Riesgo político: todas las fechas calientes del trimestre que debe anotar en la agenda


El riesgo político en el mundo desarrollado está empezando a abrirse un hueco como riesgo de cola relevante en la mente de los inversores. Si hace unos días era el director de inversiones de Deutsche AM el que alertaba del incremento del número de riesgos políticos, y del aumento de la influencia de estos riesgos sobre las distintas clases de activo, ahora es AXA IM la que advierte a los inversores de la necesidad de estar preparados para el volumen de eventos en la agenda política programados entre mayo y julio.

Según Maxim Alimi, analista y estratega de la gestora, esa serie de acontecimientos políticos “probablemente impulsen la volatilidad en 2016, especialmente en el mes de junio”. Sin embargo, continúa el experto, “el riesgo real descansa sobre el largo plazo”, debido a la constatación de que “por primera vez desde la década de 1950, el euroescepticismo está amenazando al proyecto europeo”.

Puede consultar en la tabla adjunta el calendario con todas las fechas que considera relevantes el analista de cara a los próximos meses.

Quién Evento Fecha
España Fecha límite para formar gobierno 2 de Mayo
España y Portugal Negociaciones con la Comisión Europea para establecer el presupuesto de 2016 Mayo
BCE Comienzo del programa de adquisición de bonos corporativos Junio
BCE Reunión del Comité de Gobierno 2 de Junio
Reserva Federal Reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) 15 de Junio
Reino Unido Referéndum sobre la permanencia de Reino Unido en Europa 23 de Junio
España Fecha posible para las nuevas elecciones generales 26 de Junio
BCE Primera ronda de los nuevos TLTROs (TLTRO 2) 28 de Junio
Grecia  Vencimiento de 2.300 millones de deuda del BCE  20 de Julio

España: espere nuevas elecciones

Aunque el riesgo de Brexit ocupa un lugar importante en la lista de peligros que amenazan a la UE, el analista constata que “una serie de otros problemas sin resolver también podrían resurgir en junio”, y bajo su punto de vista el primero de ellos es la situación política en España. “Tal y como esperábamos, es probable que las negociaciones actuales terminen en nuevas elecciones. Los intentos de construir una coalición de izquierdas entre el PSOE, Podemos y Ciudadanos apenas han progresado”, añade el experto. Alimi piensa que “aún sigue siendo posible un acuerdo de última hora, especialmente en un contexto en el que Pedro Sánchez pueda perder el liderazgo de partido en fracaso”.

Sin embargo, el escenario central con el que están trabajando en AXA IM prevé que no se alcance ninguna clase de acuerdo. Como la fecha límite para formar gobierno es el próximo 2 de mayo, prevén que se tengan que anunciar elecciones otra vez en junio. De cumplirse este guión, el analista alerta de que “el peligro es que las nuevas elecciones puedan acabar con un resultado similar”, lo que vuelve a remitir a su comentario sobre que los riesgos políticos van a ser determinantes en el largo plazo. “Una parálisis prolongada puede convertirse en riesgo, al empezar los mercados a dudar demasiado”.

Dicho esto, el estratega afirma que “la ausencia de gobierno no son necesariamente malas noticias, el movimiento de precios en los mercados ha sido anodino desde febrero”.  De hecho, Alimi no descarta que “el gobierno interino de Mariano Rajoy pueda implementar algo de austeridad fiscal este año, aunque bajo el cuidadoso escrutinio del Parlamento”.

¿Grexit otra vez?

El acuerdo in extremis de Grecia con el FMI el verano del año pasado ha dado tregua a los mercados por unos meses. Sin embargo, después de las recientes reuniones en Washington entre representantes griegos, de la Troika y del FMI, puede que se reavive la polémica. “En primer lugar, los recientes comentarios mordaces demuestran lo agria que es la relación entre el FMI y el gobierno griego. Como es habitual, Alexis Tsipras está jugando en dos niveles: gestionar las negociaciones con acreedores internacionales mientras que se asegura el apoyo de su coalición interna”, explica el estratega. En segundo lugar, se fija en que “las divergencias entre el FMI y los europeos se han profundizado respecto al tema de la sostenibilidad fiscal. El FMI necesita asegurarse de que Grecia sigue siendo solvente y demanda una reestructuración contundente de la deuda, un imposible político en el caso de Alemania”. En este caso, Alimi cree que el riesgo es que los mercados revivan la situación de 2015, porque el gobierno griego vuelve a afrontar otro vencimiento de deuda de 2.300 millones que debe devolver al BCE en julio.

“Tenemos una confianza razonable en que se alcance un acuerdo, aunque probablemente se deje para el último momento. Tenemos menos certeza sobre la habilidad de Tsipras para mantener cohesionada su coalición si se le piden más medidas de austeridad (en particular sobre la reforma de las pensiones)”, comenta el analista.

Portugal tendrá que apretarse (más) el cinturón

El tercer peligro de la lista de Alimi es Portugal. “Después de la sorprendente formación de una coalición izquierdista en noviembre de 2015, el presidente Costa ha devuelto seguridad a los mercados al mostrar buena voluntad con su política económica. Sin embargo, un rescate bancario inesperado el año pasado (el de Novo Banco) ha llevado el déficit presupuestario al 4,4%, muy por debajo del objetivo del 3%”, explica el analista. Con estos mimbres, en AXA IM prevén que la Comisión Europea demande a Portugal una mayor consolidación: “Una revisión en mayo de la implementación actual del presupuesto puede dar como resultado la petición de esfuerzos adicionales, con el riesgo de que aumente la inestabilidad de una forma similar a la del episodio vivido en febrero”, concluye el experto.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído