Riesgos y oportunidades de inversión en 2016 para los gestores españoles: lo nuevo y lo viejo


Algunos de los principales temores que descontaban los mercados a principio de año y que todavía hoy siguen descontando comienzan a dar paso a otros nuevos, quizá no tan puestos sobre el tapete aún. El gran miedo residía en una posible recesión global, algo que comienza a disiparse entre los gestores españoles.

El director de Inversiones de N+1 SYZ, Ignacio Dolz, no cree que una recesión esté al caer, pero sí que hay “un problema de valoración de los mercados financieros unido a una carestía de crecimiento del PIB”. Para Álvaro Sanmartín, economista jefe y asesor del Alinea Global en MCH IS, “no es en absoluto imposible que la principal sorpresa que veamos en los próximos 12 meses no sea una desaceleración global mayor de la esperada, sino una subida de la inflación más rápida de lo que ahora se prevé por parte de los mercados”.

Sanmartín está convencido de que, una vez se pase el efecto base del crudo, hablaremos de inflaciones generales y subyacentes -la que excluye energía y alimentación fresca- que, en el próximo año, se situarían ligeramente por encima del 2% en Estados Unidos y en el entorno del 1,5% en la zona euro y Japón. “Lo que no parece lógico es que los mercados, y en particular los tipos a largo plazo, descuenten como escenario central uno de muy bajo crecimiento y de inflación a largo plazo próxima al 0% cuando los datos macro y los fundamentos subyacentes para nada están apuntando a ese escenario como el más probable”, pone en contexto el asesor del Alinea Global.

Pero, ¿qué necesitan entonces los mercados para repuntar con fuerza, más apoyos de los bancos centrales? A priori, la Fed es ahora menos agresiva en su intención de subir tipos, y el BCE y el BoJ están dispuestos a comprar lo que haga falta para estimular sus economías. Sin embargo, “nuestra sensación es que lo que podían hacer ya lo han hecho y, por tanto, podemos estar ante una aparente falta de gasolina para que los mercados puedan seguir rebotando a base de inflar el globo. Hace falta que los beneficios empresariales crezcan para ver subidas de las bolsas”, reclama Dolz.

Movimientos tácticos

En N+1 SYZ no esperan rentabilidades atractivas de las bolsas este año, por lo que su última decisión pasa por ser tácticos reduciendo peso de la renta variable en un rebote y comprando si vuelve a caer. “Es la forma de intentar ganar un extra de rentabilidad”, considera la firma. Entre tanto, su CIO reconoce que siguen incrementando exposición en emergentes mediante la compra de una posición en deuda en hard currency. “El área emergente tiene unas valoraciones muy atractivas en deuda y en bolsa, y la estabilización que se está produciendo puede seguir aflorando valor”, cree Dolz.

Profesionales

Noticias relacionadas