Riesgos ocultos


Artículo de Leyre Fernández, FIA, CAIA y profesora del Instituto BME.

¿Hay realmente materias primas físicas por un valor de 270.000 millones de dólares que es lo que hay invertido hoy en día en productos de commodities?. ¿Dónde  y qué cantidad real se guarda de todas esas toneladas de gas natural licuado o kilos de café por poner algún ejemplo?. Probablemente una de las mejores lecciones que nos dio en 2008 el fraude piramidal de Madoff fue la importancia de supervisar realmente a los depositarios y no está de más aplicarla en la actualidad en sentido amplio.

Es curioso que el foco de atención de la gran mayoría de las presentaciones de estos productos de commodities reside en mostrar cómo activamente se gestionan las anomalías que producen, la oferta y la demanda a la hora de fijar los precios, conocidas como contango y backwardation. Es cierto que es un tema importante, porque salvo tres vencimientos el resto suelen ser realmente ilíquidos y no aptos para productos con liquidez diaria, pero hay mucho más.

La normativa UCITS obliga a que, para evitar que el inversor se encuentre con toneladas de soja en la oficina si no rola el futuro, todos los productos deben estar colateralizados a través de un swap. Esto quiere decir que el dinero de nuestros clientes no se invierte en comprar materias primas físicas sino que se deja en un conjunto de activos financieros. Por eso es fundamental analizar los detalles básicos de estos productos. Es clave ver si los recursos que constituyen dicho colateral están invertidos en activos líquidos, y a muy corto plazo, o en estructuras complejas con fuerte riesgo crediticio y hasta en acciones de renta variable. Además tampoco es trivial que, si cuando AIG fue intervenida tenía 30.000 millones de dólares de contratos abiertos en commodities, nos preguntemos por dónde están físicamente guardadas dichas materias primas en la que cree invertir nuestro cliente. 

Puede sonar ingenuo preguntar por la dirección de los almacenes y su capacidad de almacenamiento pero es un campo por explorar, que da un indicador de cómo de apalancado está este activo y, que explica, porqué es tan importante que los swaps de materias primas sean liquidados recurrentemente para garantizar que la liquidez del fondo es realmente diaria y el NAV verdaderamente representativo.

Estas verificaciones que pueden parecer demasiado obvias son fundamentales para maximizar la seguridad del patrimonio de nuestros clientes.


* Leyre Fernández, FIA CAIA y profesora del Instituto BME, publica en el número de noviembre de la revista Funds People un artículo sobre inversiones en materias primas: sus riesgos y vehículos que se encuentran actualmente en el mercado a través de los que invertir en este tipo de activo.

Si eres profesional del sector de la gestión y todavía no recibes la revista mensual Funds People, puedes suscribirte a través de www.fundspeople.com. Una vez logado en la web, en la pestaña Mi Perfil/Mis suscripciones puedes completar tus datos postales para que, cada mes, te llegue la revista de manera gratuita a tu lugar de trabajo.

Profesionales
Empresas