Renta fija emergente: un mal año pero con buenas perspectivas


Sobre esas oportunidades, la futura evolución del peso de estos instrumentos en las carteras y la forma de enfocar la inversión en estos mercados han debatido varios expertos en un desayuno organizado por Funds People y patrocinado por Vontobel AM. Para entender parte de lo que ha sucedido este año en los mercados de renta fija emergente hay que tener en cuenta el entorno global, marcado por unos tipos de interés en mínimos.

Cristina Gavín, gestora de fondos de inversión y responsable de la selección de fondos de renta fija de Ibercaja Gestión, explica que en los últimos años ha habido mucho flujo hacia emergentes que no era natural sino la consecuencia de un contexto de tipos de interés muy bajos, que ha empujado a muchos inversores a buscar rentabilidad asumiendo riesgos para los que no estaban preparados dado su perfil de riesgo.

“Creo que ha sido en gran parte lo que ha ocurrido durante este año. Veníamos de dos años con TIR muy bajas que llevó a mucha gente a moverse hacia flujos emergentes en busca de rentabilidades atractivas y buenos potenciales de crecimiento. Y el inversor, que es bastante miedoso, en cuanto ha percibido los problemas que se han producido este año a nivel global, de donde primero ha salido ha sido del activo de más riesgo”, explica.

De la misma manera, Félix López, director socio de ATL Capital, comenta que a principios de año la renta fija emergente era de los activos con mejores perspectivas, pero por un tema de income, “y al final te das cuenta de que el income no es lo único importante. Hay también un tema de spread”. Considera que hay que entrar en el detalle de los tres componentes de la renta fija (referencia libre de riesgo, diferencial soberano y diferencial corporativo o de crédito), “y como se junten los tres para arriba se produce un desplome como el que hemos vivido este año, y eso lleva en el corto plazo a tener un momentum bajista clarísimo: en los momentos malos de mercado es cuando realmente encuentras las mejores oportunidades, pero hay que tener estómago para aguantarlo”.

026

Lo que importa son las valoraciones

Este experto añade que “la renta fija emergente es tan amplia como se quiera. No es lo mismo la parte corporativa que la de local currency, por ejemplo”. Asegura que probablemente la noticia del año en este ámbito haya sido el desplome generalizado, “pero cuando indagas, cuando te lo planteas como inversión a medio plazo, es cuando hay que empezar a separar”.

Jesús Borrás, gestor de fondos de fondos y retorno absoluto de Bankia, comenta que a principios de ejercicio se pensaba que la renta fija emergente era el nicho donde podría haber algo de valor, para encontrarse al final con un entorno realmente complicado: “Nosotros creemos que ha habido un cambio de sentimiento brutal, y que ni todo era tan bonito hace unos meses, ni todo está tan mal ahora”.

Lo que importa, según explica, son las valoraciones. “A medio y largo plazo es algo fundamental para que realmente haya potencial”. Considera que en el corto plazo va a seguir habiendo volatilidad, “pero indudablemente si ya veíamos que era de los pocos espacios donde había valor, ahora todavía más de cara a los próximos años”.

En el mismo sentido, Alicia Arriero, directora de Andbank Wealth Management, también considera que dentro de ese entorno tan negativo en la renta fija hay ahora oportunidades por valoraciones en estos mercados, e insiste en que, en cualquier caso, “siempre va a depender de cómo lo perciba el inversor, y del grado de riesgo y volatilidad que pueda asumir”.

022

Cada vez más peso en las carteras

Esta experta cree que hay que ir poco a poco aumentando en las carteras el peso de la renta fija emergente. Lo ideal, según asegura, es que se pudiera mantener la posición en estos activos de manera estructural: “La tendencia lógica sería que el mercado de renta fija emergente, en algún momento, se dé la vuelta. Sin embargo, desconocemos el momento exacto y por eso hay que estar algo invertidos y de manera estructural; es decir, estar preparados para cuando se dé y no intentar hacer trading o ser cortoplacistas”.

Ricardo Comin, director de Ventas de Vontobel AM para Iberia y Latam, también está convencido de que la tendencia es a que cada vez haya más peso en las carteras de estos activos. ¿El motivo? Según explica, “los países emergentes cada vez van acercándose más a la calificación de investment grade, pero manteniendo el pago de TIR muy atractivas, y en cambio los países desarrollados se van alejando del investment grade y, además, cada vez pagan menos TIR”.

También alerta de que muchos inversores buscan en estos mercados jugosas y rápidas ganancias, “pero esa no es la aproximación. La aproximación en emergentes es a largo plazo”.

Con estas perspectivas, todos los participantes en el debate coinciden en que una cartera diversificada debe incorporar emergentes. Pero siempre pensando en el medio y largo plazo. Por tanto, mercados emergentes sí, pero ¿cómo tomar posiciones? Hay unanimidad a la hora de destacar que el mundo de la renta fija emergente requiere mucha especialización por las ineficiencias del mercado, la volatilidad y la amplitud del universo de activos. Por eso también todos consideran que el mejor vehículo para invertir es uno de gestión activa frente a uno indexado, pero sin descartar la posibilidad de usar ETF para tomar puntualmente un enfoque más táctico.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

No puede meterse todo en el mismo saco

Ni todo es bueno, ni todo es malo. Hay que hacer muchas distinciones a la hora de analizar lo que llamamos, en general, mercados emergentes. Esa denominación global esconde muchas diferencias. Sobre ellas debaten expertos y gestores en un desayuno organizado por Funds People y patrocinado por Vontobel.

Razones para aguantar el tipo en bonos emergentes

2018 ha estado plagado de eventos económicos y políticos en los mercados emergentes. Desde la crisis turca a la argentina, las elecciones en Brasil o las tensiones comerciales entre EEUU y China. Parece lógico que los inversores se muestren recelosos, lo que no quiere decir que haya que dar la espalda a estos mercados, al contrario.