Resaca electoral en Escocia: ¿qué activos se pueden ver beneficiados?


Finalmente, el 'no' ha vencido al 'sí' en Escocia en una proporción del 55% frente al 45%. Tras la resaca electoral... ¿qué? El economista europeo de Schroders, Azad Zangana, comenta que “la noticia supondrá un alivio tanto para los inversores como para los mercados financieros, tal y como ha reflejado el repunte durante la madrugada (del 19 de septiembre) de la libra esterlina frente al euro y al dólar estadounidense”. No obstante, el experto considera que, aunque Escocia siga formando parte del Reino Unido, “los inversores a largo plazo tendrán en mente el riesgo de secesión y podrían exigir una prima sobre las inversiones en renta fija en Escocia de cara al futuro”.

Zangana también pone en contexto esta consulta en relación con el referéndum que planea sacar adelante el gobierno conservador británico de revalidar su victoria en las urnas el año que viene: “Que Escocia continúe formando parte del Reino Unido también reduce el riesgo de que este país salga de la UE, aunque dicho riesgo sigue siendo considerable. Los residentes escoceses están más a favor de permanecer en la UE, en comparación con el resto del Reino Unido, donde la mayoría está a favor de una salida”. “En general, se han evitado trastornos graves y ahora podemos centrarnos en volver a trabajar por la sólida recuperación económica en curso. Es probable que el Banco de Inglaterra siga adelante con la subida de tipos de interés a principios del próximo año si se erradica la incertidumbre política”, concluye Zangana. 

Paras Anand, director de renta variable europea en Fidelity Worldwide Investment, juzga que “el éxito final de la campaña unionista se puede acreditar a un replanteamiento del voto contrario a la independencia como un voto por el autogobierno, lo que subraya el hecho de que, con la emoción aparcada, los dos lados de la discusión habían estado siempre mucho más cerca de lo que hubieran querido admitir”. En su opinión, si se tiene en cuenta este punto y el posible referéndum sobre la permanencia de Reino Unido en la UE, “podríamos esperar un largo período de debilidad de la libra, sobre todo en relación con el dólar”.

En este punto, la visión de la gestora es positiva: “Pensamos que esta situación sería una buena noticia para el sector corporativo del Reino Unido, dada la gran proporción de los ingresos y beneficios provenientes del extranjero, y por lo tanto beneficiaría al mercado en general. Por otra parte, mientras este ambiente de inestabilidad política sea dominante, es difícil ver cómo el Reino Unido podría experimentar algo más que un modesto incremento de los tipos de interés a corto plazo en los próximos años, lo que debería, en cualquier caso, ser beneficioso para la economía doméstica en su conjunto”, explica Anand.

Paul Stephany, gestor de renta variable británica de Newton, filial de BNY Mellon IM, comparte esta visión: "El mercado debería describir a partir de aquí un recorrido al alza, dados los temores previos a una fuga de capitales y a factores de incertidumbre clave en materia de moneda e impuestos". El gestor pone como ejemplos compañías petroleras como BP, y auxiliares de las mismas como Wood Group, que "pueden ahora concentrarse en su rutina diaria en lugar de en planes de contingencia, siendo la transparencia sobre el régimen tributario fundamental para sacar el mayor partido de lo que quede en el Mar del Norte". El experto considera que "el sector financiero también debería beneficiarse de la disminución de las preocupaciones; por ejemplo, la cotización de las acciones de Standard Life y Lloyds es probable que experimente un rebote".

Impacto sobre el mercado de la renta fija

Anthony Doyle, director de especialistas de inversión en M&G Investments, estudia el impacto del 'no' sobre las referencias de renta fija del mercado británico. Doyle se fija en que la primera reacción del mercado se ha centrado en la parte final de la curva, “al volver los inversores a centrarse en la perspectiva de un endurecimiento de la política monetaria, actualmente puesta en precio para febrero de 2015”. 

El experto observa que el entorno permanece favorable para la renta fija corporativa. “Ayudados por la baja tasa de impago, esperamos que los diferenciales puedan tensarse hasta sus niveles de 2005/2007”, indica. Asimismo, apunta que ahora mismo su espacio preferido se centra en las emisiones BBB, “donde los bonos corporativos británicos parecen una inversión ajustada al riesgo en este punto del ciclo”. Dentro del universo high yield también cree que el entorno seguirá siendo favorable, afirmando que “sólo hay una baja probabilidad de default en el corto plazo”. 

El contrapunto lo ponen en Insight Investment, también filial de BNY Mellon IM, al mantener una perspectiva negativa, si bien modesta, sobre los gilts británicos, "sustentada en nuestra opinión de que los mercados no están reflejando plenamente en los precios de los activos el nuevo ciclo de subidas de tipos de interés que arrancará el próximo año", explica Andrew Wickham, responsable de renta fija británica e internacional de la firma.  

 

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído