Reembolsos de 3.700 millones de euros en noviembre


Los reembolsos en la industria de inversión española suman y siguen. Tras las salidas cercanas a los 2.000 millones sufridas en octubre, noviembre habría cerrado con salidas netas de 3.700 millones de euros, que supondrían el 67% de la disminución patrimonial de la industria en el mes, junto a otros 1.800 millones de euros derivados del negativo efecto mercado, según las primeras estimaciones de Ahorro Corporación. Las caídas se han centrado una vez más en los productos más conservadores, pero esta vez con la novedad de incluir a los garantizados.

En conjunto, los fondos españoles habrían perdido 5.500 millones de euros, lo que supone una merma patrimonial del 3,6% frente a los activos del mes anterior. Esta cifra supone el mayor retroceso patrimonial experimentado en el año, sólo igualado por el de mayo. Así, el patrimonio total gestionado por los fondos registrados en España se situó a cierre de noviembre en 145.700 mil millones de euros, perdiendo por primera vez la cota de los 150.000 millones de euros.

Y es que poco ha podido hacer la industria para frenar un panorama de desconfianza marcado por el rescate aceptado por Irlanda de 85.000 millones de euros en una línea de crédito del FMI y la UE para poder hacer frente a sus problemas, reestructurar su sistema bancario y proporcionar respiro a los mercados de deuda, fuertemente castigados durante el último mes. Las dudas acerca de la resolución de la situación, los temores de contagio y las dudas sobre el euro eliminaron el efecto balsámico que podría haber tenido esta medida, con fuertes caídas en los mercados, de dos dígitos en el caso del Ibex.

1.600 millones menos en los garantizados

Según indica Christophe Pais, director de Negocio de AC Gestión, en esta ocasión se ha producido un significativo cambio en el patrón de comportamiento mostrado durante todo el año. Así, si en los diez primeros meses de 2010 fueron los fondos monetarios y de renta fija a corto plazo los que aglutinaron el grueso de los reembolsos, en esta ocasión, los garantizados los han acompañado en el descenso, tras ser hasta octubre los grandes vencedores del año con entradas brutas de 2.500 millones. En noviembre han sufrido un doble golpe: por un lado, la garantía de 1.900 millones de euros llegaba a su fin, lo que ha hecho mella en la evolución patrimonial, sufriendo reembolsos por valor de 700 millones de euros. Por otro lado, la negativa evolución de los mercados financieros ha dañado la valoración de los liquidativos tanto en su parte de renta fija como en la de renta variable, provocando descensos patrimoniales de otros 900 millones de euros. Sumando ambos factores, la caída patrimonial sufrida por esta categoría es de 1.600 millones de euros.

Los monetarios han perdido 300 millones de euros y los de renta fija a corto, 1.700, de los que 1.600 millones se han debido a reembolsos netos. Ambas partidas han visto en 2010 una merma patrimonial superior al 40% en el primer caso y del 38% en el segundo. Renta fija duración ha visto sus activos mermados en 900 millones (700 en salidas) y mixtos de renta fija, en 400 millones.

La renta variable también perdió la misma cantidad, pero fue debido en su totalidad al comportamiento de los mercados, que también determinó de forma negativa la evolución de los fondos mixtos de renta variable e inmobiliarios. Sólo los fondos de inversión libre cerraron noviembre sin cambios.

Mercados convulsos

Y es que las rentabilidades de los fondos en todas las categorías, salvo la inversión libre que recoge datos de meses anteriores, cerraron noviembre en números rojos. Los resultados van desde el -0,1% de los monetarios, hasta el -3% de la renta variable. Esta negatividad, en cambio, no ha logrado cambiar el signo de las cifras del acumulado del año que continúan, en su mayoría, en positivo. Si bien el rendimiento promedio es del -0,1%, las diferencias van desde el -4,2% de los inmobiliarios hasta el 2,8% de los fondos de riesgo bursátil y el 3,3% de la inversión libre.

“Diciembre suele ser un mes en el que las redes comerciales centran sus esfuerzos en los planes de pensiones y tienden a congelar las acciones con fondos. Por tanto, sólo cabe esperar a conocer qué cota alcanzará la industria a cierre de año y hacer buenos propósitos para el siguiente”, apostilla Pais.

Fuente: AC

 

Lo más leído