Renta fija: ¿A qué producto de su gama le ven más sentido las gestoras de cara a 2015?


El mercado de renta fija se anuncia complicado para 2015. Es la misma situación en la que nos encontrábamos hace justo un año, cuando se alertaba del impacto que podría provocar en los bonos una política monetaria con tendencia al endurecimiento. Entonces, los responsables de las gestoras internacionales aconsejaban a los inversores de renta fija apostar por productos globales y flexibles que dispusieran del dinamismo necesario para poder moverse por todo el universo de activos invertibles con el objetivo de salir airosos en un entorno de mercado que se antojaba complicado. Hoy, la situación es la misma. El hecho de que no hayamos asistido a un escenario claramente adverso en renta fija ante el giro que tarde o temprano experimentará la política monetaria no quiere decir que el problema haya desaparecido: solo se ha retrasado.

Sin embargo, a pesar de que nada parece haber cambiado con respecto a 12 meses atrás, los responsables de las gestoras internacionales en España mueven ficha. Según se desprende del sondeo realizado por Funds People entre 18 casas (las mismas firmas que el año anterior), el 78% de los consultados eligen como primera opción un fondo de renta fija global flexible para afrontar 2015. Es un porcentaje muy superior al de hace un año, cuando solo un 41% aconsejaban un producto de este tipo. Sólo tres firmas (el 17% de los encuestados) eligen un fondo de high yield como su gran apuesta para el próximo año, prácticamente el mismo porcentaje que hace un año, mientras que sólo una casa apuesta por un fondo de renta fija corta duración, lo que representa el 5% (hace un año era el 17%).

Comparando los resultados con los datos que arrojó el mismo estudio hace justo un año se aprecia que el 72% de los encuestados eligen para 2015 un producto distinto del que habían seleccionado para 2014. El 18% de los restantes, en cambio, mantienen su apuesta para este un año y vuelven a seleccionar nuevamene el mismo producto por el que habían apostado en 2014 como la mejor opción de su gama para 2015. Pero, ¿cuáles son las apuestas concretas de los directores de las firmas extranjeras en España para el próximo año? Siguiendo un orden alfabético, los máximos responsables de algunas de las firmas consultadas detallan su fondo de renta fija estrella para el próximo año y los motivos de su elección.

El Amundi Funds Bond Global Aggregate es la gran apuesta en renta fija para 2015 de Nuria Trio, directora general adjunta de Amundi. Se trata de un fondo de ciclo completo en renta fija global, capaz de buscar las mejores oportunidades allí donde se encuentren en todo el universo de renta fija, explica Trio. "Una gestión activa, flexible y dinámica en un universo amplio y diversificado que incluye mercados de deuda pública global, crédito corporativo, deuda emergente y divisas. La gestión activa del riesgo y el control de la liquidez son clave en la construcción de la cartera. El fondo está gestionado por el equipo de renta fija global de Amundi Londres, beneficiándose de la experiencia de 20 analistas económicos y 24 de crédito, además de los recursos del Grupo Amundi, líder europeo en renta fija", asegura la responsable.

El AXA WF Global Strategic Bonds es el producto de renta fija elegido por Beatriz Barros de Lis, responsable de AXA Investment Managers, para 2015. Según explica, es un fondo flexible, sin índice de referencia, que puede aprovechar todas las oportunidades existentes en los mercados de renta fija. "Es un producto que plasma la visión del equipo de renta fija de AXA IM en un solo fondo y ante la incertidumbre que presenta la renta fija para el año próximo, creemos que representa una forma idónea de tener una exposición controlada a las posibles oportunidades que podrán encontrarse en los bonos. Es un fondo long only que podría funcionar perfectamente como una alternativa conservadora dentro de la gama de total return".

Durante décadas, los fondos de bonos tradicionales se han beneficiado del descenso en los tipos de interés. No obstante, con los tipos de interés en niveles mínimos históricos, los inversores en renta fija se enfrentan potencialmente a un riesgo mayor del que perciben. Al menos, así lo creen en BlackRock. Luis Martín, director de Ventas de la gestora para el mercado ibérico, considera que, en el actual entorno, los inversores deben pensar en invertir de forma distinta para hacer frente a los retos actuales en relación con los bonos. Su apuesta para 2015 es el BGF Fixed Income Global Opportunities Fund, producto que, tal y como explican desde la entidad, podría ayudar a alcanzar esta meta. Se trata de un fondo de renta fija flexible multiestrategia, sin  índice de referencia, cuyo objetivo es generar una rentabilidad absoluta positiva independientemente del entorno del mercado. Está diseñado para hacer frente a las preocupaciones de los inversores en relación con los tipos de interés crecientes, ya que el rango de duración puede entre los -2 a los 7 años.

El BNY Mellon Global Dynamic Bond Fund es la gran apuesta en renta fija de Sasha Evers, director general de BNY Mellon IM para Iberia, de cara a 2015. La entidad que se encarga de la gestión del fondo es Newton, especialista en inversión temática global, que identifica temas y tendencias globales en los mercados de renta fija a largo plazo. El fondo invierte en mercados de renta fija, incluyendo deuda de gobierno, crédito grado de inversión, high yield y deuda emergente soberana. Además, toma posiciones en divisas, gestiona la duración de forma activa y utiliza derivados con fines de cobertura para reducir la volatilidad de la cartera y para protegerla. "Consideramos interesante este fondo porque es un producto de gestión activa y sin restricciones que, sin duda, se ve beneficiado por la estrategia de inversión temática de Newton y por una larga trayectoria de su estrategia, activa desde 2006. Es, además, un fondo que persigue la protección de capital, algo que buscan los inversores conservadores en el momento en que nos encontramos".

En Deutsche Asset & Wealth Management esperan un 2015 desfavorable para la renta fija. Aún así, Luis Ojeda, responsable de la gestora para Iberia, cree que todavía existen ciertos sectores con valoraciones razonables que podrían representar una buena oportunidad de inversión. "Para aquellos inversores interesados en mantener posiciones en renta fija, recomendamos que sea a través de un fondo que tenga una estrategia de inversión flexible. Entre los distintos productos disponibles, destacamos el Deutsche Invest I Global Bonds, un fondo de renta fija global flexible con un objetivo de TIR bruto de Euribor a 3 meses más 300 puntos básicos, pero cumpliendo con una restricción de volatilidad muy baja (objetivo de un 3% máximo)", explica.

El fondo de renta fija elegido de cara al próximo año por Sebastián Velasco, director general de Fidelity Worldwide Investment para España y Portugal, es el Fidelity Funds European High Yield. Se trata de un producto que invierte en bonos de alto rendimiento europeos. "Éstos han vivido un 2014 dividido en dos partes: una tendencia positiva antes del verano, seguida después por una brusca corrección con elevados niveles de volatilidad. A raíz de ello, el gestor se perfila para ofrecer una rentabilidad en torno al 5% basada en el pago de cupones que preveía a comienzos de año. Sus expectativas de rentabilidad para 2015 podrían ser más atractivas, pero en un entorno de mayor volatilidad. Tras la corrección, las valoraciones han mejorado y los cupones seguirán siendo una fuente segura de rentas frente a las bajas tasas de impago. La selección de títulos y diversificación de las carteras serán, por tanto, vitales para que el gestor consiga rentabilidades por encima de los cupones en 2015", asegura el responsable de la oficina.

"En un entorno de rentabilidades muy bajas, apostamos por una estrategia que invierta en renta fija global, muy diversificada y evitando  los principales países desarrollados por el escaso valor que aportan", afirma Ramón Pereira, director general de Franklin Templeton Investments para Iberia. Por ese motivo su elección es el Templeton Global Bond (Eur). "Este fondo es el hermano pequeño del Templeton Global Bond (uno de los fondos mas conocidos de Franklin Templeton), una de las diferencias es que no tienen riesgo divisa, ya que invierte únicamente en euros. Para un inversor conservador, el fondo ofrece una exposición relativamente baja a tipos de interés (duración 2,1 años), una calidad media de grado de inversión ó investment grade (BBB), una rentabilidad a vencimiento alta (2,5%) con una volatilidad muy controlada 2,7%", detalla Pereira.

La recomendación de Lucía Catalán en renta fija es el GS Global Fixed Income Plus. La directora general de Goldman Sachs AM para Iberia y Latinoamérica explica que este fondo está dirigido a  inversores de renta fija con un objetivo de total return que buscan una adecuada diversificación y una gestión del riesgo controlada invirtiendo de forma global. El fondo ha logrado obtener una rentabilidad neta por encima del 5% en cada uno de los distintos periodos (1 año, 3 años y 5 años) y está gestionado por más de 200 profesionales del equipo de renta fija global de Goldman Sachs AM. "Pensamos que en un mercado de renta fija cada vez más diversificado y global, este fondo es una buena opción para todos aquellos inversores que quieran sacar ventaja de una adecuada diversificación y gestión del riesgo. Destacar el riguroso proceso de selección de las emisiones de deuda pública y corporativa así como su carácter global invirtiendo también en mercados emergentes, así como el hecho de que el fondo tiene una calidad crediticia de AA".

Íñigo Escudero, director de Ventas y de Servicio al Cliente de Invesco para Iberia y Latinoamérica, considera que, en un entorno de bajos tipos de interés y escasas oportunidades en renta fija, el Invesco Global Total Return Bond aúna flexibilidad y una contrastada experiencia del equipo gestor , (Paul Causer y Paul Read, gestores del Invesco Euro Corporate Bond), lo cual permite al fondo disponer de las herramientas adecuadas para hacer frente a un incierto mercado de renta fija. "Se trata de un fondo de renta fija global que se caracteriza por poder moverse en todo el espectro de esta clase de activo (liquidez, deuda pública, crédito de alta calidad y high yield) y por su flexibilidad en duración, que puede ser incluso negativa. Este mandato flexible permite a los gestores centrarse en la búsqueda de nuevas oportunidades de inversión. De esta forma, el fondo puede adoptar posiciones dinámicas o defensivas de acuerdo con las condiciones del mercado, presentando un sólido comportamiento desde su lanzamiento. El fondo es primer cuartil en todos los plazos (2014, a 1 y 3 años y desde lanzamiento)".

"En un entorno tan complicado para la renta fija –con diferenciales en mínimos históricos, tires reales en negativo y algunos Bancos Centrales anticipando ya subidas de tipos para el año que viene– parece aconsejable apostar por una estrategia flexible, donde el equipo gestor sea capaz de tomar posiciones cortas en duración, moverse libremente entre todos los sectores de renta fija (deuda gubernamental, corporativa, titulizaciones, divisas, etc.) con el objetivo de generar un retorno positivo en cualquier entorno de mercados, independientemente de cómo evolucionen los mercados, y además hacerlo con un perfil de riesgo controlado", asegura Javier Dorado, director general de J.P.Morgan AM para España y Portugal. El fondo elegido es el JPM Global Bond Opportunities Fund, producto que -según explica- ha obtenido excelentes resultados desde lanzamiento, y los responsables de la estrategia son algunos de los gestores con más experiencia de la gestora.

El fondo estrella de Legg Mason Global AM será el Legg Mason Western Asset Macro Opportunities. Este producto de renta fija flexible es el elegido por Javier Mallo, responsable de ventas de la gestora para España y Portugal para 2015. Según explica, se trata de un fondo de renta fija global, muy flexible, con el objetivo de maximizar la rentabilidad en cada momento de mercado con un objetivo de volatilidad máxima . El fondo lo gestiona Ken Leech director de inversiones de Western Asset, con más de 30 años de experiencia. "La estrategia de gestión está basada en tres aproximaciones distintas: una cartera principal basada en el largo plazo que expresa nuestra visión macro. Después una serie de posiciones tácticas a medio plazo para proteger la cartera principal o sacar ventajas de dislocaciones de mercado. Por último  posiciones oportunistas a muy corto plazo, manejando la exposición y la volatilidad para mejorar la rentabilidad".

“¿Cuándo subirán los tipos de interés en Estados Unidos?” Ésta ha sido la gran duda que se ha planteado durante parte de 2014 y que, según Ignacio Rodríguez Añino, director de Ventas para España, Portugal y Latinoamérica de M&G Investments, seguirá presente el año que viene. "Frente a este cambio conviene estar preparado, y para aquellos inversores que deseen proteger sus posiciones en bonos de las subidas (esperadas e inminentes), nos gusta el M&G Global Floating Rate High Yield, fondo gestionado por James Tomlins y lanzado a principios de octubre de 2014, que abre una nueva oportunidad de inversión para los perfiles más conservadores invertiendo en bonos a tipo variable con calificaciones crediticias inferiores a investment grade". Según explica Añino, el mercado donde invierte este fondo ha experimentado un rápido crecimiento y se espera que continúe haciéndolo al pasar de manos institucionales al público minorista. "Además, las rentas generadas por este tipo de activo no son fijas, ya que se restablecen cada tres meses, pudiendo beneficiarse de las subidas de rentabilidad con un ajuste automático al alza y blindarse frente a los cambios en los tipos en el corto plazo".

La elección para 2015 de Kyril Saxe-Coburg, responsable de Man para el mercado ibérico, es el GLG Flexible Bond Fund. "En renta fija apostamos por un fondo de renta fija flexible con capacidad para posicionarse en todo el espectro de renta fija por tipo de activo y duración, de modo que pueda aprovechar las oportunidades que ofrezca el mercado en cada momento. Este fondo está gestionado por Jon Mawby. Se trata de un producto que, por su dimensión, puede aprovechar el rendimiento más elevado de emisiones de menor tamaño y que además cuenta con la flexibilidad suficiente para gestionar activamente el riesgo de duración. A cierre de noviembre, el fondo mantenía 400 millones de dólares en activos bajo gestión, con un rating medio de los activos que mantenía en la cartera de BBB".

La elección de Sophie del Campo, directora general de Natixis Global AM para Iberia, Latinoamérica y US Offshore, es el Natixis Credit Euro 1-3, una estrategia de renta fija corporativa activa de Natixis AM que invierte en bonos con vencimiento de uno a tres años, con control muy exhaustivo del riesgo de crédito y un enfoque selectivo, pudiendo invertir hasta un 15% en bonos de alto rendimiento, que utiliza como fuente de diversificación. Cuenta con dos fuentes de rentabilidad: por un lado el posicionamiento dinámico entre los diferentes países y por otro, la selección de emisores, que se basa en el rating interno centrado en los fundamentales del emisor. El equipo gestor está liderado por Philippe Berthelot, uno de los mayores expertos en crédito europeo, y que cuenta con más de 20 años de experiencia. "En un contexto de posibles subidas de tipos de interés, la renta fija corporativa a corto plazo se presenta como una opción muy interesante, ya que es capaz de ofrecer un exceso de rentabilidad sobre los activos monetarios. Está poco expuesta a subidas en los tipos de interés (vencimiento a corto plazo), no existe un elevado riesgo de impago por parte de los emisores, por la propia cercanía de la expiración de la deuda y además podrá aprovechar la mejora que está experimentando la economía europea", asegura.

Con el producto con el que se queda Laura Donzella para 2015 es con el Nordea 1 – Flexible Fixed Income Fund. La directora de Ventas de Nordea para Iberia y Latinoamérica explica que este producto está basado en el modelo del Nordea 1 – Stable Return Fund. El equipo de multiactivos ha creado una cartera flexible de renta fija global, centrada en la preservación de capital y gestionada equilibrando el riesgo aportado por fuentes de retorno más conservadoras (duración y divisas) y otras tantas más agresivas (crédito). A su entender, el entorno de bajas rentabilidades y las altísimas valoraciones en buena parte del universo de la renta fija presentan un reto para las carteras de bonos tradicionales. "El Nordea 1 – Flexible Fixed Income Fund ofrece a los inversores una herramienta verdaderamente global, flexible y sin ataduras, que combina las inversiones en crédito, duración y divisas, de manera de que se compensen unas a otras en entornos volátiles, obteniendo una rentabilidad ajustada al riesgo muy atractiva", explica.

El fondo estrella en renta fija para el 2015 de Almudena Mendaza, responsable de Ventas de clientes de banca privada y distribución de Pioneer Investments para Iberia (derecha), y Teresa Molins, directora de Ventas de clientes institucionales de la oficina, es el Pioneer Funds – Strategic Income, fondo que -según explican- se ha comportado muy bien en un período de subida de tipos de interés. Se trata de un fondo de renta fija flexible global que tiene sesgo a EE.UU. Puede obtener rentabilidades más altas que un fondo típico de Investment Grade por su universo de inversión y flexibilidad. Puede invertir en soberanos, crédito, high yield, emergentes, Event Linked Bonds, convertibles o préstamos sintéticos. El fondo, con un objetivo de volatilidad similar a la de una cartera core de Investment Grade americana, está gestionado desde su lanzaminto por Ken Taubes, director de Inversiones de Pioneer Investment en EE.UU, Andrew Feltus y Charles Melchreit. Cuentan con una experiencia media de 26 años y son apoyados por el equipo de renta fija americano, que cuenta con una experiencia media de 20 años.

En el equipo que lidera Carla Bergareche, directora general de Schroders para Iberia, piensan que en 2015 seguiremos viviendo periodos de volatilidad en el mercado de renta fija mundial debido principalmente a que algunos de los mecanismos que han llevado a que se mantuviese la volatilidad baja están desapareciendo. "Sin embargo, consideramos que la volatilidad es fundamental para generar rentabilidad ya que ofrecerá oportunidades para los inversores de renta fija. No obstante, los inversores han de tener muy en cuenta la liquidez de sus inversiones, ya que en momentos de estrés de mercado, la liquidez puede variar considerablemente. Es por esto que para el próximo año será clave el análisis macro, la selección de activos y elegir estrategias flexibles que puedan adaptarse a un entorno cambiante. Nuestra apuesta sigue siendo el Schroder ISF Strategic Bond, gestionado por Bob Jolly, un fondo que al tener un enfoque de inversión global y flexible puede adaptarse a los cambios del mercado para aprovechar las oportunidades que surjan en cada momento. El fondo puede invertir en deuda soberana y corporativa de mercados desarrollados y emergentes, high yield, divisas, valores respaldados por hipotecas y futuros, así como utilizar estrategias de curva y de duración. Esta gestión activa y flexible es una buena opción para los inversores que puedan invertir táctica y estratégicamente en todo el espectro de los sectores de renta fija y divisas, ya que se trata de un mercado rico en oportunidades de generación de alfa".

Juan Infante, responsable de UBS Global AM para España y Portugal, elige el UBS (Lux) Bond Fund Euro High Yield. Gestionado por Craig Ellinger y Zachary Swabe, el fondo de inversión invierte principalmente en bonos corporativos de alta rentabilidad denominados en euros de emisores que deben cumplir unos criterios de selección estrictos. El gestor del fondo combina diversos emisores de diferentes países y títulos con distintos vencimientos cuidadosamente seleccionados con el objetivo de aprovechar oportunidades de beneficios interesantes, manteniendo controlado el nivel de riesgo.
"En un entorno de bajos tipos de interés, la deuda high-yield puede ser una alternativa interesante para los inversores en búsqueda de retornos. Otros beneficios de esta clase de activo es que ayudan a la diversificación de la cartera, ofrecen un atractivo ratio rentabilidad/riesgo comparado con la renta variable y una baja sensibilidad a los cambios de los tipos de interés", afirma Infante.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas