Renta variable global: ¿cómo se están posicionando los gestores?


Resulta evidente que los fondos de renta variable global tienen una ventaja competitiva con respecto al resto. El universo de compañías invertibles es más amplio y, por lo tanto, el gestor está habilitado para ir a por las oportunidades allí donde considere que éstas se presenten, sea cual sea el mercado en el que coticen. Una buena forma de aproximarse a la visión que el gestor tiene del mercado es la beta, esto es, la sensibilidad del fondo a las variaciones del índice de referencia, en este caso el MSCI World Index. Los fondos de inversión que presentan una beta inferior a uno siguen una estrategia defensiva (tienden a ganar menos en periodos de subida del mercado pero también pierden menos en momentos de caída bursátil), publica Expansión. Son productos que apuestan por compañías de sectores defensivos, como sanidad, telecomunicaciones, servicios públicos o consumo básico.

Por el contrario, los fondos con una beta superior a uno apuestan más decididamente por empresas más vinculadas al ciclo económico. Son fondos que reaccionan más violentamente a los movimientos del índice. En periodos de alzas tienden a subir más que el mercado, pero en momentos de corrección también suelen bajar más que el mercado.

La importancia de la beta

El FF Global Opportunities, fondo de Fidelity Worldwide Investment gestionado por Sudipto Banerji, cuenta actualmente con una beta de 0,80 y se encuentra sobreponderado sobre su índice de referencia en sectores defensivos como sanidad (14,7% del fondo frente al 10,2% de su índice), tecnología de la información (14,6% frente al 12%), telecomunicaciones (5,6% frente al 4,3%) y suministros públicos (5% frente al 3,4%). Por el contrario, el gestor se encuentra infraponderado en servicios financieros (17,7% del fondo frente al 21,6% de su índice).

Un posicionamiento hacia sectores más cíclicos es el que, según datos de Morningstar, mantiene el Nordea 1–Global Stable Equity Fund (beta de 1,08) o el GLG Global Equity, fondo de Man gestionado por Ben Funnel (1,07). “Estamos ligeramente infraponderados en defensivos frente al índice de referencia, sobreponderados en consumo cíclico y en línea con el MSCI World Index en sector financiero y tecnológico. En cuanto a la exposición al sector industrial, hemos reducido la infraponderacion del 15% que llevábamos manteniendo algunos meses hasta el -5%, aunque aún no estamos tomando una senda pro-cíclica por completo”, revela Funnel. El gestor sobrepondera Europa y Japón, mercado este ultimo que, según explica, “ha sido la mayor adición a la cartera y supone una de nuestras apuesta de mayor convicción con una sobreponderación actual del 8%”.

La mayoría de los fondos de renta variable global incorporan los activos en la cartera siguiendo un análisis puro de selección de valores. Además de los anteriores, este es el caso del Schroder ISF Global Equity Alpha, fondo que incorpora las mejores ideas de acciones globales de Schroders y cuya característica principal es que su asignación sectorial y geográfica viene dada por el conocido ‘stock picking’, no por un proceso de análisis macroeconómico, por lo que no aplica una visión por país o sector, sino compañía por compañía. “Si agregamos las posiciones individuales, nuestra asignación resulta en una sobreponderación de los sectores industrial, consumo cíclico, salud y productos básicos, y una infraponderación de financieros y tecnología, por lo que la cartera está equilibrada entre sectores cíclicos y defensivos, con una beta muy similar al mercado”, afirma el equipo gestor.

La gestión del March Global, fondo conducido por Javier Pérez, también se realiza siguiendo criterios exclusivamente de selección de valores por análisis fundamental, por lo que la distribución sectorial no es algo que se analiza previamente, sino que es una consecuencia de dicha selección de compañías, asevera el gestor de March Gestión. En la actualidad alguno de los valores con mayor ponderación en la cartera son NY Times, Johnson & Johnson, Tesco o Wolters Kluwer. El fondo puede cubrir el riesgo de divisa asumido, pero en la actualidad en la principal posición fuera del euro, que es el dólar, no mantiene ningún tipo de cobertura.

Diferentes estrategias

A la hora de seleccionar los valores, cada gestor sigue estrategias muy concretas. El equipo del Amundi International Sicav, por ejemplo, busca empresas que coticen con un importante descuento con respecto a su precio objetivo, para así disponer de un margen de seguridad. Jeroen Huysinga, gestor de J.P.Morgan AM y responsable del JPMorgan Funds-Global Focus Fund, solo selecciona compañías que cumplan determinados criterios, entre los que destaca una valoración que considere atractiva, que ofrezca un significativo potencial de crecimiento de los beneficios y catalizadores identificables. Las 10 primeras posiciones ocupan el 23,8% de una cartera en la que casi el 10% de las compañías en las que invierten están fuera del índice de referencia, siendo muchas de ellas empresas de mediano tamaño. De hecho, la primera posición del fondo es Interoil, compañía energética con una capitalización de 3.300 millones de dólares. Le siguen empresas de mayor volumen como Bayer, Japan Tobacco o Google.

A Suneil Mahindru, gestor de Goldman Sachs AM a los mandos del GS Global Equity Partners Portfolio, le gustan las empresas expuestas a diversas tendencias a largo plazo que muestren una menor volatilidad. “Existe, por ejemplo, una tendencia en el aumento del número de pasajeros de las aerolíneas. No obstante, mantenemos la cautela en lo referente a este tipo de compañías debido a la intensificación de la competencia de precios y a la naturaleza cíclica del sector. Para ganar exposición a esta tendencia a largo plazo, en vez de centrarnos en las aerolíneas, priorizamos a los fabricantes de motores o componentes de aeronaves, que presentan un crecimiento de ingresos más estable y predecible. También nos gustan las empresas expuestas a la urbanización, otra tendencia a largo plazo. Invertimos en compañías centradas en mejorar la productividad agrícola a través de la tecnología de cultivos o la automatización”, ejemplifica.

En el caso del Invesco Global Equity Income Fund, el fondo de referencia de renta variable global de Invesco, los gestores utilizan el análisis fundamental para buscar valores de gran calidad a precios atractivos. Se centran en compañías capaces de generar un crecimiento sostenible de los ingresos/beneficios, con una valoración atractiva -que les otorgue un buen potencial de revalorización- además de una atractiva rentabilidad por dividendo creciente, consistente y sostenible. De esta forma, su posicionamiento es muy selectivo, valor por valor, sin discriminar entre aquellos sectores que son cíclicos o defensivos. Por sectores, las principales apuestas del equipo gestor son algunas empresas de salud (con Novartis y Roche como principales posiciones), seguido de cerca por el sector de consumo discrecional. Por países, aunque Estados Unidos es el que más presencia tiene en la cartera, son Reino Unido y Suiza los que cuentan con una mayor sobreponderación con respecto al índice. En lo que respecta al BGF Global Dynamic Equity, fondo de BlackRock gestionado por Dennis Stattman, el 54% de la cartera está invertido en Estados Unidos, el 13% en Japón y el 10% en la eurozona.

Los gestores suelen acompañar el proceso de selección de valores con un análisis macroeconómico. Es el caso de Nick Irish, gestor de UBS Global AM al frente del UBS Key Selection Global Equities, quien espera para este año una mejoría de la actividad económica. 

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído