Rentabilidad financiera de los microcréditos y los fondos de microfinanzas


 

¿La relación existente entre la diferencia de rentabilidad percibida por el inversor de fondos de inversión en microfinanzas y el tipo de interés pagado por el cliente de la IMF es adecuada, o quizá excesiva?

Según datos de MixMarket,  el tipo medio que están cobrando los fondos es del 29,57%. Y según el estudio de Global microscope on the microfinance business environment 2010, realizado por “The Economist Intelligence Unit”, el tipo medio que las IMFs están cobrando es del 28,6%. La rentabilidad ofrecida al inversor está en torno a LIBOR +100-200 puntos básicos.

Ateniéndonos al proceso desde el origen de la concesión del crédito al cliente hasta el retorno en forma de rentabilidad al inversor, podemos llegar a varias conclusiones.

En primer lugar, como es lógico pensar, hay un coste operativo del 8-20% asociado a la logística y RR.HH necesarios para hacer llegar a zonas remotas, normalmente rurales, el crédito solicitado. A su vez, la existencia del riesgo país también tiene una incidencia notable, produciendo un aumento de las tasas de colocación de los fondos; y todo esto forma parte de la estructura de la financiación de las Microfinancieras, lo cual puede justificar unos costes operacionales elevados.

Pero, por otro lado, todo esto podría mejorar en cuanto a las posibilidades que tendrían las microfinancieras de colocar microcréditos a menor coste, a través de un aumento de la eficiencia y mejora de los riesgos inherentes a los mismos, así como el potenciamiento de las tecnologías. Otra alternativa a tener en cuenta que podría repercutir en el aminoramiento de las tasas, sería la búsqueda de mas volúmenes de capital y el aumento de la estructura operacional de las IMFs. Las instituciones con grandes carteras financieras y un elevado tamaño de operaciones contribuirían al abaratamiento del servicio de microcrédito.

La dotación de reservas, que sería en torno al 2-3%, formaría parte de otra fase, junto con el margen de beneficios de las IMFs del 3-5%, el cual sería ciertamente justificable debido a la necesidad de capitalización y crecimiento de las instituciones para el mejor desempeño de la actividad. Así como también, una necesaria cobertura de riesgo que rondaría una media del 3%. Hasta aquí, obtendríamos un 19% que supondría una reducción significativa.

El porcentaje restante, un 9,60% iría a parar al fondo de inversión para cubrir provisiones, el pago de las comisiones a los gestores cifrada en un 2%, el propio margen del fondo de un 3-6% y finalmente el retorno al inversor del LIBOR 1-2%.

Las justificaciones a todo esto ciertamente dependen de varias circunstancias y puntos de vista, lo que si queda claro es que habría posibilidad de abaratamiento de los microcréditos pero supeditado a ciertas condiciones y dependiendo de su tamaño y productividad.

A pesar de resultar ciertamente chocante la diferencia entre la rentabilidad cobrada por la Institución Microfinanciera, versus la rentabilidad ofrecida del producto para el inversor, podemos decir que es razonable y sirve a los fines que se buscan.

 

Francisco Neri Crespo

Microfinenza

Sitios Relacionados: Artículos para profundizar; www.microfinenza.com; http://www.elnuevodiario.com.ni/opinion/23364;

http://sisbib.unmsm.edu.pe/bibvirtual/publicaciones/administracion/v07_n13/a03.htm,

http://wvw.elfinancierocr.com/ef_archivo/2008/julio/27/istmo1622442.html

 

 

 

 

 

Empresas