Renta variable global de alta calidad


TRIBUNA de Robert Casajuana i Alujas, director Académico de ISEFI.

Ante este año que empezó de forma tan convulsa en los mercados y en que los recientes acontecimientos del referéndum británico han aportado si cabe aún más incertidumbre, con los retornos del bund alemán en negativo por primera vez y con un escenario en la renta fija de bajos rendimientos en general, uno de los errores más comunes de los inversores es lanzarse a fondos de renta variable que lo hayan hecho bien en el último año sin acometer un análisis más detallado y con más perspectiva.

Para aquellos inversores que quieran exponer una parte de su cartera a renta variable global para mi es requisito imprescindible la consistencia del fondo desde su momento de incepción, que tenga un proceso de decisión en la selección de activos que sea diferencial y que si se no replica al índice de referencia, y por tanto se aleja de la beta de uno, que tenga mucho sentido su distribución sectorial distinta a la del benchmark.

Con estas premisas el fondo Global Brands de Morgan Stanley me parece un fondo a destacar dentro de esta categoría. Para empezar busca compañías con activos intangibles (patentes, marcas, red de distribución) difíciles de replicar y que por tanto generan barreras de entrada para sus competidores, siendo capaces de mantener sus márgenes independientemente del ciclo económico en el que nos encontremos. Es un fondo que si lo comparamos con el benchmark MSCI World (con una beta del 0.67%) me sorprende positivamente la sobrexposición sectorial que tiene al consumo básico con un 55.2% (por solo un 10.85% del MSCI) y eso es destacable porque en estos momentos en que la innumerables dudas que siembran muchas de las economías mundiales el hecho de sobrexponerse a un sector como este solo puede ser beneficioso porque nos ofrecerá el tradicional crecimiento estable y la menor volatilidad comúnmente asociada a este sector no cíclico.

Desde su incepción en el 2000 este fondo ha ofrecido un retorno anualizado del 10.30% por solo un 3.80% del MSCI World Net Index y con una volatilidad menor del 13.29% del primero por un 15.74% del segundo. En todo este periodo el índice de referencia ha tenido 6 años negativos por solo uno del fondo. No es ninguna sorpresa que el año malo del global brands fuera el convulso 2008 con una bajada del 29.2% por una del 40.7% del benchmark. Al final del año siguiente Morgan Stanley ya había recuperado las pérdidas del 2008 mientras que el benchmark tuvo que esperar un año más.

Si bien es cierto que el fondo está algo concentrado con unas 20 o 30 compañías, no es menos cierto que esas compañías son escogidas por un proceso bottom up y con nombres solidos y reconocidos como Reckitt Benckiser o Accenture.

La seguridad que nos da por un lado el hecho de tener este tipo de compañías no cíclicas con una posición de dominio importante por otro lado tiene el riesgo que ante cambios regulatorios, gobiernos que ataquen los monopolios o la insuficiente innovación se verían afectadas sus valoraciones, sin embargo ya ha demostrado los gestores de este fondo en el pasado que en el momentos en que estos riesgos han acaecido toma las decisiones, y las toman rápido para substituir estas compañías por otras que sigan la estrategia del fondo.

En definitiva me parece este fondo una opción realmente a considerar para exponernos a la renta variable global desde un ángulo de calidad y sin una correlación altísima a los vaivenes del mercado.

Empresas

Lo más leído