Retorno absoluto en mercados emergentes: la última aventura en la que se ha embarcado Sam Vecht


En los últimos meses, BlackRock ha venido incrementando su capacidad de inversión en mercados emergentes. Hace apenas tres semanas la gestora lanzaba al mercado el BSF Emerging Market Allocation, fondo mixto que se unía a dos productos de renta fija, el BGF Emerging Markets Corporate Bond Fund y el BGF Emerging Markets Investment Grade Bond Fund y a un fondo de retorno absoluto, el BSF Emerging Markets Absolute Return Fund, lanzados todos ellos hace algo más de un año. Este último se trata de un fondo con un patrimonio de apenas 21 millones de dólares, que está en manos de Sam Vecht, uno de los gestores más reputados de la industria. Vecht es responsable del equipo de renta variable de mercados emergentes de BlackRock y ha explicado en una entrevista a Funds People cuál es el posicionamiento, estrategia y visión en un entorno de mercado que se ha vuelto muy difícil.

P. ¿Cuál es el desglose de su asignación de activos?

R. El 100% de la exposición bruta del fondo está asignada a renta variable o posiciones sintéticas en renta variable. A 31 de enero de 2014, la exposición bruta alcanzaba el 137%, mientras que la exposición neta se situaba en el 3%.

P. ¿Cuenta actualmente con posiciones cortas en el fondo? ¿Puede dar un ejemplo de alguna de esas estrategias?

R. El fondo BSF Emerging Markets Absolute Return tiene la capacidad de adoptar posiciones tanto largas como cortas. En cuanto a las posiciones cortas, somos pesimistas con respecto a algunos países de la ASEAN, en los que creemos que algunas acciones de consumo actualmente están cotizando unos precios perfectos en un mundo imperfecto.

P. ¿Por qué cree que el retorno absoluto es un acercamiento adecuado para abordar la inversión en mercados emergentes durante los próximos 3 a 5 años?

R. Invertir en renta variable emergente a través de un fondo de retorno absoluto es una buena forma de aprovechar las ineficiencias del mercado y sacar partido de la volatilidad. Se trata de una estrategia ideal para aquellos inversores que deseen obtener exposición a un producto de generación de alfa que constituye una fuente de rentabilidad sin correlación con el mercado. El objetivo del fondo es generar alfa aprovechando la brecha que existe entre la percepción y la realidad, la cual genera ineficiencias en los mercados emergentes.

P. ¿Para qué perfil de inversor está pensado su fondo?

R. En nuestra opinión, el fondo podría resultar atractivo para aquellos inversores que deseen obtener cierta exposición a la renta variable emergente, pero que no estén dispuestos a asumir todo el riesgo del mercado ni de la volatilidad asociada. El fondo también podría atraer a los inversores con preferencia por el retorno absoluto, que buscan una fuente de rentabilidad  sin correlación con el mercado.

P. ¿Cuál es la volatilidad actual del fondo?

R. La horquilla de volatilidad oscila entre el 4% y el 8% (actualmente se encuentra en el 5%). El fondo no guarda correlación alguna con el índice MSCI Emerging Markets y busca aprovechar las oportunidades que se derivan de las ineficiencias de estos mercados.

P. ¿Qué estilo de inversión utiliza para seleccionar valores para su cartera?

R. Nuestra filosofía de inversión se fundamenta en identificar acciones de calidad. El equipo de gestión cuenta con una amplia experiencia de inversión en mercados emergentes y lleva a cabo un extenso trabajo de investigación sobre el terreno. Creemos que, a la hora de invertir en estos mercados, resulta fundamental obviar el ‘ruido’ con el propósito de encontrar buenas oportunidades que generarán rentabilidades para nuestros clientes. Nos centramos en empresas que están mejorando su flujo de caja y que pueden presumir de tener un gran potencial dado que operan en países en los que la situación político-económica está mejorando.

Nos aseguramos de asignar el capital de nuestros clientes donde es necesario y dónde haya ciertas garantías legales, controlando la volatilidad a la vez que tratamos de maximizar una rentabilidad absoluta positiva.

P. ¿En qué países o sectores ve oportunidades con esta filosofía de inversión?

R. Somos optimistas con respecto a India, un país que creemos que se mantendrá entre los mejor situados en materia de perspectivas de crecimiento del capital a largo plazo dentro del universo emergente, en lo referente a las posiciones largas.

Asimismo, tenemos una visión optimista acerca de algunos países de Europa del Este, una región que se ha pasado por alto durante demasiado tiempo. Creemos que la recuperación económica de la eurozona tendrá una repercusión positiva en los mercados de renta variable de Europa del Este, algunos de los cuales han estado cotizando a valoraciones históricamente bajas.

P. ¿Piensa que la retirada oficial del QE3 volverá a provocar ventas tan fuertes como las que se vieron durante el pasado verano? En este sentido, ¿cuál diría que es actualmente su mayor preocupación o el mayor riesgo que detecta en los países en vías de desarrollo?

R. Creemos que el mayor riesgo de invertir en mercados emergentes radica en entrar en inversiones saturadas. Actualmente, muchos inversores son pesimistas con respecto a los mercados emergentes y creemos que esto ofrece una oportunidad. Este pesimismo encuentra su razón de ser en la debilidad del crecimiento y en la preocupación con respecto a la retirada de los estímulos por parte de la Fed.

No obstante, no todo es maravilloso en los mercados emergentes y seguimos preocupados por la falta de liquidez. Sin embargo, a corto plazo, teniendo en cuenta el pesimismo reinante, las divisas y, lo que es más importante, los tipos de cambio reales que han experimentado un ajuste notable, esperamos que un repunte del crecimiento liderado por el aumento de las exportaciones reavive el entusiasmo.

P. ¿Cree que la diferenciación entre países emergentes será una tendencia de inversión en los próximos años? ¿Qué otras tendencias de inversión destacaría del universo emergente?

R. Cada vez es más difícil referirse a los mercados emergentes como un conjunto debido a la creciente diferenciación que existe entre cada país, lo cual aumenta la importancia de monitorizar los países atendiendo a sus fundamentales.

En lo que a operar en mercados emergentes se refiere, la ventaja de una estrategia de retorno absoluto es que el equipo puede diferenciar entre los distintos países emergentes. En 2013, éramos optimistas acerca de los países carry trade. Debido a los ajustes económicos que están teniendo lugar, nuestro pesimismo se ha tornado en optimismo. Y es esta flexibilidad para generar rentabilidades positivas —independientemente de las condiciones del mercado— la que atraerá la atención de los inversores en 2014.

Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído