Renta variable estadounidense: perspectivas positivas de cara a 2013


El mercado de renta variable estadounidense ha sido el más rentable de los mercados desarrollados durante los dos últimos años. Ahora la cuestión es si los fundamentales resultan suficientes para seguir impulsando al mercado.

¿Un contexto económico favorable?

Aunque la amenaza del precipicio presupuestario aún continúa salpicando titulares de la prensa estadounidense, en Ignis creemos que los inversores no deberían obsesionarse con el precipicio presupuestario y creemos que se encontrará una solución consensuada. Seguimos previendo una tasa de crecimiento de entre un 2 % y un 2,5 % en 2013, con una notable mejora en la segunda mitad del año. Estas previsiones superan a las del Reino Unido y Europa y reflejan que Estados Unidos tiene más opciones de crecimiento y, por tanto, más probabilidades de resolver sus problemas presupuestarios y de deuda. Las salvedades a estas favorables perspectivas son los acontecimientos en Europa —que podrían ser perjudiciales— y la necesidad de que la economía china sea correctamente gestionada, pues, de lo contrario, podría dañar los beneficios de las empresas cotizadas en Estados Unidos.

Los datos macroeconómicos de Estados Unidos reflejaron recientemente una mejoría del contexto económico. La política de la Reserva Federal de garantizar un tipo de los fondos federales bajo hasta mediados de 2015 parece estar cumpliendo con su objetivo de reducir el desempleo. Los datos muestran que la actividad manufacturera está mejorando; además, las tendencias en las ventas de automóviles y del sector minorista resultan esperanzadoras. Las importantes estadísticas del mercado de la vivienda también fueron positivas, registrándose una mejora en los precios y en el volumen de operaciones.

La fortaleza del sector privado

Las empresas han mostrado una mayor preocupación en torno a la resolución del precipicio presupuestario y las futuras políticas fiscales. No obstante, existen factores positivos, como el increíblemente bajo coste de endeudamiento que muchas empresas están aprovechando en la actualidad, que aportan flexibilidad en cuanto al uso futuro del capital. Además, las empresas se benefician de unos sólidos balances y del nivel de flujo de caja libre más elevado en la historia de Estados Unidos. En este contexto, tenemos una visión positiva acerca de las perspectivas para 2013 y contamos con un amplio conjunto de ideas de inversión.

Actuales temáticas y oportunidades de inversión

El sector bancario ha acometido procesos de reestructuración y refinanciación, por lo que en estos momentos constituye un área de oportunidades. Del mismo modo que los consumidores de Estados Unidos han reducido su deuda más que los de ningún otro país, los bancos estadounidenses han hecho lo propio, y han incrementado su base de capital. Todo ello, les sitúa en una posición desde la que pueden hacer crecer sus balances, en un momento en el que los préstamos comerciales e industriales están creciendo considerablemente. Las entidades bancarias por las que apostamos actualmente son Bank of America, Citigroup y Signature Bank.

El mercado de la vivienda está muy encaminado hacia la recuperación tras su doloroso desplome. Los datos de este sector han sido inequívocamente buenos y su recuperación tiene un efecto positivo en la economía en su conjunto. Cuando el mercado de la vivienda comience a subir desde sus actuales niveles, podrían crearse hasta dos millones de puestos de trabajo durante los próximos dos años. Las tasas de disponibilidad de apartamentos se encuentran actualmente en mínimos históricos, hasta el punto de que ahora resulta más barato comprar que alquilar. En esta fase inicial de la recuperación existen algunos títulos que se verán más favorecidos que otros. En particular, nosotros apostamos por Lowes, Lennar y SunTrust.

El sector del petróleo y el gas en Estados Unidos acaba de comenzar un periodo alcista que durará varios años. Históricamente, el suministro de energía ha dependido de la producción extranjera, pero existe una marcada tendencia en el país hacia una mayor autosuficiencia. Los nuevos avances tecnológicos podrían llevar a Estados Unidos a convertirse en el primer productor de gas del mundo en 2015 y de petróleo en 2017. Esto proporciona un impulso económico —se están creando en torno a un millón de puestos de trabajo—, además de influir en la política exterior, debido a la menor dependencia de los países ricos en petróleo. Entre los títulos por los que apostamos actualmente, se encuentran Kinder Morgan Pipelines, Dover Industries y Lyondell Basell.

Se está produciendo un renacimiento manufacturero. Estados Unidos experimentó un prolongado periodo de crecimiento de las importaciones, una tendencia que ahora se está revirtiendo. Las empresas están constatando que les resulta más rentable producir bienes en el propio país que importarlos, y se prevé que esto cree entre dos y tres millones de puestos de trabajo en EE. UU. en la próxima década. Esta huida de las importaciones se vio acompañada por un crecimiento de los bienes exportados desde Estados Unidos. Entre nuestras inversiones relacionadas con esta temática, se encuentran United Rentals, Union Pacific y Canadian Pacific.

Empresas

Lo más leído