Renta variable rusa: fuente de rentabilidad en un mercado sin tendencia clara


Las preocupaciones actuales de los inversores están centradas principalmente en la eurozona y en el crecimiento en China, pero con el paso de los meses, la economía estadounidense y las negociaciones sobre el techo de deuda deberían sumarse a esa lista de preocupaciones. No obstante, eso podría verse compensado por la evolución relativamente buena de la rentabilidad macroeconómica de Rusia, que permitiría que ciertos valores tuvieran un buen comportamiento. En lo que llevamos de año, hemos sido testigos de un buen crecimiento, impulsado sobre todo por la inversión y el consumo locales. Entre enero y mayo, el PIB creció a un ritmo estimado del 4,5% en tasa interanual. Por su parte, las ventas minoristas y las inversiones registraron subidas interanuales del 7,2 y del 12,1%, respectivamente. El consumo local continúa creciendo con fuerza, impulsado por la caída del paro y por el aumento real de los salarios en los sectores militar, policial y gubernamental.

Alta rentabilidad de dividendo

Nuestra búsqueda de empresas con fuertes niveles esperados de cash-flow libre y una buena disciplina de gasto de capital nos lleva a los productores de gas y petróleo. Algunos ejemplos son las acciones preferentes de Surgutneftegas, TNK-BP y Tatneft, cuya rentabilidad de dividendo esperada supera el 10%. Incluso en este sector relativamente bien analizado, es posible beneficiarse de una selección de valores de calidad. Las empresas con buenos equipos directivos y altos dividendos han batido a los pesos pesados del mercado ruso (Gazprom y Lukoil representan alrededor del 40% del índice MSCI Russia 10/40).

Después de la fecha ex-dividendo (normalmente en abril y mayo), las acciones con alta rentabilidad por dividendo tienden a rezagarse frente al resto, al caer más que el dividendo. Los niveles de valoración suelen recuperarse al cabo de unos meses, cuando el mercado comienza a valorar los dividendos del año siguiente.

Asimismo, es posible encontrar oportunidades atractivas de crecimiento estructural, especialmente cuando las valoraciones caen considerablemente por debajo del valor razonable en un mercado dominado por la aversión al riesgo. Nuestra búsqueda se concentra en empresas activas en sectores poco consolidados y con bajos niveles de penetración de bienes y servicios, gestionadas por equipos directivos de calidad con buenos track-records, con prácticas de gasto eficiente en bienes de equipo, con potencial de revalorización o visibilidad de crecimiento del beneficio superior a la media sectorial y, preferiblemente, accionistas potentes. El mercado ruso suele prestar poca atención al crecimiento futuro, y no valora el crecimiento del beneficio hasta los últimos meses del año. Si las estimaciones de beneficio basadas en el análisis fundamental son acertadas, pueden existir buenas oportunidades para beneficiarse de dicha ineficiencia.

En nuestra opinión, una de las más interesantes es Globaltrans, la mayor operadora privada de transporte ferroviario de Rusia: su inversión en material rodante moderno y su actividad de fusiones y adquisiciones auguran un aumento de la cuota de mercado de la empresa. De cara a los próximos cuatro años, se prevé un aumento del 89% en su flota y un crecimiento anual compuesto del 18% de su beneficio bruto de explotación.

Diamantes en bruto

Incluso en un sector de bajo crecimiento como el del gas y el petróleo, es posible encontrar "diamantes en bruto". Uno de ellos es Volga Gas, que se dispone a triplicar su producción en los próximos 12 meses. A nuestro juicio, esta nada despreciable expectativa está respaldada por el hecho de que el 59% del capital de la empresa está en manos de Baring Vostok Private Equity Fund, una empresa de capital de inversión que busca crecimiento de inversiones a largo plazo. Por otra parte, puede valer la pena buscar empresas con ventajas competitivas únicas, como por ejemplo reservas de bajo coste. Un buen ejemplo es Phosagro, uno de los mayores productores de fertilizantes de fosfato: sus reservas de gran calidad deberían ayudar a proteger sus márgenes de beneficio frente a la inflación de costes, y son lo suficientemente grandes como para asegurar su producción durante los próximos 50 años. Asimismo, existen oportunidades de obtener buenos niveles de rentabilidad en el mercado ruso sin tendencia definida, siempre que los inversores recurran a la visión y los conocimientos de especialistas locales.