Recursos naturales: oportunidades en un mundo desquerido


Las compañías vinculadas a las commodities parecen no contar con el favor de los inversores en estos momentos. Las preocupaciones sobre la evolución de la economía mundial ha dado lugar a una cierta infraponderación en las carteras por parte de los brokers en lo que a empresas energéticas y de materiales se refiere, lo que ha provocado una significativa caída de unas valoraciones que, a juicio de Neil Gregson, gestor del JPM Global Natural Resources Fund, “se encuentran actualmente en niveles extremadamente bajos”.

En un artículo publicado en la página web de la gestora, Gregson considera que los precios actuales representan un buen punto de entrada al entender que “las perspectivas a largo plazo de lo que representa la demanda china continúan siendo fuertes a pesar de la reciente desaceleración del crecimiento económico del país”. Tampoco conviene olvidar –indica el experto de J.P.Morgan Asset Management- que el sector seguirá viéndose apoyado por una oferta escasa que obligará a los productores a luchar para satisfacer la demanda de los mercados emergentes.

En este sentido, el gestor recuerda que, aunque la demanda que se prevé a largo plazo sigue siendo convincente, lo verdaderamente importante es la oferta. Y es que, en su opinión, “la oferta ha sido en realidad el principal impulsar de los precios de las materias primas y de la rentabilidad de los productores de productos básicos”. Pone, como ejemplo, el hecho de que durante las dos últimas décadas la demanda del aluminio haya duplicado a la del cobre, si bien el precio de ambos materiales se ha incrementado en la misma cuantía debido a las tensiones sufridas en el suministro de cobre.

Por otro lado, el sector energético se encuentra en un momento de mayor dinamismo. El fuerte incremento registrado por el precio del petróleo como consecuencia de las revueltas surgidas durante la Primavera Árabe ha atraído a los inversores, si bien Gregson cree el verdadero interés está en las nuevas explotaciones. “Las principales compañías petroleras están utilizando el dinero acumulado durante los últimos años para realizar nuevas exploraciones”, señala. El resultado: una pequeña empresa que busca petróleo frente a las costas de Liberia se ha revalorizado un 252%, mientras que otras como Ophir Energy, petrolera de África Oriental, lo ha hecho un 95%.
 

Lo más leído