Repsol, Telefónica y firmas portuguesas: denominadores comunes en las carteras de bolsa ibérica


Los tres gestores de renta variable ibérica que participaron recientemente en la segunda Conferencia de Inversiones organizada por Morningstar en Madrid tienen en sus carteras grandes compañías españolas como Repsol o Telefónica. Gonzalo Lardiés, Fernando Bernad e Iván Martín (gestores de Banco Madrid Gestión de Activos, Bestinver AM y Santander AM, respectivamente, y de izquierda a derecha en la foto) también tienen en común la inversión en compañías portuguesas como Semapa, firmas de telecomunicaciones como Portugal Telecom o de papel como Portucel.

Las posiciones en el país vecino se deben más bien a las compañías en sí y no tanto al atractivo del país, algo que caracteriza su estilo de inversión, junto a “la disciplina y el criterio propio” para separar el grano de la paja. Así, Martín tiene en Portugal en torno a un 10% de las posiciones del fondo que gestiona desde hace unos meses, Santander Acciones Españolas, principalmente en empresas exportadoras que generan sus ingresos fuera del país, como Semapa, Portucel o la eléctrica Galp, según explicó en el evento de Morningstar. En la cartera de Lardiés, el peso de las firmas lusas se sitúa en torno al 6%, con dos nombres a cierre del trimestre, según datos de la CNMV: Portugal Telecom y Semapa.

En la cartera del Bestinver Bolsa, las acciones portuguesas representan en torno al 35% del patrimonio del fondo, con datos de la CNMV a cierre del primer trimestre. El atractivo, según explica Bernad, es la historia de las compañías, como la de Semapa, que está desde 2007 entre sus principales posiciones. En su cartera también figuran firmas como Electricidade de Portugal, Ibersol, Zon Multimedia, Altri, Portugal Telecom o Galp Energía. La firma de comercio minorista y negocio inmobiliario Sonae también está en la lista, aunque la historia es distinta: “Está más ligada al negocio doméstico pero tiene una gran calidad y cotiza con un importante descuento con respecto a su valor real. En caso de situación negativa, el margen de seguridad es suficiente”, comenta.

Grandes compañías

En las carteras de los tres gestores también figuran nombres de grandes compañías españolas como Telefónica o Repsol. En Bestinver entraron recientemente en la firma de telecomunicaciones, una decisión que Bernad justifica “por el cambio de estrategia más que por el cambio de gestión”. Además, considera que el daño de la marca España ya está recogido en precio. Otro punto en común es Mediaset España, aunque Martín explica que no es muy positivo en el sector de medios porque, aunque las privadas se reparten el pastel de la publicidad, éste es cada vez más pequeño.

Con respecto a otro gran valor español, Inditex, no hay consenso. Solo Martín lo tenía en cartera a finales del primer trimestre. El gestor es positivo y menciona la ventaja de que la compañía no tenga deuda y, técnicamente, no pueda quebrar. Como argumento contra los que hablan de su carestía, explica que uno de sus grandes atractivos es el retorno sobre el capital invertido. “Pocas compañías sin deuda pueden dar un retorno de en torno al 30% sobre la inversión. Inditex tiene una gran capacidad de poner el dinero a trabajar”, dice. Un factor que también le hace ser positivo con Viscofán o Amadeus –“con un retorno sobre el capital de más del 20% y líder mundial que opera uno de cada tres vuelos”-, también en su cartera.

También Bestinver tenía en cartera Amadeus el año pasado, pero ahora ya no. “Lo importante es dónde asignan las compañías el capital, el retorno que consiguen y su estructura financiera, y no tanto el PER. Algunos PER son bajos pero son trampas de valoración”, apostilla Martín.

El sector del acero

Tanto Martín como Bernad son positivos con el sector del acero y tienen Acerinox y ArcelorMittal en sus carteras. “Hay un problema sobrecapacidad en Europa y Asia y compramos buenas compañías en niveles deprimidos”, dice el segundo. Pero Lardiés se abstiene, de momento, pues considera que “es extraño que la tendencia negativa no haya revertido aún: a veces los ciclos de negocio de las firmas industriales están rotos”, dice.

En cuanto a bancos, solo Martín tiene, más bien fruto de la herencia del anterior fondo que él gestiona desde hace unos meses, cuando se incorporó a Santander AM desde Aviva Gestión. Ha vendido posiciones pero le quedan tres: Santander, BBVA y CaixaBank. “CaixaBank tiene ventajas competitivas a nivel nacional, su valoración es menor a su valor en libros y cuenta con palancas operativas, bajos costes y sus retornos sobre el capital son mejores que los de otros bancos. Sus participadas y su fuerte cuota de mercado en negocios como la domiciliación de nóminas y ventas de seguros y planes de pensiones también son puntos positivos”, dice.

En general, los gestores adoptan una postura neutra ante los dividendos y las compañías que ofrecen cifras altas, y los consideran una forma más de asignar el capital. Con respecto a la necesidad de capitalización de las compañías españolas, los expertos creen que dependerá de la situación macroeconómica para los próximos años.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído