Repaso al Legg Mason Western Asset Macro Opportunities Bond: análisis de resultados, visión de mercado y principales convicciones


El Legg Mason Western Asset Macro Opportunities Bond es el fondo estrella de Legg Mason en España, donde cuenta con Sello Funds People, con doble calificación: Favorito de los Analistas y Blockbuster. El producto, gestionado por Ken Leech, generó el año pasado una rentabilidad en torno a un 17% en términos netos.

“Nuestra estrategia de inversión de 2019 se sustentó en dos temáticas centrales de inversión. La primera de ellas se basaba en la hipótesis de que el crecimiento tanto en EE.UU. como a escala mundial mostraría resistencia. La segunda, en el supuesto de que las políticas monetarias a escala mundial, y especialmente la estadounidense, tendrían que adoptar un cariz mucho más acomodaticio. De estar en lo cierto, los sectores spread batirían con holgura a la deuda pública”, explica a Funds People Joe Filicetti, especialista de producto de Western Asset. Su controvertido pronóstico a principios de año de que los bancos centrales aplicarían políticas más acomodaticias también se hizo realidad, lo que apuntaló la estrategia.

Uno de los argumentos que ha dado forma a las previsiones económicas de Leech ha sido el firme convencimiento de que la inflación se mantendría en niveles muy contenidos y que el proceso de normalización de la misma —que debe preceder a la normalización de los tipos de interés— no solo tendría una duración más que considerable, sino que también exigiría la aplicación de estímulos monetarios de manera sostenida. “El riesgo de una caída de mercado en caso de que el crecimiento económico flaquease ha llevado a los bancos centrales a centrarse de manera más directa en los objetivos de inflación”, afirma Filicetti.

En EE.UU, en el equipo creen que la Fed ha adoptado, en esencia, un enfoque basado en la inflación real, en lugar de en la prevista. “La flexibilización de la política monetaria en tres ocasiones, en un contexto en que las previsiones de inflación seguían situándose por debajo del objetivo —al mismo tiempo, el PIB, la tasa de desempleo y las condiciones financieras (con un mercado bursátil en máximos históricos) habrían impedido anteriormente recortar los tipos—, constituye la prueba definitiva de que los hechos cuentan más que las palabras”.

En Western Asset consideran que los spread podrían volver a brindar la mayor oportunidad en el segmento de renta fija en 2020.Nuestras perspectivas para 2020 apuntan a que la economía estadounidense registrará un crecimiento moderado con una inflación en niveles anémicos. Este año el crecimiento a escala mundial se caracterizará por una menor ralentización. En Europa, los nubarrones de Italia y del Brexit parecen estar disipándose. No obstante, el éxito de esta previsión reposa en gran medida en la evolución de China. Ello nos vuelve a llevar a nuestra estrategia de inversión. A pesar de que los sectores spread han obtenido una rentabilidad excepcional en 2019, creemos que la hipótesis más probable es que sigan registrando un comportamiento superior frente a la deuda pública de los mercados desarrollados”, afirma.

Sin embargo, los inversores en renta fija mundial buscan con ahínco rendimientos. “Los bancos centrales no volverán a subir próximamente los tipos a corto plazo. Parece que la política monetaria mantendrá su carácter acomodaticio. Tenemos la esperanza de que las perspectivas de crecimiento económico mejorarán lentamente. Ello sugiere que el contexto para los sectores spread seguirá siendo favorable”.

La cartera está posicionada para generar un carry positivo y emplear la duración como contrapeso a los activos de riesgo en caso de que el crecimiento sea menor del esperado o de que se produzcan otros resultados desfavorables. “Creemos que el crecimiento moderado y el reducido nivel de la inflación contendrán los tipos a más largo plazo y que el contexto para obtener carry podría brindar la mejor oportunidad para lograr una rentabilidad superior frente a la deuda pública”.

La posición de predisposición al riesgo más significativa se encuentra en los mercados emergentes, con especial énfasis en captar rendimientos reales elevados, puesto que “los mercados desarrollados no ofrecen semejantes diferenciales de rendimiento real. En términos de valoraciones, los rendimientos reales en los mercados emergentes siguen siendo interesantes y, en la actualidad, se sitúan de media 170 puntos básicos por encima de los de los mercados desarrollados”.

La deuda corporativa con calificación investment grade constituye su segunda exposición al riesgo de mayor envergadura. “Seguimos priorizando los bancos estadounidenses y creyendo que existe margen para que los diferenciales se ajusten más. En general, preferimos la estabilidad de los flujos de caja de los títulos con calificación investment grade frente a los de alto rendimiento en caso de que el crecimiento y la economía se ralenticen. Por tanto, a nuestro juicio, los principales catalizadores del posicionamiento seguirán siendo el crecimiento y la inflación y, en la actualidad, observamos que ambos parámetros se sitúan en niveles moderados, por lo que nuestro posicionamiento contempla que los productos spread obtendrán rentabilidades superiores a la deuda pública”, concluye.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído