Resurgen los fondos emergentes al aumentar el apetito por el riesgo


Los flujos hacia los fondos de renta variable de mercados emergentes replicados por EPFR Global alcanzaron su nivel más alto en 10 semanas durante la segunda de junio, como resultado de unos buenos datos macroeconómicos que marcaron el camino para evadirse de los problemas de crédito que llevan marcando la tendencia inversora desde principios de mayo. En este contexto, 37.000 millones de dólares salieron de los fondos monetarios, lo que subraya el deseo de los inversores de poner su dinero a trabajar, según EPFR Global Fund Data, aunque parte de ese capital terminó en vehículos de corto plazo como ETF.

Y es que el sentimiento hacia los mercados en desarrollo mejoró debido a que los inversores empezaron a prestar más atención a los sólidos números en EEUU, lo que sugiere una recuperación por las exportaciones, así como algunos datos industriales en la eurozona. Así, los fondos de renta variable emergentes captaron 2.500 millones de dólares, en su segunda mejor semana del año, y se dirigieron especialmente a Asia, frente a las salidas en Latinoamérica, que ya suman 10 semana seguidas.

Entre los signos más explícitos de recuperación del apetito por el riesgo destacaron los flujos semanales hacia los fondos de bonos high yield (164 millones de dólares), en positivo por primera vez desde mayo, junto con los 659 millones de dólares que entraron en los fondos de renta fija de mercados emergentes, así como la ruptura de la tendencia de cinco semanas consecutivas de reembolsos en fondos de renta variable japonesa y el repunte de las entradas en los productos de bolsa global.

En general, los de renta variable sumaron 15.390 millones de dólares, si bien sólo 10.800 millones fueron a parar a un ETF estadounidense, mientras los fondos de renta fija atrajeron 3.190 millones de dólares netos en la semana terminada el 16 de junio.

 

Lo más leído