Tags:

Robeco Emerging Markets Equities, para diversificar la apuesta emergente


Son muchos los estrategas – incluidos los de esta casa – que piensan que cuando se produzca una recuperación bursátil los países emergentes serán unos de los mercados que la lideren. Los argumentos a favor de esta teoría son consistentes. Para aquellos inversores que no deseen centrarse en un país en concreto y prefieran apostar por los mercados emergentes en su conjunto, este fondo puede ser una buena opción, tanto por la distribución por países de su cartera como por la dilatada experiencia y baja rotación de su equipo de gestión.

Son muchos los estrategas – incluidos los de esta casa – que piensan que cuando se produzca una recuperación bursátil los países emergentes serán unos de los mercados que la lideren. Los argumentos a favor de esta teoría son consistentes. En primer lugar, su sistema bancario no está contaminado con activos tóxicos cómo en los países occidentales, lo que facilita que su sistema crediticio vuelva a funcionar con relativa normalidad en cuanto se estabilice la situación financiera. En segundo lugar, sus economías son muy dinámicas y no es extraño que alternen fuertes recesiones con periodos de alto crecimiento, por lo que se adaptan bien a este tipo de cambios.

Para aquellos inversores que no deseen centrarse en un país en concreto y prefieran apostar por los mercados emergentes en su conjunto, este fondo puede ser una buena opción, tanto por la distribución por países de su cartera como por la dilatada experiencia y baja rotación de su equipo de gestión.

El fondo invierte principalmente en empresas de gran capitalización que combinan sólidas previsiones de crecimiento con valoraciones razonables (el estilo de gestión es una mezcla de “value” y GARP).

El proceso de inversiones es muy disciplinado y estructurado. Aunque en un principio los factores top-down fueron los primeros determinantes de la rentabilidad, con el paso del tiempo la contribución de la selección de títulos bottom-up ha aumentado y tiene ahora una importancia similar a la asignación por países.

La cartera cuenta con una gran diversificación, tanto sectorial como por países y valores (incluye entre 120 y 150 compañías). Sectorialmente apuesta por empresas financieras (22,6% del total del patrimonio invertido), energéticas (16%) y de telecomunicaciones (16%). Por países sus principales posiciones están en China (18,9% de la cartera), Brasil (17,9%), Corea del Sur (16,3%), India (8%) y Rusia (6,4%). El peso que otorga a China, Brasil e India nos parece acertado, así como la capacidad de maniobra que se otorga a los gestores (el fondo tiene un tracking error de hasta un 6%).

Asimismo, resaltaríamos la gestión de las divisas, muy activa, con un claro objetivo de reducción del riesgo de tipo de cambio, lo cual es muy importante a la hora de invertir en monedas de países emergentes. De hecho, es uno de los pocos fondos de renta variable emergente que aplica una gestión activa sobre la exposición a las determinadas divisas. También nos parece muy interesante el planteamiento de los gestores de buscar "temas” globales que el equipo gestor piensa van a impactar en valores concretos, concretamente los ligados al crecimiento en China y como influye en el precio de las materias primas, el crecimiento del poder de compra de las clases medias en estos países (consumo doméstico, financieras), la situación política y la mejora de las infraestructuras para apoyar este crecimiento (transportes y eléctricas). En cuanto al equipo de gestión, comentar que el gestor que fundó el fondo, Wim-Hein Pals, es el actual responsable del equipo de gestión. El fondo gestiona actualmente aproximadamente 4.200 millones de Euros. Los componentes del equipo son 7 gestores especializados en distintas áreas geográficas con una formación complementaria (ingenieros, análisis cuantitativo, econometría y economistas) y, algo llamativo, la rotación del equipo ha sido mínima: la gran mayoría ha desarrollado su carrera en Robeco, con una media de 12 años de experiencia en la industria. La rentabilidad del fondo en 2009 es del 10,87%, frente al 3,741% de la categoría.

A 3 y 5 años, el fondo también supera la media ofrecida por los fondos de renta variable global emergente.