Renoir, Degas y las máquinas de coser Singer


Dos exposiciones del más alto nivel se inaguran estos días en Madrid y Barcelona. El Prado abre sus puertas a la exposición “Pasión por Renoir. La colección del Sterling and Francine Clark Art Institute “; en la capital catalana, el Museo Picasso exhibe “Picasso ante Degas”, gracias, también, a un préstamo del conocido como “Clark”.

El Sterling and Francine Clark Art Institute se encuentra en Williamstown, Massachusetts, Estados Unidos, y alberga una importantísima colección de arte. Además, es un dinámico centro para el estudio, divulgación y difusión del arte alrededor el mundo. Como prueban las dos exposiciones a las que hemos hecho referencia, ambas recomendadísimas.

El Clark fue fundado por Sterling y Francine Clark en 1955. Sterling, nacido en New York en 1877, heredó una fortuna amasada gracias a las máquinas de coser Singer. Su abuelo fue el abogado y partner del fundador de la Singer Company, Isaac Singer. Para los poco versados y versadas en máquinas de coser les diré que casi todas nuestras abuelas tuvieron una Singer y que nuestras madres aprendieron a coser con ellas. Nuestra generación, sin embargo, ya no les ha prestado la mínima atención.

Los orígenes y la historia de la Singer Company es interesantísima, así como las peripecias de su fundador Isaac Singer, un hombre que hasta los treinta y muchos llevó una tempestuosa vida como actor itinerante. Pero las innovaciones que realizó –y patentó- en las hasta entonces complicadas máquinas de coser industriales se convirtieron en una mina de oro. La práctica máquina de coser para el hogar tuvo un éxito sin precedentes. De un año a otro, como quien dice, Singer pudo disfrutar de mansión en la Quinta Avenida. Estamos en 1850. La Singer Company se convirtió en una de las primeras corporaciones multinacionales asentada en los Estados Unidos. Y hoy día, ya muy cambiada, aún continúa ofertando sus máquinas de coser.

 

¿Quién no recuerda esta preciosidad?

Pero dejemos de lado a Singer y volvamos a Sterling Clark, el fundador del Clark Art Institute. Tras graduarse en Yale, el joven Sterling decidió no seguir los pasos familiares en la Singer Company, como harían sus hermanos, sino dedicarse a una vida más aventurera. Así, se enroló en la US Navy, siendo enviado a Filipinas, en rebelión entonces contra España, y más tarde a China en el contexto de la rebelión de los bóxers. Éste último país le fascinó. Tanto que, tras abandonar el ejército, formó y lideró una expedición de 36 hombres que pusieron rumbo a una región remota al norte de China. Los logros cartográficos, geográficos y zoológicos de la expedición fueron notables en su época.

Y tras esto vino la calma de la vida burguesa. Se mudó a París, donde conoció a una actriz que se convertiría, para asombro de su conservadora familia, en su mujer, Francine. Y ambos empezaron a atesorar arte, convirtiéndose en unos renombrados coleccionistas del pasado siglo: dibujos, porcelanas, orfebrería, raros manuscritos, pinturas. Estas últimas, preferentemente, del último periodo del siglo XIX francés: Corot, Monet, Pissarro, Daumier, Gérôme, Manet, Degas o Renoir.

La última etapa de sus vidas la dedicaron a la creación de su legado. Y el resultado fue el Sterling and Francine Art Institute. De donde provienen las obras que se exponen estos días en Madrid y Barcelona.

Aquí es dejo un vídeo, para abrir boca, del Museo del Prado sobre la colección dedicada a Renoir, la primera monografía que se dedica al artista en nuestro país. http://www.youtube.com/museodelprado

Asimismo en la página web del Museo Picasso de Barcelona http://www.museupicasso.bcn.es/ hallarán información sobre la exposición que explora la fascinación que, durante toda su vida, ejerció el arte y la personalidad de Degas en Picasso.31 obras de Degas han cruzado el charco. Thanks to Sterling y Francine Clark!

Hasta la próxima…

 

Lo más leído