se fija en las mismas variables que la mayor parte de los gestores: Valoración, para lo que miden la curva de tipos; Crecimiento Económico, para lo que se fija en la bolsa que anticipa mejor que los estrategas la dirección de la economía; Inflación, mediante la evolución del precio de las materias primas; Reversión a la media; Variable Estacional y Tendencia.

En base a estas seis variables, el fondo gestiona exclusivamente duración, y puede ponerse corto o largo en +/- 4,5 años sobre su índice de referencia, el JP Morgan Global Government Bonds. Esto se traduce en un rango amplísimo de duración que va desde 1,5 hasta 10,5 años. En 2008 estuvo muy corto hasta mediados de año, cuando lo que nos preocupaba era la inflación, y muy largo al final, cuando la preocupación era –y sigue siendo-, la recesión.

Si el sistema no tuviera quince años de existencia, su comportamiento en un año aislado no me diría mucho, pero el fondo está entre los tres primeros de su categoría Morningstar (RF Global Divisa EUR) a 10. 5 y 3 años. Por supuesto, el fondo ha tenido años de comportamiento relativo peor al índice: 2007 fue uno de ellos, pero la convicción de Robeco en el modelo hizo que se mantuvieran sus principales premisas, aunque el modelo está en constante revisión para ir introduciendo mejoras. De hecho, en febrero introducen el primer cambio significativo en el modelo desde 2002: una nueva variable cuantitativa, el momentum de la curva de tipos. El quipo cuantitativo de Robeco considera que sobreponderar países con curvas de tipos con más pendiente frente a países con curvas de tipos más planas generan resultados positivos, especialmente en la fase de inicio de relajación de política monetaria.

Ellos sabrán. El modelo lleva funcionando bien catorce años con sus modificaciones periódicas y no tiene por qué fallar ahora. Dados sus resultados tengo más fé en su criterio para anticipar recuperación o inflación que en el de los gurús de la City.

Lo más leído