Renta variable global: tres razones por las que Capital Group ve el vaso medio lleno


TRIBUNA de Noriko Honda Chen, gestora de renta variable en Capital Group. Comentario patrocinado por Capital Group.

En este artículo, Noriko Honda Chen, que pertenece al equipo gestor del fondo Capital Group New Perspective Fund (LUX), analiza las tres áreas donde encuentra más oportunidades a día de hoy. Capital Group New Perpective Fund (LUX), con rating cualitativo Gold de Morningstar, se centra en multinacionales de primer nivel procedentes de todo el mundo. Identifica aquellas empresas que van a convertirse en multinacionales líderes en un futuro, así como aquellas multinacionales ya consolidadas que están bien posicionadas para aprovechar las tendencias de crecimiento a largo plazo y los patrones de comercio internacional

Encontrar valor hoy en día en los mercados globales se ha convertido en una especie de montaña rusa. El populismo unido a una nueva oleada de retórica proteccionista se está volviendo cada vez más una amenaza para el comercio mundial. La incertidumbre política solía ser una característica fundamental de los países emergentes, pero ahora forma parte de las agendas de las economías desarrolladas. Si a esto le añadimos las consecuencias generadas por una década de política monetaria no convencional, nos encontramos con muchas razones que explican el nerviosismo de los inversores.

Sin embargo, nosotros pensamos que es posible encontrar oportunidades en este océano de incertidumbres. Sin lugar a dudas el crecimiento a largo plazo será más reducido, pero seguirá habiendo compañías que serán capaces de crecer más rápido que sus competidores. Personalmente he ocupado más de la mitad de mi trayectoria profesional visitando plantas, fábricas y evaluando compañías en persona en colaboración con diferentes miembros de nuestro equipo de análisis e incluso en el entorno actual, nuestra metodología de análisis y construcción de carteras permanece inalterada. Los cambios producidos a escala mundial nos han obligado a tomar en consideración un mayor número de factores geopolíticos, pero la forma en la que analizamos las compañías sigue siendo la misma.

Durante más de 25 años he cubierto sectores que abarcan desde compañías asiáticas de construcción, de materiales de construcción y de infraestructuras hasta empresas que operan en el sector del petróleo, gas y refinamiento. Esta trayectoria tan amplia me ha permitido  tener una mejor comprensión de las empresas en un mundo en el que resulta fundamental conocer tanto los ingresos que genera una entidad como el régimen de divisas en el que dicha empresa opera, por no mencionar el humor de los votantes.

Teniendo en cuenta estos desarrollos, a día de hoy buscamos oportunidades en tres áreas fundamentales:

- Compañías con una sólida huella regional. En este caso se trata de identificar empresas que sean líderes regionales, frente a aquellas que solo son líderes en un país, lo que supone una ventaja competitiva evidente. Teniendo en cuenta que cerca de un tercio de las exportaciones de los países desarrollados acaban en mercados emergentes, es importante no olvidar tampoco que casi la mitad comercio de los mercados emergentes se produce entre ellos mismos.  Como resultado han surgido importantes líderes regionales. Por ejemplo en Asia podríamos citar compañías como Samsung Electronics, Thai Beverage, Universal Robina y Naspers.

Tampoco hemos de perder de vista las empresas con un sólido mercado doméstico y en este sentido India constituye un ejemplo a analizar. Contar con un mercado amplio para los bienes producidos y con equipos directivos que están buscando expandir la empresa más allá de sus fronteras aísla a las compañías sólidas de los vaivenes que supone depender exclusivamente del mercado doméstico, donde tanto empresas como mercados pueden ser más volátiles.

- Compañías tecnológicas con fuertes barreras de entrada. Las barreras de entrada seguirán creando oportunidades para obtener buenos resultados. Pensemos en el caso de la industria de semiconductores, que ha atravesado un proceso de consolidación en los últimos cinco años.  A medida que esta industria ha crecido, así lo han hecho también la inversión en capital y el valor de su propiedad intelectual.

La existencia de mayores barreras de entrada en diferentes sectores tecnológicos aporta a estas empresas una venta competitiva significativa, sobre todo teniendo en cuenta que desarrollan productos fundamentales de los que dependen muchas industrias.  Es cierto que las industrias con fuertes barreras de entrada no generan automáticamente mayores beneficios, pero sí que proporcionan un refugio en términos de competitividad. Si combinamos una empresa innovadora con unas sólidas barreras de entrada, estamos ante el típico ejemplo de una empresa en la que merece la pena invertir.

- Compañías con sólidos flujos de caja.  En el actual entorno de inversión hay pocos sustitutos para las empresas que generan flujos de caja estables. Los fabricantes y proveedores de servicios sanitarios que sean globales e innovadores constituyen excelentes ejemplos pues la población está cada vez más envejecida y esta tendencia continuará. Si una empresa es capaz de generar un buen flujo de caja en cualquier entorno, entonces, como accionista, participaré en la asignación de capital y mis retornos totales serán atractivos.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído