Retorno absoluto y exposición a emergentes: las grandes apuestas de Renta4


La incertidumbre que impera en los mercados ha provocado que gran parte de la demanda de fondos en España se centre en productos de menor volatilidad. Aunque en 2007 ya lanzó el fondo Pegasus, Renta 4 ha seguido respondiendo a esta idea con nuevos productos de retorno absoluto, como el Renta 4 Retorno Dinámico lanzado a finales de 2009 o el Renta 4 Valor Relativo, nacido el año pasado. Gran parte de la apuesta de la gestora de cara al próximo semestre se basa también en este tipo de fondos, que siguen captando capital y que previsiblemente seguirán haciéndolo en un complicado entorno económico.

 

De hecho, las suscripciones en los productos de gestión alternativa explican parte del éxito de la entidad, que en la primera mitad de año incrementó sus activos en un 25%, según explica Antonio Fernández Vera, presidente y consejero delegado de Renta 4 Gestora y de Renta 4 Pensiones. De ellos, unos 70 millones de euros provienen de captaciones netas y el resto, de la rentabilidad derivada de la evolución del mercado. “Esperamos seguir esta tendencia y acabar el año con un mayor crecimiento patrimonial”, comenta. Para conseguirlo, la gestora planea registrar en Dublín su gama de gestión alternativa, con el objetivo fundamental de crecer fuera de España.

 

Aunque parte de los fondos de retorno absoluto tienen bajas volatilidades, la gestora apuesta también por productos de este perfil con mayor riesgo, para que “de forma proactiva aprovechen las oportunidades para entrar en un mercado en mínimos”, según Miguel Jiménez, gestor de fondos del área alternativa. Entre las estrategias por las que están apostando en renta fija, destaca la toma de posiciones largas en crédito de empresas españolas que cubre con posiciones bajistas en el euro. “El impacto de la crisis de deuda se verá sobre todo en renta fija y, porque pensamos que España no tendrá que reestructurar su deuda, apostamos por aprovechar todo el ruido para comprar renta fija corporativa española, en firmas como Santander o OHL, cuya rentabilidad compensa”, comenta Jiménez. El gestor también hace apuestas macroeconómicas relacionadas con una posible quiebra de España y la interrupción de subidas de tipos en eses caso. “Sacaremos algún fondo más con esta idea de retorno absoluto y renta fija”, explica, comentando que aunque la tendencia de la industria es hacia la concentración, hay que tener alternativas para los clientes.

 

La gestora también se trata de aprovechar las oportunidades en renta variable, con productos como el Renta 4 Valor, gestionado por Javier Galán, responsable de renta variable nacional, que se decanta por sectores más visibles que el financiero, reducido a la mínima expresión en su cartera. Lo que el gestor busca es crecimiento de beneficios por acción, en compañías con gran exposición fuera de Europa y sobre todo en emergentes, otro de los grandes temas por los que Renta 4 apuesta de cara al segundo semestre del año. En este sentido, juzga atractivos sectores como el petrolero, algunas tecnológicas europeas como Philips o automovilísticas, bien posicionadas en dichos mercados, así como empresas de consumo como Danone, Unilever o Procter & Gamble. Y, y en menor medida, empiezan a estar positivos en eléctricas, sobre todo alemanas.

 

Renta variable: el activo donde hay que estar

En general, y aunque los gestores cuentan con visiones independientes, la gestora es positiva con los mercados emergentes y apuesta por la apreciación de sus divisas, así como con la renta variable, “el activo en el que hay que estar para los próximos 10 años a pesar de la volatilidad” a juicio de Galán.

 

“La volatilidad de los mercados y los bajos rendimientos de las bolsas en la última década han provocado muchas salidas de renta variable, pero está en niveles de valoración propios de los años 80, mientras los retornos de la renta fija no llegan ni a cubrir la subida de la inflación”, comenta, criticando la baja exposición a bolsa de los planes de pensiones. Y es que considera que un cupón del 3% es mucho menos atractivo que unos dividendos de en torno al 6% - 7% incluso para inversores más conservadores. De ahí su apuesta a largo plazo por el activo, si bien reconoce que a corto habrá incertidumbre. “Las bolsas ofrecen recorrido al alza aunque el mercado tampoco es alcista para mantener una postura de comprar y mantener”, matiza Jiménez, que habla de un mercado de rangos que exige una activa gestión.

 

Sobre el sector financiero, los expertos dudan de su valoración, si bien reconocen que en España los bancos

ofrecen transparencia, pero “es imposible saber con exactitud la situación de bancos europeos”, según Galán. Pese a las próximas salidas a bolsa de Bankia y Banca Cívica, asegura que el sector tiende a la concentración y con respecto al sector inmobiliario, afrirma que aún faltan años para la normalización, si bien ve oportunidades en compañías medianas y pequeñas como CAF, Jazztel, Tubos Reunidos, Tubacex, o Cie Automotiv.

Empresas

Lo más leído